TOY POR­QUE SOY HI­JA DE EMI­GRAN­TES ÁRA­BES”

Es­tá a pun­to de de­cir adiós al al que ha ce­di­do su ros­tro du­ran­te dos años. Des­de la fic­ción de y en su la ac­triz de ori­gen tu­ne­cino lu­cha por re­de­fi­nir el pa­pel de las A. San­tos Rafa Ga­llar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Si es­tás bus­can­do a Hi­ba Abouk, no la bus­ques en Ma­drid: es de las que apro­ve­cha cual­quier opor­tu­ni­dad pa­ra co­ger la ma­le­ta y des­apa­re­cer. Con com­pa­ñía o sin ella, qué más da. “Me en­can­ta via­jar so­la, es lo que más me co­nec­ta con mi ver­da­de­ro yo”, afir­ma. Ha es­ta­do re­cien­te­men­te en Nue­va York y Mé­xi­co y no per­do­na una es­ca­pa­da men­sual a Pa­rís, la ciu­dad que le da la vi­da. “Me apa­sio­na, es un si­tio don­de me lleno de ener­gía po­si­ti­va, me jun­to con cua­tro ami­gos, me voy al ci­ne y ha­go do­ble­tes de películas fran­ce­sas o me de­di­co a pa­sear por sus ca­lles, que pa­re­cen un mu­seo”. O pa­sa la tar­de en plan ci­ne fó­rum en ca­sa de Car­men Mau­ra, que como aca­dé­mi­ca de los César, re- per­so­na­je vi­da, El Prín­ci­pe

mu­sul­ma­nas. Por Fo­tos: cibe los tí­tu­los can­di­da­tos a los pre­mios fran­ce­ses. Cuan­do uno co­no­ce a Hi­ba Abouk, es inevi­ta­ble pen­sar que va a en­con­trar­se con al­go de la Fá­ti­ma Ben Ba­rek de El Prín­ci­pe, el per­so­na­je que en­car­na des­de ha­ce dos años en la pe­que­ña pan­ta­da, y que le ha da­do la fa­ma. Con Fá­ti­ma co com­par­te, en efec­to, de­ter­mi­na­ción y va­len­tía. Cuan­do des­cu­brió el tea­tro, sien­do una quin­cea­ñe­ra del Li­ceo Fran­cés, su­po que ni si­quie­ra la opo­si­ción tu­ra más ce­rra­da. No hu­bo gran­des en­fren­ta­mien­tos, sim­ple­men­te lo plan­teé, no me apo­ya­ron por­que no creían que era lo me­jor pa­ra mí, y de­ci­dí in­ten­tar­lo por mi cuen­ta. Te­nía 18 años y me fui de ca­sa con una mano de­lan­te y otra de­trás. Pen­sé que el tiem­po pon­dría a ca­da uno en su lu­gar, y así ha si­do”. Hoy, a pun­to de cum­plir los 30, lo cuen­ta sin apa­ren­te re­sen­ti­mien­to; sus re­la­cio­nes fa­mi­lia­res han cam­bia­do des­de en­ton­ces: “Sí, aho­ra es­tán me­jor”, di­ce es­cue­ta­men­te mien­tras es­pe­ra con ros­tro ama­ble la si­guien­te pre­gun­ta. Como mu­chos ac­to­res, Hi­ba em­pe­zó com­par­tien­do pi­so y po­nien­do co­pas en un bar. Le in­tere­sa­ban los au­to­res ára­bes (“un mun­do que aquí ape­nas se co- de su en­torno le ha­ría cam­biar de opi­nión. “Yo era la tí­pi­ca ra­ti­lla de bi­blio­te­ca, y me gus­ta­ba mu­cho leer. Me apun­té a tea­tro por­que que­ría me­mo­ri­zar los tex­tos. Lue­go me di cuen­ta de que el es­ce­na­rio era el úni­co lu­gar en el que po­día eva­dir­me de to­do y ex­pre­sar­me. Así que me di­je: “Voy a ser ac­triz”. A su fa­mi­lia no le gus­tó na­da la idea. “Les pa­re­cía fa­tal, muy in­se­gu­ro. Mis pa­dres son tu­ne­ci­nos y vie­nen de una cul-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.