En di­rec­to. Mi hi­ja, mi clon.

Han he­re­da­do el fí­si­co de sus fa­mo­sí­si­mas ma­dres pe­ro el pa­re­ci­do en­tre am­bas va más allá. Es­tas pe­que­ñas mi­ni-yo cal­can la con­duc­ta, los gus­tos y las vo­ca­cio­nes ma­ter­nas. ¿Se es­ta­rán pa­san­do? Por Bea­triz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Tie­nes mis pier­nas, mi piel y mi pelo… ¡quie­ro que me los de­vuel­vas!”, eran las pa­la­bras de Cindy Craw­ford cuan­do su hi­ja, Kaia Ger­ber, pro­ta­go­ni­za­ba una cam­pa­ña de Ver­sa­ce con so­lo 10 años. Un impreciso cóc­tel de ter­nu­ra, or­gu­llo, ce­los y nos­tal­gia con­den­sa­do en una fra­se con la que una de las mo­de­los más cé­le­bres se re­sig­na­ba a pa­sar a un se­gun­do plano pa­ra lle­var las rien­das de la ca­rre­ra de su hi­ja. Hoy, a los 14 años, Kaia ha pro­ta­go­ni­za­do va­rios tra­ba­jos más, ha po­sa­do pa­ra al­gu­nos de los me­jo­res fo­tó­gra­fos y es el fi­cha­je es­tre­lla de la agen­cia IMG Mo­dels, fa­bri­can­te de ico­nos como Gisele Bünd­chen. Tal vez el de Kaia Ger­ber sea el ejem­plo más asom­bro­so del pa­re­ci­do ca­si cló­ni­co en­tre una ma­dre y una hi­ja. Pe­ro no es la úni­ca. Un re­pa­so a Ins­ta­gram de­ja pa­ten­te, por ejem­plo, que Ava Phi­lli­pe es la copia exac­ta de su ma­dre, la ac­triz Re­ese Wit­hers­poon; que Li­la Gra­ce, la hi­ja de 12 años de Ka­te Moss, ha he­re­da­do su as­pec­to roc­ke­ro, des­ali­ña­do y cool; que Lily Ro­se, la pri­mo­gé­ni­ta de Johnny Depp y Vanessa Pa­ra­dis tie­ne

ese je ne sais quoi fran­cés que dis­tin­guie­ron a su ma­dre y, de pa­so, se ha que­da­do tam­bién con el pues­to que aque­lla ocu­pó en Cha­nel, como mu­sa de Karl La­ger­feld. Pa­re­ci­do fí­si­co, pre­fe­ren­cias es­té­ti­cas, vo­ca­ción… ¿Has­ta dón­de es sa­lu­da­ble que unas y otras se pa­rez­can? “La cues­tión de fon­do tie­ne que ver con la dia­léc­ti­ca: iden­ti­fi­ca­ción-di­fe­ren­cia­ción”, ex­pli­ca Gem­ma Cá­no­vas Sau, psi­có­lo­ga clí­ni­ca, psi­co­te­ra­peu­ta y au­to­ra de El ofi­cio de ser ma­dre. La cons­truc­ción de la ma­ter­ni­dad (Pai­dós Ibé­ri­ca). Es de­cir, es nor­mal que cuan­do la ni­ña es pe­que­ña le gus­te imi­tar a mamá. Pe­ro se­gún va cre­cien­do ha de pro­du­cir­se una di­fe­ren­cia­ción. “No es pro­lon­ga­ción de la ma­dre, tie­ne bio­gra­fía pro­pia. Lo im­por­tan­te es: ¿la hi­ja so­lo imi­ta o de­ci­de por sí mis­ma?”, plan­tea la psi­có­lo­ga.

