NA­TA­LIA VO­DIA­NO­VA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza Vip -

Us­ted te­nía en­ton­ces 22 años. Con esa edad ca­si to­do el mun­do pien­sa en di­ver­tir­se, pe­ro te­nía en la ca­be­za una cau­sa so­cial vi­tal. Pa­ra mí era al­go nor­mal. He tra­ba­ja­do siem­pre, du­ran­te to­da mi vi­da, y cuan­do cre­ces con eso, el es­fuer­zo se con­vier­te en una cos­tum­bre e, in­clu­so, en una ne­ce­si­dad. Cuan­do em­pren­dí mi ca­rre­ra de mo­de­lo, mi vi­da cam­bió por com­ple­to. El tra­ba­jo que te­nía que ha­cer me pa­re­cía sen­ci­llí­si­mo com­pa­ra­do con lo que ha­bía vi­vi­do. Y cuan­do has su­fri­do en tus car­nes las di­fi­cul­ta­des y los apu­ros de otras per­so­nas que se han ido que­dan­do en la cu­ne­ta, no pue­des ol­vi­dar­te de ellas co­mo si la co­sa no fue­ra con­ti­go. Se­ría co­mo arran­car una pá­gi­na de mi bio­gra­fía, y no pue­do ha­cer eso por­que con­ci­bo la vi­da co­mo un li­bro que de­be ser es­cri­to y leí­do de prin­ci­pio a fin: no se pue­de arro­jar al fue­go la mi­tad de pá­gi­nas y lue­go fin­gir que aca­ba de sa­lir de la im­pren­ta. No, no es­toy muy de acuer­do. Es im­po­si­ble lle­var una vi­da fe­liz o, al me­nos, ver­da­de­ra y ge­nui­na­men­te fe­liz, si no eres sin­ce­ra con­ti­go mis­ma. Al fi­nal, to­do lo que tra­tes de ocul­tar sal­drá a la su­per­fi­cie. En un mo­men­to da­do, me sen­tí di­vi­di­da en­tre un pa­sa­do com­pli­ca­do y un pre­sen­te aco­mo­da­do en el que tam­bién me sen­tía ex­tra­ña. Me de­cía: “Es­te no es mi mun­do, es­ta no soy yo, es­to no es lo que bus­ca­ba”. Pa­ra cons­truir­me un fu­tu­ro ne­ce­si­ta­ba en­ten­der por qué ha­bía te­ni­do que pa­sar por to­do aque­llo y có­mo ha­bía lle­ga­do don­de es­ta­ba, te­nía que en­con­trar el es­pa­cio de con­fort, el equi­li­brio, el sen­ti­do úl­ti­mo de mis vi­ven­cias. Es mi pro­pia vi­da la que me da de­re­cho a ofre­cer mi voz a quie­nes su­fren si­tua­cio­nes co­mo las que yo tam­bién pa­de­cí.

Por su­pues­to. Y mi éxi­to ac­tual me brin­da la opor­tu­ni­dad de po­der ele­gir lo que me in­tere­sa y desechar lo que no de es­ta in­creí­ble in­dus­tria. No par­ti­ci­po en na­da en lo que no me vea iden­ti­fi­ca­da y lle­vo más de 11 años con­ci­bien­do el tra­ba­jo de una ma­ne­ra bas­tan­te sa­lu­da­ble. Nun­ca me ha da­do por pen­sar: “¡Va­ya, con es­to que voy a ha­cer me voy a ga­nar el cie­lo!”. ¿En­tien­de? Una re­co­ge lo que ha sem­bra­do. Y hoy, sen­ci­lla­men­te, soy otra per­so­na, una mu­jer más con­cien­cia­da con las co­sas te­rri­bles que ocu­rren al­re­de­dor, co­mo lo que pa­só no ha­ce tan­to en mi país, en Bes­lán (Ose­tia del Nor­te), don­de unos te­rro­ris­tas des­en­ca­de­na­ron una ma­sa­cre en una es­cue­la.

¿Có­mo le afec­tó aque­lla ma­tan­za?

Cuan­do vi a esos ni­ños que ha­bían lo­gra­do so­bre­vi­vir, pensé fue que yo tam­bién era una ni­ña que ha­bía so­bre­vi­vi­do; me iden­ti­fi­qué de in­me­dia­to con aque­llos que ten­drían que arras­trar de por vi­da ese trau­ma. Un ni­ño lo

Vo­dia­no­va es ima­gen del perfume Eup­ho­ria, de Cal­vin Klein.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.