“NO ME ARRE­PIEN­TO”

Tan pro­ble­má­ti­co es vi­vir mar­ti­ri­za­do por la como no ser ca­paz de re­co­no­cer erro­res. Los pri­me­ros se ha­cen a sí mis­mos; los se­gun­dos, a los de­más.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

Ea al­guien de­cir que no se arre­pien­te de na­da es cho­can­te por­que to­dos, en al­gu­na oca­sión, nos re­pro­cha­mos ac­cio­nes u omi­sio­nes. A ve­ces nos sen­ti­mos cul­pa­bles, en de­fi­ni­ti­va, de no ha­ber ac­tua­do se­gún nues­tro cri­te­rio, no ha­ber es­ta­do a la al­tu­ra o ha­ber pa­re­ci­do mez­qui­nos. En esos mo­men­tos, la cul­pa al­te­ra el equi­li­brio ne­ce­sa­rio pa­ra sen­tir­nos bien. Nos arre­pen­ti­mos de lo su­ce­di­do y nues­tra au­to­es­ti­ma cae en pi­ca­do como una for­ma de au­to­cas­ti­go. La idea con­tra­ria, la de no arre­pen­tir­se de na­da, pue­de es­tar de­ter­mi­na­da por dos ac­ti­tu­des opues­tas: * Des­de el nar­ci­sis­mo ex­tre­mo. Hay per­so­nas que no acep­tan la po­si­bi­li­dad de equi­vo­car­se. Se tra­ta de in­di­vi­duos in­ca­pa­ces de re­co­no­cer sus lí­mi­tes, que no han po­di­do in­terio­ri­zar unas re­glas mo­ra­les que les ha­gan arre­pen­tir­se y asu­mir la cul­pa de ac­cio­nes pro­pias que han cau­sa­do per­jui­cio a otros. * Des­de una au­to­es­ti­ma bien or­ga­ni­za­da. Un su­je­to pue­de lle­gar a ex­pre­sar la idea de que no tie­ne na­da de que arre­pen­tir­se des­de la acep­ta­ción de su vi­da cuan­do ha ad­mi­ti­do sus li­mi­ta­cio­nes y sus equi­vo­ca­cio­nes, por­que le han ser­vi­do pa­ra rec­ti­fi­car y apren­der. Es un su­je­to que es­tá en paz con su in­cons­cien­te, que no se mar­ti­ri­za, por­que ha po­di­do ela­bo­rar su his­to­ria y asu­me su par­ti­ci­pa­ción en lo que le ha pa­sa­do.

Re­pen­sar la his­to­ria

María se sen­tía cul­pa­ble. Cuan­do em­pe­zó a pen­sar que se arre­pen­tía de ha­ber da­do el pa­so de vi­vir con su ac­tual pa­re­ja, em­pe­zó a de­ses­pe­rar­se. Era la ter­ce­ra vez que le pa­sa­ba: al prin­ci­pio to­do era es­tu­pen­do, pe­ro po­co a

po­co se ago­bia­ba y no so­por­ta­ba la re­la­ción. Al con­tar­le la si­tua­ción a una ami­ga es­ta le con­tes­tó: “Te en­tien­do. Yo aho­ra no me arre­pien­to de na­da, pe­ro an­tes me pa­sa­ba como a ti, me arre­pen­tía una y otra vez de ha­ber­me ido a vi­vir con él”. Su ami­ga le con­tó que, des­pués de rom­per con su pri­me­ra pa­re­ja, ha­bía acu­di­do a una psi­co­te­ra­pia. Con la ayu­da del análisis, ha­bía asu­mi­do su his­to­ria y so­bre to­do ha­bía apren­di­do de sus erro­res, sin cul­par­se por ellos. A María le ayu­dó mu­cho es­ta con­ver­sa­ción y de­ci­dió pe­dir ayu­da. ¿Qué la con­du­cía a enamo­rar­se de hom­bres a los que aca­ba­ba de­tes­tan­do? Ella era la ma­yor de cua­tro her­ma­nas, se su­po­nía la pre­fe­ri­da de su pa­dre y siem­pre ha­bía man­te­es­cu­char ni­do ha­cia su ma­dre una re­la­ción am­bi­va­len­te. Du­ran­te su in­fan­cia, ha­bía asis­ti­do a las pe­leas de sus pro­ge­ni­to­res, en las que, se­gún ella, él siem­pre sa­lía per­dien­do. En el apo­yo que ima­gi­na­ria­men­te le pro­por­cio­na­ba a su pa­dre ha­bía un de­seo de ocu­par el lu­gar de su ma­dre. Los hom­bres que ella ele­gía tam­bién se apo­ya­ban en ella, pe­ro lo que a María le lle­va­ba a vi­vir­los de for­ma ago­bian­te y a rom­per con ellos era un con­flic­to in­cons­cien­te del que na­da sa­bía. Si se­guía la re­la­ción, sen­tía que rom­pía el úni­co la­zo que te­nía con su pa­dre. Por otro la­do, re­pe­tía, como su ma­dre, la pe­lea con ellos. Pe­ro en esa re­pe­ti­ción rom­pía la re­la­ción, que era lo que hu­bie­ra desea­do que su ma­dre hi­cie­ra pa­ra de­jar­la so­la son su pa­dre. En­ton­ces, lle­va­ba a ca­bo en ese ac­to un an­ti­guo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.