Mi sue­ño es tu sue­ño

No es ra­ro que los pa­dres tien­dan a pro­yec­tar en sus vás­ta­gos sus pro­pios sue­ños. Sin em­bar­go, “no es sano que las hi­jas re­nun­cien a sus in­tere­ses por com­pla­cer a sus ma­dres”, se­ña­la Sil­via Ála­va, di­rec­to­ra del Área Infantil Cen­tro de Psi­co­lo­gía Ála­va Re­yes, que in­sis­te en la im­por­tan­cia de que las chi­cas desa­rro­llen su pro­pia iden­ti­dad. ¿Có­mo? Ála­va nos da los in­gre­dien­tes: de­jan­do que eli­jan; fa­vo­re­cien­do su au­to­no­mía; fo­men­tan­do su se­gu­ri­dad y en­se­ñán­do­les a de­cir lo quie­ren y ex­pre­sar lo que pien­san, sin im­po­ner­lo y res­pe­tan­do la opi­nión de los de­más. Pa­re­ce que en lo que a es­to res­pec­ta, la ac­triz Gwy­neth Pal­trow, lo tie­ne cla­ro. Su hi­ja Ap­ple es, a sus 11 años, una fo­to­co­pia en 3D de su ma­dre, y la pren­sa bri­tá­ni­ca ya la tie­ne en el pun­to de mi­ra como fu­tu­ra it girl. Pe­ro si se­gui­rá o no los pa­sos de su ma­dre es­tá por ver. “Le­gué­mos­les [a nues­tros hi­jos] la sen­sa­tez que ha­ya­mos si­do ca­pa­ces de acu­mu­lar y de­je­mos que emer­jan como las per­so­nas que es­tén des­ti­na­das a ser”, pe­día Pal­trow en una es­pe­cie de ale­ga­to lan­za­do a las ma­dres del mundo a tra­vés de Ins­ta­gram. Pa­re­ce que la pe­que­ña ha de­ja­do de te­ner a su ma­dre como úni­co ejem­plo y ha gi- ra­do su ra­dar de ins­pi­ra­ción ha­cia otra tra­yec­to­ria. “Le en­can­ta Tay­lor Swift y pa­ra mí eso es una es­tu­pen­da se­ñal, por­que Tay­lor tie­ne un ta­len­to in­creí­ble, no se ex­hi­be des­nu­da y es una mu­jer de ne­go­cios as­tu­ta”, acep­ta­ba la ac­triz.

Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to…

Cre­cer es dis­tan­ciar­se. Sin em­bar­go, en una di­ná­mi­ca so­cial per­ver­sa, la di­fe­ren­cia de edad en­tre ge­ne­ra­cio­nes pa­re­ce que­rer re­du­cir­se, con ma­dres dis­pues­tas a man­te­ner­se siem­pre jó­ve­nes y ni­ñas que tie­nen pri­sa por aban­do­nar la in­fan­cia alen­ta­das por una in­dus­tria del ocio que fa­bri­ca en un bu­cle sin fin nue­vos ído­los ado­les­cen­tes que fo­men­tan la ma­du­rez pre­coz. Ma­dres e hi­jas, en lu­gar de acom­pa­ñar­se en sus res­pec­ti­vas me­ta­mor­fo­sis, com­pi­ten. “Mu­je­res como He­len Mi­rren y Ja­ne Fon­da es­tán fan­tás­ti­cas de ma­ne­ra apro­pia­da. No in­ten­tan pa­re­cer que tie­nen 30 años. No quie­ro com­pe­tir con mi hi­ja por­que per­de­ría”, ad­mi­tía Cindy Craw­ford re­cién cum­pli­dos los 50. Sin em­bar­go, su le­ga­do como top mo­del es­tá ahí, un ele­va­do lis­tón con el que me­di­rá sus lo­gros su hi­ja. Y si no lo ha­ce ella, otros se en­car­ga­rán. “Las com­pa­ra­cio­nes son inevi­ta­bles. En es­tos ca­sos a las ma­dres les co­rres­pon­de tra­tar de trans­mi­tir a su des­cen­den­cia el men­sa­je de que ca­da per­so­na es úni­ca y que el va­lor de al­guien no ha de anu­lar el de los de­más”, ase­gu­ra la psi­có­lo­ga Gem­ma Cá­no­vas Sau. Esas son al­gu­nas de las lec­cio­nes que ha te­ni­do que apren­der Ma­mie Gum­mer. Tie­ne 32 años y es ac­triz. So­lía po­ner ca­ra de po­cos ami­gos y res­pon­der de ma­la ga­na cuan­do en las en­tre­vis­tas le pre­gun­ta­ban por su ma­dre. Po­co a po­co, en una mues­tra de ma­du­rez, ha apren­di­do a res­pon­der con una son­ri­sa: “Mi ma­dre no me in­ti­mi­da”. ¿Se ima­gi­nan lo que intentar la­brar­te una ca­rre­ra con nom­bre pro­pio cuan­do eres la hi­ja de Meryl Streep, la me­jor ac­triz vi­va del pla­ne­ta?

No es sano que las hi­jas re­nun­cien a sus in­tere­ses por com­pla­cer a sus ma­dres.

En es­ta pá­gi­na, Cindy Craw­ford y su hi­ja, Kaia Ger­ber. En la de la de­re­cha, arri­ba, Meryl Streep y su hi­ja, la tam­bién ac­triz Ma­mie Gum­mer, A su la­do, Gwy­neth Pal­trow lle­va de la mano a su pri­mo­gé­ni­ta, Ap­ple.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.