¿ En­gan­cha­da al flir­teo?

Co­que­tear de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca con otros, cuan­do se tiene pa­re­ja, pue­de ser sín­to­ma de que no se es ca­paz de dis­fru­tar de una ver­da­de­ra in­ti­mi­dad.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

EEl re­frán “di­me de qué pre­su­mes y te di­ré de qué ca­re­ces” se pue­de apli­car a quie­nes les gus­ta co­que­tear con otros, aun te­nien­do pa­re­ja. Su ten­den­cia al co­que­teo es­con­de lo con­tra­rio de lo que mues­tran. Se acer­can a lo que les da mie­do. Es­ta se­duc­ción con­ti­nua es una for­ma de huir del te­mor que el en­cuen­tro ín­ti­mo les pro­du­ce. El hom­bre que co­que­tea sue­le des­apa­re­cer cuan­do apa­re­ce la po­si­bi­li­dad del en­cuen­tro ín­ti­mo. Al prin­ci­pio pue­de ser fo­go­so, pe­ro con el tiem­po se apaga y huye del com­pro­mi­so, lo que da­ña la au­to­es­ti­ma de la mu­jer que es­tá con él. Es­tos hom­bres tie­nen una fa­lla en la es­truc­tu­ra­ción de su mas­cu­li­ni­dad, son emo­cio­nal­men­te in­ma­du­ros y atra­pan a la mu­jer den­tro de una tra­ma en­ga­ño­sa. Cuan­do se tra­ta de una mu­jer, su “yo” es­tá de­bi­li­ta­do, su vi­sión de sí mis­ma es la de al­guien pe­que­ño, te­me­ro­so y de­fec­tuo­so, y ne­ce­si­ta que los hom­bres la mi­ren y le ase­gu­ren que es desea­ble. Com­ple­ji­dad que no se sos­pe­cha, ya que en mu­chas oca­sio­nes se tra­ta de mu­je­res atrac­ti­vas. Ese es pre­ci­sa­men­te el ca­so de Es­te­la. Se to­ca el pe­lo, echa la ca­be­za ha­cia atrás, le mira fi­ja­men­te y cru­za las pier­nas. Al­fre­do, que la es­tá mi­ran­do, em­pie­za a te­ner fan­ta­sías a las que in­ten­ta po­ner freno. Es­te­la es la mu­jer de su ami­go, to­dos sa­ben que le gus­ta co­que­tear, pe­ro que no pa­sa de ahí. Al­fre­do es nue­vo en el gru­po y pien­sa que no es­tá bien fan­ta­sear con ella. Raúl, que se ha­bía au­sen­ta­do unos mo­men­tos, vuel­ve a la me­sa don­de es­tán to­dos (su mu­jer, Al­fre­do y otros ami­gos) y no­ta los co­que­teos que Es­te­la le di­ri­ge a Al­fre­do con sus mo­vi­mien­tos y mi­ra­das y la in­co­mo­di­dad de es­te. Aun­que él sa­be có­mo es su pa­re­ja, es­ta vez cree que se ha pa­sa­do. Du­ran­te el ca­mino de vuel­ta a ca­sa, Raúl le di­ce que si no ha no­ta­do lo in­có­mo­do que Al­fre­do se ha­bía pues­to por su ac­ti­tud. Ella se ríe y le con­tes­ta que to­dos sa­ben que es una bro­ma. Pe­ro la pa­re­ja no so­bre­vi­vió a su ac­ti­tud.

En­can­to a la de­fen­si­va

Es­te­la des­cu­brió tiem­po des­pués, en una psi­co­te­ra­pia, al­gu­nas de las ra­zo­nes de su co­que­teo per­ma­nen­te cuan­do te­nía pa­re­ja. Hi­ja de una ma­dre muy in­sa­tis­fe­cha con­si­go mis­ma y un pa­dre au­sen­te, no ha­bía po­di­do or­ga­ni­zar una iden­ti­dad don­de vi­vie­ra bien su fe­mi­ni­dad. Su ne­ce­si­dad de con­fir­mar que gus­ta­ba a los hom­bres era un dis­fraz pa­ra ocul­tar­se a sí mis­ma que no se sen­tía bien sien­do mu­jer. De es­te mo­do, ade­más, se ven­ga­ba un po­co de ellos. Es­te­la vi­vía al hom­bre de una for­ma muy in­va­si­va, que­ría te­ner­le cer­ca, pe­ro a dis­tan­cia; le gus­ta­ba el cor­te­jo, pe­ro no la in­ti­mi­dad. Pre­fe­ría ser desea­da, pe­ro no to­ca­da; pro­mo­ver en el otro un de­seo

