LAS SE­TAS Y EL AMOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PI­NA GRAUS

ha­ber­le de­ja­do ir. Vol­ví a abrir­la. Ha­bía des­apa­re­ci­do. No la nie­bla, que se ha­bía po­sa­do en el sue­lo. En el pra­do, las ca­be­zas de las va­cas pa­re­cían flo­tar. Na­da que ver con Bo­ris Vian. En to­das las pe­lí­cu­las, ella le ofre­ce una co­pa, él acep­ta y, sin dar­le tiem­po a pre­gun­tar si la quie­re “so­la o con hielo”, ¡la be­sa apa­sio­na­da­men­te!

Hice una pau­sa pa­ra avi­var el in­te­rés. Se pro­du­jo en­ton­ces un re­vue­lo: “¿Y qué pa­só? ¿Nos lo vas a con­tar?”. Una aña­dió rién­do­se: “Pa­só que le ofre­ció una man­za­ni­lla con hielo ¡ y sa­lió pi­tan­do!”. Y pro­se­guí: “Al día si­guien­te, apa­re­ció con un ces­to re­ple­to de se­tas y me pro­pu­so gui­sar­las. Acep­té, la­men­tan­do el caos de la co­ci­na, pe­ro él no se in­mu­tó. Se pu­so un man­dil y co­men­zó a pre­pa­rar­las...”. “¿Y des­pués qué?”, pre­gun­ta­ron a co­ro. “Des­pués nos co­mi­mos un de­li­cio­so re­vuel­to de se­tas. Lue­go me pre­gun­tó si po­día fu­mar. Era tabaco con aro­ma a vai­ni­lla. Mien­tras fu­ma­ba, mi­ré du­do­sa la bo­te­lla de vino pa­ra gui­sar pen­san­do en ofre­cer­le una co­pa. Pe­ro no hi­zo fal­ta, por­que se qui­tó el man­dil y se sir­vió so­li­to”. La lis­ti­lla su­su­rró a vo­ces: “Quie­res de­cir que se pu­so como un man­dril”. Cor­té el biz­co­cho y son­reí: “Era un hom­bre de tem­po­ra­da y, cuan­do fi­na­li­zó, él hi­zo lo pro­pio. Pe­ro no sin de­jar ras­tro. Des­de en­ton­ces, ¡el aro­ma a vai­ni­lla me tras­tor­na! Como, ade­más, él no pre­ten­día pa­sar el res­to de su vi­da es­cu­chan­do ba­lar a las ove­jas, nos des­pe­di­mos sin dra­mas”. “Sin trau­ma­tis­mo emo­cio­nal al­guno, ¿no?”, pre­gun­tó ella de nue­vo. “Sin dra­mas”, di­je. Y me atra­gan­té con el trai­cio­ne­ro biz­co­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.