Ron­qui­dos que en­gor­dan.

Sí, las per­so­nas obe­sas ron­can más. ¿Pe­ro sa­bías que, ade­más, los pro­pios ron­qui­dos pro­vo­can au­men­to de peso e im­pi­den adel­ga­zar?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

Los hom­bres sue­len sa­ber lo que mi­de su cue­llo por la ta­lla de la ca­mi­sa, pe­ro si eres mu­jer, es me­nos pro­ba­ble que lo re­cuer­des, aun­que esa me­di­da es más im­por­tan­te de lo que crees. “Un pe­rí­me­tro de cue­llo su­pe­rior a 40 cm en las mu­je­res y de 43 cm en los hom­bres es tí­pi­co de ron­ca­do­res y un mar­ca­dor de obe­si­dad”, ex­pli­ca el dr. Juan An­to­nio Pa­re­ja Gran­de, res­pon­sa­ble de la Uni­dad del Sue­ño del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud de Ma­drid. “La obe­si­dad ha­ce que el cue­llo acu­mu­le gra­sa y au­men­te de ta­ma­ño, lo que dis­mi­nu­ye la luz o diá­me­tro de la vía aé­rea. De he­cho, un cue­llo in­fil­tra­do de gra­sa in­di­ca ma­yor ries­go de ap­nea del sue­ño y de pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res y me­ta­bó­li­cos, en­tre otros”, aña­de. Y la re­la­ción es aún ma­yor si eres mu­jer, in­di­ca un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2010 en Jour­nal of Cli­ni­cal En­do­cri­no­logy and Me­ta­bo­lism, en el que el pe­rí­me­tro del cue­llo era un me­jor pre­dic­tor de la hi­per­ten­sión, los ni­ve­les de co­les­te­rol, de tri­gli­cé­ri­dos y la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na que la me­di­da de la cin­tu­ra. “Ya no so­lo te­ne­mos en cuen­ta el IMC y la cir­cun­fe­ren­cia de la cin­tu­ra (lo ideal es que no su­pere los 80 cm en las mu­je­res y los 94 cm en los hom­bres). Aho­ra va­lo­ra­mos tam­bién la me­di­da del cue­llo. Di­cho eso, sa­be­mos que un 20% de los ron­ca­do­res tie­nen ex­ce­so de peso. Los que ron­can sin ser obe­sos sue­len ha­cer­lo por otros pro­ble­mas, co­mo des­via­ción de ta­bi­que na­sal, len­gua de gran ta­ma­ño, man­dí­bu­la pe­que­ña o re­traí­da...”, acla­ra el es­pe­cia­lis­ta. En cual­quier ca­so, perder peso re­du­ce los ron­qui­dos. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da ha­ce ya 10 años vio que perder tres ki­los re­du­cía

La acu­mu­la­ción de gra­sa en el cue­llo re­du­ce el diá­me­tro de la vía aé­rea.

ca­si a la mi­tad el nú­me­ro de ron­qui­dos por ho­ra y que adel­ga­zan­do más de 7,5 ki­los, los ron­qui­dos ten­dían a des­apa­re­cer. Pe­ro no es so­lo que la obe­si­dad fa­vo­rez­ca es­te pro­ble­ma, es que los pro­pios ron­qui­dos en­gor­dan e, in­clu­so, im­pi­den perder ki­los. “La ma­la ca­li­dad del sue­ño que pro­vo­can los ron­qui­dos ge­ne­ra cam­bios me­ta­bó­li­cos que au­men­tan el ape­ti­to”, se­ña­la el doc­tor Pa­re­ja. De he­cho, mu­chos pa­cien­tes ron­ca­do­res co­men por la no­che y tam­bién co­men más pa­ra mantenerse des­pier­tos, so­bre to­do hi­dra­tos de car­bono y azú­ca­res, que les apor­tan ener­gía de for­ma rá­pi­da, pe­ro que au­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de engordar. Eso ex­pli­ca en par­te por qué a los ron­ca­do­res cró­ni­cos les cues­ta tan­to perder peso. Ade­más, el can­san­cio ha­ce que gas­ten po­ca ener­gía du­ran­te el día. “Al fi­nal, en­tran en un círcu­lo vi­cio­so que les con­du­ce a la hi­per­ten­sión, la obe­si­dad, la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na y los pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. Afor­tu­na­da­men­te, cuan­do les tra­ta­mos, adel­ga­zan y me­jo­ran en el resto de pro­ble­mas”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Ata­que al co­ra­zón