Las mu­je­res que ac­túan así tie­nen un “yo” de­bi­li­ta­do, te­me­ro­so e in­se­gu­ro.

que nun­ca po­dría rea­li­zar­se. El he­cho de ser desea­da la co­lo­ca­ba en un lu­gar va­lio­so, por­que ella, ín­ti­ma­men­te, se sen­tía con po­co va­lor. Ade­más, in­tro­du­cía en la re­la­ción un ter­ce­ro que la se­pa­ra­ba un po­co de su pa­re­ja, a la que vi­vía de for­ma in­va­si­va. En es­te ca­so, por un la­do, la mu­jer es­ta­ría de­man­dan­do una mi­ra­da cons­tan­te. Es una for­ma de en­con­trar en el otro un sos­tén que no en­cuen­tra en sí mis­ma. Por otro la­do, su­po­ne que se­du­cir­le es una ma­ne­ra de do­mi­nar­le. La per­so­na de­ma­sia­do co­que­ta en su fan­ta­sía, ima­gi­na que pue­de te­ner a to­dos los que ella quie­ra, pe­ro en reali­dad lo que le su­ce­de es que no pue­de com­pro­me­ter­se ín­ti­ma­men­te con nin­guno. En su crecimiento, la mu­jer que tiene es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas se se­pa­ra de la ma­dre pa­ra di­ri­gir­se al pa­dre, vuel­ca su amor en él y es­pe­ra que la com­pen­se de la se­pa­ra­ción ma­ter­na. Se iden­ti­fi­ca con una ma­dre con la que tam­bién com­pi­te, a la que ne­ce­si­ta y, al mis­mo tiem­po, re­cha­za. Idea­li­za a los hom­bres y ob­ser­va a las mu­je­res, in­clui­da a ella mis­ma, co­mo dé­bi­les. Se ape­ga a los hom­bres pa­ra for­ta­le­cer su au­to­es­ti­ma, pe­ro los ata­ca al mis­mo tiem­po, in­ten­tan­do ser su­pe­rior a ellos. Em­plean la se­duc­ción de una for­ma de­fen­si­va, te­men al hom­bre, con fre­cuen­cia no pueden dis­fru­tar de la se­xua­li­dad y pueden pa­de­cer sín­to­mas fí­si­cos co­mo fri­gi­dez o coi­to do­lo­ro­so. Cuan­do es­ta si­tua­ción se da en los hom­bres, tam­bién se pro­du­ce un te­mor a las mu­je­res con las que se sien- ten atra­pa­dos y pueden su­frir sín­to­mas co­mo eya­cu­la­ción pre­coz. Las per­so­nas que co­que­tean tan­to pueden pa­re­cer con­tro­la­do­ras aun­que su sub­je­ti­vi­dad es­tá muy le­jos de la se­gu­ri­dad. Su ma­ne­ra de ac­tuar res­pon­de a un an­he­lo de se­gu­ri­dad y acep­ta­ción por par­te de los de­más que no pueden en­con­trar en sí mis­mas. Con el flir­teo bus­can un es­pa­cio de se­gu­ri­dad en me­dio de un mun­do que vi­ven co­mo ame­na­zan­te. Vi­ven pre­sas de iden­ti­fi­ca­cio­nes y de­seos de su eta­pa in­fan­til, que no han po­di­do re­sol­ver pa­ra sen­tir­se con de­re­cho a dis­fru­tar de una pa­re­ja.

Ellos se mar­chan tras atra­par a la mu­jer en una tra­ma en­ga­ño­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.