Tras la som­bra del gran Mar­lon

RE­BEC­CA BRAN­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Psi­có­lo­ga y ma­dre de fa­mi­lia, Re­bec­ca ha vi­vi­do ale­ja­da de los fo­cos por­que su pa­dre, Mar­lon Bran­do, lo qui­so así. Pe­ro se­me­jan­te ape­lli­do no pa­sa des­aper­ci­bi­do y el es­treno del do­cu­men­tal Lis­ten to me, Mar­lon, don­de se cuen­ta en pri­me­ra per­so­na la vi­da del le­gen­da­rio ac­tor, ha te­ni­do a Re­bec­ca de pla­tó en pla­tó y de es­treno en es­treno du­ran­te un año. In­clu­so pro­ta­go­ni­zó un be­so con Johnny Depp en la pre­sen­ta­ción de la pe­lí­cu­la en Los Án­ge­les. Na­die lo sa­bía, pe­ro el ac­tor gra­bó un dia­rio a lo lar­go de su vi­da, con re­fle­xio­nes, ex­pe­rien­cias ín­ti­mas y se­sio­nes de au­to­hip­no­sis. La ni­ña Re­bec­ca lo sor­pren­dió al­gu­na vez; su pa­dre de­te­nía el dic­tá­fono pa­ra abra­zar­la y ella pen­sa­ba que so­lo eran no­tas pa­ra pre­pa­rar sus per­so­na­jes. Pe­ro ha­bía más de 200 ho­ras de au­dio, en las que el ac­tor ex­po­nía su al­ma, que han ser­vi­do al di­rec­tor Ste­van Ri­ley pa­ra ro­dar el do­cu­men­tal. Re­bec­ca en­con­tró las cin­tas. No pu­do es­cu­char­las en­ton­ces ni en el es­treno, en el Fes­ti­val de Sun­dan­ce, don­de tu­vo que sa­lir de la sa­la. Su voz era de­ma­sia­do. “Él lo era to­do pa­ra mí, un pla­ne­ta en sí mis­mo. Era ca­ris­má­ti­co pa­ra to­do el mun­do, tam­bién pa­ra no­so­tros”, ase­gu­ra. Bran­do tu­vo más de una do­ce­na de hi­jos, pro­pios, adop­ta­dos y atri­bui­dos. Pe­ro su fa­mi­lia que­dó trá­gi­ca­men­te mar­ca­da el día que Christian, el pri­mo­gé­ni­to, ma­tó al no­vio de su her­ma­na, Che­yen­ne. Ella se sui­ci­dó y so­bre esa ima­gen del pa­dre de­rro­ta­do pi­vo­ta to­da la pe­lí­cu­la. A tra­vés de su voz es­cu­cha­mos al hom­bre en per­pe­tua hui­da, al hi­jo trau­ma­ti­za­do (ma­dre al­cohó­li­ca, pa­dre mal­tra­ta­dor) y al pa­dre so­bre­pro­tec­tor y au­sen­te a su pe­sar. Son 90 mi­nu­tos de re­fle­xión so­bre los a me­nu­do di­fí­ci­les la­zos de la pa­ter­ni­dad. So­lo ha­cia el fi­nal lo­gró re­co­no­cer an­te sus hi­jos que lo hi­zo lo me­jor que pu­do. “Siem­pre tra­tó de es­tar pre­sen­te: nos lle­va­ba de via­je y or­ga­ni­za­ba ce­nas con no­so­tros”. Re­bec­ca nun­ca ha­bla de sí mis­ma en las en­tre­vis­tas y so­lo tie­ne bue­nas pa­la­bras pa­ra su pa­dre, re­cor­dan­do lo di­ver­ti­do que era y su ge­ne­ro­si­dad –de­fen­dien­do los de­re­chos de las mi­no­rías u obli­gan­do a Re­bec­ca a com­par­tir pu­pi­tre con el chi­co con el que na­die que­ría sen­tar­se–. Por él, que em­pe­zó a psi­coa­na­li­zar­se tras in­ter­pre­tar al Stan­ley de Un tran­vía lla­ma­do de­seo, se hi­zo ella psi­có­lo­ga; no en vano su pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta de en­tre las de su pa­dre es Don Juan de Mar­co, en la que Bran­do in­ter­pre­ta a un psi­quia­tra. Una vi­da a la som­bra de un pa­dre que fue tam­bién un mi­to y que mar­có la vi­da de Re­bec­ca. Por­que, co­mo ella re­cuer­da, cuan­do eres ado­les­cen­te “no es fá­cil pre­sen­tar­le a tu no­vio a Mar­lon Bran­do”. NE­RE BA­SA­BE

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.