Veía que te­nía un don, pe­ro nun­ca creí que lle­ga­ría tan al­to” MARI CAR­MEN JIMÉNEZ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

te­nía dos pre­cio­sos me­cho­nes ru­bios ¡y llo­ra­ba con un ge­nia­zo! To­da­vía con­ser­va las dos co­sas: los me­cho­nes y el ge­nio”. Los tres hi­jos han ju­ga­do al ba­lon­mano por­que en el co­le­gio era el de­por­te es­tre­lla. “Con dos añi­tos, Mar­ta ya re­co­rría Es­pa­ña pa­ra ver com­pe­tir a sus her­ma­nos. Pro­bó con el te­nis, pe­ro le gus­tan los de­por­tes de equi­po. Y a mí tam­bién: no la ha­bría de­ja­do ir por ahí so­la. Ha­bría ido como la ma­dre de la Pan­to­ja”. Con 17 años de­jó Má­la­ga y se fue a Al­co­ben­das y, des­pués, a Fran­cia. “No­so­tros va­mos cua­tro ve­ces al año por­que allí es­tá muy so­la”. Mar­ta mi­li­ta en el Fleury Loi­ret, muy cer­ca de Or­leans. “La ciu­dad es muy bo­ni­ta, pe­ro de­pri­men­te: a las seis de la tar­de ya no hay na­da que ha­cer. Mar­ta echa de me­nos la vi­da de Es­pa­ña, pe­ro a cam­bio tie­ne un suel­do como Dios manda, que aquí te pa­gan una por­que­ría, so­bre to­do sien­do mu­jer”. Sil­via Na­va­rro es por­te­ra de la se­lec­ción es­pa­ño­la de ba­lon­mano. Bron­ce en las Olim­pia­das de Lon­dres y pla­ta en el úl­ti­mo Eu­ro­peo.

SIL­VIA NA­VA­RRO, va­len­cia­na y por­te­ra de la Se­lec­ción Es­pa­ño­la de Ba­lon­mano, tam­bién emi­gró pa­ra ju­gar. “Las pa­só ca­nu­tas un año en Ru­ma­nía”, cuen­ta Mari Car­men Jiménez, su ma­dre. “Se fue por­que le ofre­cie­ron un buen con­tra­to, pe­ro lue­go le de­ja­ron un mon­tón de di­ne­ro a de­ber. Y a mí se me en­co­gía el co­ra­zón cuan­do me lla­ma­ba llo­ran­do, por el idio­ma, por la so­le­dad, por el cli­ma… No te­nía ami­gas. Yo le de­cía: “Ven­te, ol­ví­da­te de lo que te de­ben, el di­ne­ro no es im­por­tan­te. Va­les más tú”. Aho­ra jue­ga en el Ro­ca­sa de Gran Ca­na­ria. Pre­fie­re ga­nar me­nos y es­tar más cer­ca. No ne­ce­si­ta más pa­ra ser fe­liz”. Y ju­gar al ba­lon­mano, cla­ro. Por­que esa ha si­do su pa­sión des­de que

Oem­pe­zó, con so­lo nue­ve años. “El en­tre­na­dor en­se­gui­da vio que te­nía ap­ti­tu­des y me di­jo que que­ría que la vie­ra Cris­ti­na Mayo, que es la me­jor en­tre­na­do­ra que ha ha­bi­do en Es­pa­ña. Pe­ro la ni­ña de­cía que no, que le da­ba ver­güen­za. La tu­ve que lle­var de una ore­ja y a día de hoy siem­pre me di­ce que fue gra­cias a mí que ha con­se­gui­do lle­gar tan le­jos, que no hu­bie­ra po­di­do ha­cer­lo sin mi apo­yo, por­que yo las lle­va­ba y las traía a los par­ti­dos y po­nía la ga­so­li­na y la me­rien­da pa­ra to­das si ha­cía fal­ta”. Cuen­ta Mari Car­men que Sil­via era una cría muy vi­va y que to­dos los de­por­tes se le da­ban bien: “Pre­fe­ría un ba­lón a una mu­ñe­ca y yo veía que te­nía un don, pe­ro ja­más pen­sé que lle­ga­ría tan al­to. Cla­ro que le ha cos­ta­do mu­chas re­nun­cias: no pu­do es­tar en la bo­da de su her­ma­na ni en la co­mu­nión de su so­brino por­que es­ta­ba con la se­lec­ción. Pa­ra mí, lo peor son los via­jes, por­que el avión me da te­rror”. Por eso no irá a los Jue­gos de Río. Lo ve­rá por la te­le, como cuan­do ga­na­ron el bron­ce en Lon­dres’12, que le pre­pa­ra­ron tal re­ci­bi­mien­to en El Faro de Cu­lle­ra, don­de ve­ra­nean, que has­ta vino la po­li­cía. “¡Es que aquí vi­ve una me­da­llis­ta olím­pi­ca!”, ex­pli­ca­ron los ve­ci­nos. Y eso te lle­na”.

“La lle­vé de la ore­ja a co­no­cer a una en­tre­na­do­ra: te­nía ver­güen­za”.

sel­fie

María y su hi­ja Mar­ta, en Fran­cia, don­de jue­ga al ba­lon­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.