Una se­pa­ra­ción ANUN­CIA­DA

Cuan­do el per­mi­so de se aca­ba, no que­da más re­me­dio que se­pa­rar­se del be­bé. Pa­ra que es­te no sea trau­má­ti­co, hay que apren­der a bus­car los lo­gís­ti­cos y emo­cio­na­les ne­ce­sa­rios.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

o el tras­la­do de ha­bi­ta­ción. Si la ma­dre es­tá muy an­sio­sa y el cam­bio es muy fuer­te y rá­pi­do, es po­si­ble que el be­bé en­fer­me o em­pie­ce a co­mer peor, sín­to­mas que in­cre­men­ta­rán aún más la an­sie­dad ma­ter­na. Si va a te­ner una can­gu­ro, con­vie­ne es­tar con ella an­tes de de­jar al be­bé a su cui­da­do y ver có­mo fun­cio­na. Como ten­drá que to­mar bi­be­rón, la ma­dre ten­drá que ir re­ti­rán­do­le al­gu­na to­ma de pe­cho. Has­ta los cua­tro o cin­co me­ses la adap­ta­ción del be­bé es bas­tan­te gran­de, por ello el adul­to que le cui­da es fun­da­men­tal pa­ra él y no de­be cam­biar­se a me­nu­do. Es­te adul­to tie­ne que co­no­cer­lo, sa­ber sus cos­tum­bres y res­pe­tar sus rit­mos, ade­más de sa­ber aten­der­lo.

Un pa­so ade­lan­te

cam­bio La­ra, de 38 años, te­nía que vol­ver al tra­ba­jo, pe­ro no que­ría. Ha­bía desea­do mu­cho te­ner un hi­jo, pe­ro el ca­mino no ha­bía si­do sen­ci­llo. Su pri­me­ra pa­re­ja, con quien estuvo sie­te años, no desea­ba ser pa­dre. ma­ter­ni­dad apo­yos Des­pués de una psi­co­te­ra­pia, La­ra com­pren­dió que él desea­ba se­guir sien­do siem­pre un ni­ño y que ella no se sen­tía con el de­re­cho de ser ma­dre. Du­ran­te to­da su in­fan­cia, ha­bía oí­do a la su­ya que lo me­jor que po­día ha­cer una mu­jer era

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.