I PA­DRE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

Mmu­rió de for­ma ines­pe­ra­da y tru­cu­len­ta, y eso des­per­tó el ham­bre de es­cán­da­los que tie­nen cier­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Aun­que él pen­sa­ba que no era más que “pol­vo que cam­bia de estado”, en se­cre­to y pro­te­gi­dos por la po­li­cía ce­le­bra­mos un fu­ne­ral por la igle­sia. Mu­chos de sus co­no­ci­dos se es­can­da­li­za­ron por mi “arro­gan­cia”, pe­ro mi pa­dre fue bau­ti­za­do, re­ci­bió la pri­me­ra co­mu­nión, se con­fir­mó y, da­do que no me ha­bía de­ja­do nin­gu­na dis­po­si­ción, no tuve nin­gu­na du­da al res­pec­to de dar­le una se­pul­tu­ra cris­tia­na. Mien­tras la so­lis­ta del co­ro can­ta­ba en la igle­sia se­mi­va­cía, no­té el es­tu­por de su al­ma. “¿To­do es­to es por mí?”, pa­re­cía pre­gun­tar­se con asom­bro in­fan­til. “¿Aca­so soy tan im­por­tan­te?”. Re­cor­dé una de las úl­ti­mas ve­ces que nos ha­bía­mos visto, co­mien­do en una de las rui­do­sas trat­to­rie de Ro­ma. Me con­fe­só de re­pen­te: “¿Sa­bes? Pien­so mu­cho en Je­sús. Y siem­pre que pien­so en Él, en su so­le­dad, ya es­tá: me en­tran ga­nas de llo­rar”. En cues­tión de se­gun­dos, sus ojos ad­qui­rie­ron esa li­qui­dez pro­pia de las lágrimas y yo me que­dé sin pa­la­bras. Es­ta­ba acos­tum­bra­da a su ci­nis­mo, a su falta de afec­to, a su in­di­fe­ren­cia exis­ten­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.