Es­tar o no es­tar en

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

El ejer­ci­cio es sa­lud. Pe­ro no siem­pre ma­yor in­ten­si­dad y tiem­po es si­nó­ni­mo de es­tar ha­cien­do las co­sas bien. “De­be­mos po­ner­nos me­tas. El pro­ble­ma es­tá en los tiem­pos que nos fi­ja­mos. Las pri­sas no son bue­nas. Ya sea pa­ra per­der pe­so, pa­ra mar­car el cuer­po o pa­ra afron­tar re­tos de­por­ti­vos”, ex­pli­ca la en­tre­na­do­ra per­so­nal Ama­ya Mén­dez. “Es­tás en for­ma cuan­do te sien­tes enér­gi­co y con au­to­es­ti­ma. Cuan­do eres ca­paz de lle­var una vi­da ac­ti­va com­pa­gi­nán­do­la con tus obli­ga­cio­nes, tus afi­cio­nes y tu gen­te”, ase­gu­ra es­ta ex­per­ta. Esa es la fi­lo­so­fía del Mo­vi­mien­to­en­for­ma.es en el que Ama­ya com­bi­na, adap­ta­do a ca­da per­so­na, ali­men­ta­ción, ejer­ci­cio y des­can­so. ca, Ge­rad Sz­wec, en su li­bro Los ga­leo­tes vo­lun­ta­rios (Ed. El duen­de) ana­li­za con­duc­tas de de­por­tis­tas de éli­te que lle­gan al lí­mi­te de sus fuer­zas y, sin ha­ber des­can­sa­do ape­nas, vuel­ven a la ta­rea. Pa­ra ellos, la aven­tu­ra se con­vier­te en una re­pe­ti­ción au­to­má­ti­ca de un com­por­ta­mien­to siem­pre idén­ti­co. Con­cen­trar­se, va­ciar­se in­ter­na­men­te, de­jar de la­do el do­lor, los sen­ti­mien­tos do­lo­ro­sos, ser to­do cuer­po, una má­qui­na per­fec­ta. Co­mo se­ña­la Sz­wec, es su­frir pa­ra no su­frir. Co­mo si en ese ac­to se pu­die­ra do­mi­nar lo que al­gu­na vez fue des­bor­da­mien­to, in­de­fen­sión y muer­te. Bus­can en ello, a jui­cio del psi­coa­na­lis­ta, apa­ci­guar una ex­ci­ta­ción que des­bor­da sus pro­pias de­fen­sas psí­qui­cas me­dian­te el re­cur­so a otra ex­ci­ta­ción, es­ta vez de ti­po mo­tor y per­cep­ti­vo-sen­so­rial. Es de­cir, ca­llar a la men­te pa­ra ser so­lo cuer­po. El psi­có­lo­go de­por­ti­vo Jo­sé Ángel Ca­pe­rán ase­gu­ra que si lo­gra­mos al­go que su­po­ne lle­var nues­tro cuer­po has­ta el lí­mi­te, le da­mos más im­por­tan­cia. “Por­que nos apa­sio­na­mos cuan­do lo­gra­mos de­rri­bar nues­tros mie­dos, co­mo el mie­do al do­lor y pue­de lle­gar a ser al­go adic­ti­vo”. De he­cho, los adic­tos al cros­sfit se va­na­glo­rian en las re­des de la so­li­da­ri­dad en­tre com­pa­ñe­ros de fa­ti­gas. Se mo­ti­van con es­ló­ga­nes co­mo es­te: “Lle­va­rá tiem­po, qui­zá due­la, re­que­ri­rá sa­cri­fi­cio, pe­ro te pro­me­to que va­le la pe­na”... La pre­gun­ta es: ¿se­gu­ro que me­re­ce la pe­na?

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.