“Los de­re­chos de la mu­jer tam­bién nos in­tere­san a los hom­bres”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Di­rec­to­res del do­cu­men­tal Joa­na Biarnés. Una en­tre to­dos. Pre­mio Es­pe­cial Biz­na­ga de Pla­ta Afir­man­do los de­re­chos de la mu­jer.

La pri­me­ra vez que Joa­na Biarnés sa­lió a un cam­po de fútbol y se sen­tó tras la por­te­ría, jun­to al res­to de re­por­te­ros grá­fi­cos, el pú­bli­co le pi­tó. “Es­to es pa­ra fo­tó­gra­fos”, le di­jo el árbitro. Ella con­tes­tó que era fo­tó­gra­fa y te­nía la acre­di­ta­ción de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fútbol pa­ra de­mos­trar­lo; no que­dó más re­me­dio que de­jar­la tra­ba­jar. Pe­ro des­de las gra­das le de­cían: “¡A fre­gar pla­tos!”. Sa­bía que no iba a ser fá­cil ser la úni­ca mu­jer en un uni­ver­so mas­cu­lino, pe­ro no se echó atrás: “Ha­bía un pun­to de amor pro­pio, no po­día dar­les la ra­zón”, cuen­ta la pri­me­ra fo­to­pe­rio­dis­ta de Es­pa­ña en el do­cu­men­tal de Óscar Mo­reno y Jor­di Ro­vi­ra. De aque­llo ha­ce más de 50 años, y el desafío de Joa­na Biarnés no ha­bía he­cho más que em­pe­zar. Se acos­tum­bró a es­cu­char eso de “ni­ña, es­te es un tra­ba­jo de hom­bres”, pe­ro aguan­tó has­ta que aca­ba­ron acep­tán­do­la. ¿Su ar­ma? La evi­den­cia de un tra­ba­jo bien he­cho. “Que­ría­mos que la gen­te jo­ven su­pie­ra lo que al­gu­nas mu­je­res tu­vie­ron que ha­cer, las ri­di­cu­le­ces que tu­vie­ron que vi­vir y que so­por­tar du­ran­te mu­cho tiem­po”, ex­pli­ca el di­rec­tor Jor­di Ro­vi­ra. Tan­to él como Óscar Mo­reno creen que es­te pre­mio pue­de ser­vir pa­ra que se co­noz­ca el tra­ba­jo de Joa­na, una de las ra­zo­nes por las que el ga­lar­dón les lle­na de or­gu­llo. “A ve­ces cree­mos que los de­re­chos de la mu­jer so­lo in­tere­san a las mu­je­res, y no es así. Prue­ba de ello es que el equi­po de ba­se de es­te do­cu­men­tal so­mos tres hom­bres”, di­ce Ro­vi­ra. A lo lar­go de los 70, Biarnés se con­vir­tió en un re­fe­ren­te de fo­to­pe­rio­dis­mo. Hi­zo fútbol, re­por­ta­jes, mo­da, por­ta­das de dis­cos... An­te su ob­je­ti­vo pa­sa­ron la fa­mi­lia real, Au­drey Hep­burn, Yul Bryn­ner, Da­lí y un lar­go et­cé­te­ra. Y lo­gró fo­tos ex­clu­si­vas que die­ron la vuel­ta al mun­do con pro­ta­go­nis­tas como Po­lans­ki o los Beatles. Y, un día, ca­yó en el ol­vi­do. “Cuan­do des­cu­bri­mos la his­to­ria que ha­bía de­trás de Joa­na, y su ar­chi­vo, en­ten­di­mos que era un te­so­ro –ex­pli­ca Mo­reno–. Ella no da­ba im­por­tan­cia a su obra, has­ta des­truía co­pias por­que le ocu­pa­ban si­tio en ca­sa. No te­nía con­cien­cia del lu­gar que ocu­pa­ba en la his­to­ria. La pri­me­ra vez que vio me­dia ho­ra del do­cu­men­tal di­jo: “¿Tan­to ra­to yo ha­blan­do?”. De una per­so­na­li­dad sin la que le hu­bie­ra re­sul­ta­do im­po­si­ble abrir ca­mino a las mu­je­res que vi­nie­ron tras ella, de la ca­li­dad de sus fo­to­gra­fías y de de­ce­nas de anéc­do­tas que se es­con­den tras ca­da una de ellas ha­blan en Una en­tre to­dos al­gu­nos de los per­so­na­jes a los que in­mor­ta­li­zó Joa­na Biar­nes: Rap­hael, Na­ta­lia Fi­gue­roa, Joan Manuel Se­rrat... Aho­ra, a sus 80 años, Joa­na ha vuel­to a aquel tra­ba­jo que desa­rro­lló du­ran­te tres dé­ca­das, con el que ha re­cu­pe­ra­do la ilu­sión por la fo­to­gra­fía a pe­sar de pa­de­cer una macu­lopa­tía de­ge­ne­ra­ti­va. “Aho­ra que ten­go un 30% de vi­sión se con­fir­ma lo que siem­pre di­je: que los fo­tó­gra­fos dis­pa­ra­mos con el co­ra­zón”, afir­ma.

A la iz­quier­da, Joa­na Biarnés en la ac­tua­li­dad. Ba­jo es­tas lí­neas, una ima­gen del do­cu­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.