La rei­na más cruel

DE JUE­GO DE TRONOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada - Por Mar­got Doug­herty

Lena Headey tiene de­bi­li­dad por los pe­rros. Pue­de ir­se a tra­ba­jar a otro país y vol­ver con cua­tro pe­rros que ha sal­va­do de las ca­lles. La ac­triz lle­gó a te­ner cin­co en su do­mi­ci­lio, en­tre ellos un gran da­nés que se en­con­tró mo­ri­bun­do en una pe­rre­ra de Los Án­ge­les po­co des­pués de sa­ber que es­ta­ba em­ba­ra­za­da de su pri­mer hi­jo, Wy­lie. “So­lo te­nía una ore­ja”, re­cuer­da Headey lle­ván­do­se la mano al oí­do. “Y un dien­te. Te­nía 11 años. No sé... me ga­nó por com­ple­to. No po­día no lle­vár­me­lo. Era tan ele­gan­te y, a la vez, tan des­va­li­do...”. Headey, bri­tá­ni­ca de 42 años, ex­hi­be la mis­ma com­bi­na­ción de ca­rác­ter com­ple­jo y de­ter­mi­na­ción que Cer­sei, su per­so­na­je en la se­rie Jue­go de tronos. La se­rie más po­pu­lar del ca­nal nor­te­ame­ri­cano de ca­ble HBO se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno de ma­sas y ha inau­gu­ra­do la era de la

televisión glo­bal: 170 paí­ses es­tre­na­ron a la vez su quin­ta tem­po­ra­da; 20 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses vie­ron ca­da uno de sus ca­pí­tu­los y 14,4 mi­llo­nes de des­car­gas ile­ga­les en to­do el mun­do ha acu­mu­la­do su ca­pí­tu­lo fi­nal. La sex­ta tem­po­ra­da aca­ba de em­pe­zar a emi­tir­se (en Mo­vis­tar+). Y, con ella, vol­ve­mos a ver a Cer­sei, en el pun­to más ba­jo de su re­gia ca­rre­ra. Sí, a pe­sar de su po­si­ción pri­vi­le­gia­da (es rei­na re­gen­te de Po­nien­te, na­da me­nos), Cer­sei siem­pre ha ca­mi­na­do al bor­de del pre­ci­pi­cio y pa­re­ce que es­ta vez se ha des­pe­ña­do. Pe­ro, tras su pa­seo de la ver­güen­za en el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de la an­te­rior tem­po­ra­da, des­nu­da y hu­mi­lla­da por las ca­lles de la ciu­dad, nos pre­gun­ta­mos si aga­cha­rá la ca­be­za o re­sur­gi­rá más pe­li­gro­sa que nun­ca.

An­te to­do, au­daz

Lena Headey su­po de Jue­go de tronos gra­cias a su ami­go Pe­ter Din­kla­ge, que en la se­rie in­ter­pre­ta a su her­mano pe­que­ño (el enano), cuan­do am­bos ro­da­ban la co­me­dia Pe­te Smalls is Dead (en la que Headey en­car­na­ba a la des­ca­cha­rran­te novia de un Ste­ve Bus­ce­mi con pe­lu­ca afro ru­bia). Din­kla­ge es­ta­ba le­yen­do un guion. “Re­cuer­do que me di­jo: “¡Es­te epi­so­dio pi­lo­to es una pu­ta ma­ra­vi­lla, un de­li­rio! Estoy le­yen­do una es­ce­na en la que me ha­cen una ma­ma­da. Tam­bién hay in­ces­to y tú po­drías ha­cer de mi her­ma­na”. Tras una reunión con los res­pon­sa­bles de la se­rie, Da­vid Be­nioff y Dan Weiss, Lena Headey su­po que Cer­sei es­ta­ba hecha a su me­di­da: era ma­jes­tuo­sa, pe­ro tam­bién una mu­jer ro­ta. Los per­so­na­jes deses­truc- tu­ra­dos son mu­cho más in­tere­san­tes de in­ter­pre­tar, re­co­no­ce la ac­triz, que no tiene pro­ble­ma en ad­mi­tir su afi­ción “por esas co­sas ra­ras y si­nies­tras que a los de­más les ha­cen ex­cla­mar: “¡No, yo nun­ca ha­ría eso!”. Pe­ro a mí me en­can­ta ha­cer­lo por­que no quie­ro ser so­lo una ca­ra bo­ni­ta que se pa­sa el día be­bien­do cham­pán”. Be­nioff y Weiss crea­ron la po­pu­lar se­rie a par­tir de las no­ve­las best se­ller de Geor­ge R.R. Mar­tin. Hi­cie­ron prue­bas a do­ce­nas de ac­tri­ces pa­ra el pa­pel de Cer­sei. To­das la en­car­na­ban co­mo “una rei­na fría co­mo un tém­pano. Pe­ro cuan­do vi­mos la au­di­ción de Lena, nos lla­mó la aten­ción el sen­ti­do del hu­mor que le im­pri­mía al per­so­na­je. Nun­ca nos ha­bía­mos ima­gi­na­do a Cer­sei co­mo al­guien di­ver­ti­do”. El su­yo es un hu­mor seco, cor­tan­te, tan sar­cás­ti­co co­mo in­te­li­gen­te. “Con una peor ac­triz, ve­ría­mos so­lo a una mu­jer per­ver­sa –ex­pli­ca su ami­go y com­pa­ñe­ro Pe­ter Din­kla­ge–. Pe­ro en Lena in­tui­mos tam­bién a una leo­na, qui­zá por­que ella mis­ma es ma­dre. Vién­do­la, uno en­tien­de que Cer­sei se­ría ca­paz de ha­cer cual­quier co­sa pa­ra pro­te­ger a su pro­le”. Headey, que es­tá di­vor­cia­da del mú­si­co ir­lan­dés Pe­ter Lough­ran, pa­dre de su hi­jo Wy­lie, asien­te cuan­do le pre­gun­ta­mos si hay al­go de ella en esa fe­ro­ci­dad. “Sí, so­bre to­do, cuan­do tiene que ver con mis hi­jos”. Su ins­tin­to pro­tec­tor, su­po­ne­mos, se ha visto in­cre­men­ta­do, ya que en ju­lio de 2015 na­ció su se­gun­da hi­ja, Ted. La ac­triz ro­dó la quin­ta

“PUE­DO LLE­GAR A SER MUY BOR­DE. A VE­CES IN­TEN­TO CONTENERME PE­RO NO ME PUE­DO CA­LLAR”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.