El pro­ble­ma tiene di­men­sio­nes de epi­de­mia. Se­gún la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­mo­lo­gía y Ci­ru­gía To­rá­ci­ca, la mi­tad de los hom­bres adul­tos es­pa­ño­les ron­ca y el 25% de las mu­je­res, tam­bién. Y aun­que tú no ron­ques, si tu com­pa­ñe­ro/a de ca­ma lo ha­ce, no es­tás li­bre de pro­ble­mas. Lo com­pro­bó un es­tu­dio de la Clí­ni­ca Ma­yo (EE.UU.), que vio que las per­so­nas que su­frían los ron­qui­dos de su com­pa­ñe­ro te­nían una me­dia de 21 des­per­ta­res por la no­che, muy cer­ca de los 27 que pa­de­cían los pro­pios ron­ca­do­res. En cam­bio, otro es­tu­dio tam­bién de la Clí­ni­ca Ma­yo de­jó cons­tan­cia de que, si la ap­nea y los ron­qui­dos se tra­ta­ban, los ni­ve­les de ener­gía y la ca­li­dad de vi­da de las pa­re­jas de los afec­ta­dos me­jo­ra­ban. “No to­dos los ron­ca­do­res tie­nen ap­nea del sue­ño, pe­ro más del 50% aca­ba desa­rro­llan­do el pro­ble­ma, que es mu­cho más gra­ve de lo que la gen­te cree”, pun­tua­li­za el dr. Pa­re­ja. Las cons­tan­tes in­te­rrup­cio­nes de la res­pi­ra­ción que con­lle­va la ap­nea del sue­ño re­du­cen o im­pi­den el apor­te de oxí­geno al ce­re­bro, el co­ra­zón y otros mu­chos te­ji­dos, de­te­rio­rán­do­los. Al no­tar esa falta de oxí­geno, el ce­re­bro lan­za la alar­ma y pro­vo­ca mi­cro­des­per­ta­res, de los que el afec­ta­do ni si­quie­ra se en­te­ra, pe­ro que tie­nen gra­ves con­se­cuen­cias, tan­to en su sa­lud, co­mo en sus re­la­cio­nes la­bo­ra­les, so­cia­les y fa­mi­lia­res. Ade­más de au­men­tar el ries­go de hi­per­ten­sión, ata­ques car­dia­cos, ic­tus o dia­be­tes, la ap­nea del sue­ño pro­vo­ca pro­ble­mas de me­mo­ria y con­cen­tra­ción, som­no­len­cia diur­na y ba­jos ni­ve­les de aten­ción. “Son per­so­nas que se que­dan dor­mi­das en cual­quier si­tio, in­clu­so con­du­cien­do, con el ries­go de ac­ci­den­tes que eso su­po­ne”, se­ña­la el dr. Pa­re­ja. Ade­más, la ap­nea del sue­ño au­men­ta el ries­go de dis­fun­ción eréc­til y la pér­di­da de de­seo se­xual. “Su­ma­dos a los ron­qui­dos, esos pro­ble­mas aca­ban de­te­rio­ran­do las re­la­cio­nes de pa­re­ja”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta. Ju­lia Mar­chan­te, ma­dri­le­ña de 47 años, siem­pre se que­da­ba dor­mi­da en el ci­ne. “Mi ma­ri­do aca­ba­ba dán­do­me co­da­zos pa­ra que de­ja­ra de ron­car. Yo pen­sa­ba que era por­que me le­van­to tem­prano, pe­ro cuan­do un día me que­dé dor­mi­da en una reunión de tra­ba­jo im­por­tan­te, me asus­té y fui a ver al mé­di­co. “Tus pro­ble­mas tie­nen que ver con los 20 ki­los que te so­bran”, me di­jo des­pués de me­dir­me la cin­tu­ra y el cue­llo, cal­cu­lar mi IMC y mi­rar­me la ten­sión”, re­cuer­da Ju­lia.

Die­ta y ejer­ci­cio

La solución a sus pro­ble­mas pa­sa­ron por ha­cer­se un es­tu­dio som­no­grá­fi­co pa­ra ver cuán­tas in­te­rrup­cio­nes de la res­pi­ra­ción y mi­cro­des­per­ta­res te­nía mien­tras dor­mía. El es­tu­dio exi­gía que dur­mie­ra una no­che en el hos­pi­tal. “An­tes de acos­tar­me, me pu­sie­ron elec­tro­dos en la bar­bi­lla, la ca­be­za y los pár­pa­dos pa­ra re­gis­trar las ve­ces que de­ja­ba de res­pi­rar y mis mo­vi­mien­tos du­ran­te el sue­ño. Las grá­fi­cas in­di­ca­ron que te­nía has­ta 60 in­te­rrup­cio­nes de la res­pi­ra­ción por ho­ra. 420 ap­neas en sie­te ho­ras de sue­ño”, ex­pli­ca Ju­lia. Ade­más de las ap­neas, sus aná­li­sis mos­tra­ron que tam­bién su­fría sín­dro­me me­ta­bó­li­co (hi­per­ten­sión, al­tos ni­ve­les de glu­co­sa y tri­gli­cé­ri­dos, obe­si­dad ab­do­mi­nal y ta­sas ba­jas de co­les­te­rol “bueno”), al­go fre­cuen­te en per­so­nas con ap­nea. “Aho­ra, duer­mo con un CPAP, un dis­po­si­ti­vo que in­su­fla ai­re por la na­riz pa­ra man­te­ner una bue­na en­tra­da de ai­re du­ran­te el sue­ño. Tam­bién si­go una die­ta y ha­go ejer­ci­cio. He per­di­do nue­ve ki­los y mi ten­sión ar­te­rial y mis ni­ve­les de azú­car y co­les­te­rol ca­si se han nor­ma­li­za­do. Si si­go así, igual me cam­bian el CPAP por una fé­ru­la que me­jo­ra la en­tra­da de ai­re. Yo creo que lo voy a con­se­guir. Soy muy ter­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.