La gran DA­MA de Ins­ta­gram

BEA­TRIX OST

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Po­dría ser un per­so­na­je de Scott Fitz­ge­rald co­la­do en Ins­ta­gram, ese es­ca­pa­ra­te pa­ra una reali­dad con fil­tros in­cor­po­ra­dos. “Los ri­cos no son como los de­más”, de­cía Fritz­ge­rald, pa­ra re­fe­rir­se a ese “dis­tan­cia­mien­to de lo co­mún” que Bea­trix Ost cul­ti­va has­ta el de­ta­lle de su obra, vi­da y ves­ti­men­ta. Con ca­si 30.000 se­gui­do­res, a los 75 años es una de las trend set­ters de in­ter­net, mu­sa de re­vis­tas de mo­da y ar­te de van­guar­dia como Grey, pre­sen­cia co­di­cia­da en to­do ver­nis­sa­ge de Nue­va York y dispu­tada mo­de­lo de street sty­le por fir­mas na­da dis­cre­tas, como Yoh­ji Ya­ma­mo­to. Des­cri­ta como “una obra de ar­te vi­vien­te”, con ca­da una de sus apa­ri­cio­nes Bea­trix Ost nos ofre­ce una com­po­si­ción per­fec­ta, en la que to­do es­tá en ar­mo­nía. El za­pa­to, el pen­dien­te, el co­llar, los múl­ti­ples ani­llos, el tur­ban­te –su au­tén­ti­ca mar­ca per­so­nal– o la es­to­la de vi­són, en una com­bi­na­ción osa­da y opu­len­ta. “La mo­da te sa­le del in­te­rior, de la ar­mo­nía en­tre cuer­po y men­te. ¿Mi es­ti­lo? Con­ver­tir mi amor por la mo­da en ar­te so­bre mi cuer­po”, ase­gu­ra. Na­ci­da en Stutt­gart en 1940, Bea­trix es­tu­dió dan­za en la es­cue­la de Isa­do­ra Dun­can y pin­tu­ra con Os­kar Ko­kot­cha. Pin­to­ra, es­cul­to­ra, pro­duc­to­ra de ci­ne y tea­tro, ac­triz, di­se­ña­do­ra y es­cri­to­ra, con su li­bro La ca­sa de mi pa­dre: una in­fan­cia en la Ba­vie­ra de la gue­rra ofre­ce un ví­vi­do re­tra­to de la Ale­ma­nia na­zi de su in­fan­cia, a tra­vés de los per­so­na­jes que vi­si­ta­ban a la fa­mi­lia. Un tiem­po os­cu- ro pre­ce­di­do, sin em­bar­go, de “una vi­da má­gi­ca” en el cas­ti­llo don­de na­ció, cer­ca de Stutt­gart. Al­go que Bea­trix ha re­crea­do a su ma­ne­ra en su cé­le­bre mansión ro­dea­da de bos­ques en Virginia, don­de pa­sa su tiem­po (cuan­do no es­tá en Nue­va York) des­de que se ins­ta­ló en Es­ta­dos Uni­dos, en 1975. Sus pro­pias es­cul­tu­ras jun­to con las de mu­chos otros ar­tis­tas pue­blan los jar­di­nes; y en la co­ci­na, los sa­lo­nes y los dor­mi­to­rios se re­crea un mundo de porcelana, pla­ta y ar­te mo­derno, en el que tiem­po pa­re­ce ha­ber­se de­te­ni­do; lo mis­mo ocu­rre con su ves­ti­dor, del que di­ce: “No me sien­to li­mi­ta­da por nin­gu­na épo­ca”. En su ar­ma­rio con­vi­ven las úl­ti­mas crea­cio­nes y pie­zas vin­ta­ge de di­se­ña­do­res como Comme des Ga­rçons, Pra­da, Gaul­tier o Ya­ma­mo­to, con sus más pre­cia­dos tra­jes de an­ta­ño, como ese con el que ce­le­bró la úl­ti­ma No­che­vie­ja y del que pre­su­me no sin co­que­te­ría en Ins­ta­gram: “Tie­ne agu­je­ros de po­li­lla”. Lo que no en­con­tra­re­mos en su ar­ma­rio es un va­que­ro ro­to o una pie­za que sea de ra­bio­sa ten­den­cia. En sus do­mi­nios so­lo hay lu­gar pa­ra lo úni­co e irre­pe­ti­ble. Aque­llo que nun­ca pa­sa­rá de mo­da o envejecerá, como la mis­ma Bea­trix Ost. PE­PA RO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.