Ar­ma­ni en Ru­sia.

Los per­fu­mes de Pri­vé emi­gran a San Pe­ters­bur­go bus­can­do la pa­sión del al­ma es­la­va. Un via­je sen­so­rial, don­de la ma­la­qui­ta es ins­pi­ra­ción y ta­lis­mán. Por Isa­bel Na­va­rro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

La ci­ta es en el Pa­la­cio Shu­va­lov, jun­to a la ori­lla del río Fon­tan­ka, en San Pe­ters­bur­go. La pren­sa internacional se ha des­pla­za­do has­ta el ex­tre­mo de la Eu­ro­pa sep­ten­trio­nal pa­ra des­cu­brir los úl­ti­mos per­fu­mes de la co­lec­ción Pri­vé, de Ar­ma­ni, y hay una gran ex­pec­ta­ción, al­go ga­seo­so en el ambiente. El pa­la­cio es la se­de del Mu­seo Fa­ber­gé y el mi­ni­ma­lis­mo de Ar­ma­ni con­tras­ta con la opu­len­cia de los hue­vos de Pas­cua im­pe­ria­les que se mues­tran en las vi­tri­nas. Pri­vé es la jo­ya de la co­ro­na de Ar­ma­ni Cos­me­tics, un pro­yec­to que ini­ció en 2003 “con un per­fu­me con el olor del in­cien­so de mi in­fan­cia, cuan­do iba a la igle­sia con mi abue­la”, ha re­cor­da­do en di­ver­sas oca­sio­nes el di­se­ña­dor, y que en prin­ci­pio creó so­la­men­te co­mo re­ga­lo pa­ra sus ami­gos ín­ti­mos. Pe­ro el pro­yec­to sus­ci­tó tal en­tu­sias­mo que se co­mer­cia­li­zó, y Pri­vé ha se­gui­do sien­do al­go es­pe­cial pa­ra Ar­ma­ni, una “co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra”, con ma­te­rias pri­mas ex­qui­si­tas y per­fu­mes sin dis­tin­ción de se­xo, que vin­cu­la ca­da cons­truc- ción ol­fa­ti­va con el uni­ver­so de la fir­ma ita­lia­na. Es­ta vez, la me­cha crea­ti­va ha si­do una pie­dra de ma­la­qui­ta ver­de que le re­ga­la­ron ha­ce dé­ca­das y Ar­ma­ni ha con­ser­va­do co­mo un amu­le­to. Con los per­fu­mes Vert Ma­la­qui­te y Rou­ge Ma­la­qui­te ini­cia ade­más, La Co­llec­tion des Te­rres Pré­cieu­ses, ins­pi­ra­da en sus via­jes; y Ru­sia es el pri­mer des­tino de es­te ho­me­na­je sen­so­rial que ha te­ni­do co­mo ar­tí­fi­ces a dos per­fu­mis­tas an­ta­gó­ni­cos. El crea­dor de Rou­ge Ma­la­qui­te es Pas­cal Gau­rin, un fran­cés tro­ta­mun­dos que vi­ve Nue­va York des­de los años 90 y cu­ya pre­sen­cia eléc­tri­ca, ca­si de rock star, le va co­mo ani­llo al de­do a la ver­sión más dra­má­ti­ca e in­ten­sa de Ma­la­qui­te. Gau­rin tiene, ade­más, un dis­cur­so apa­sio­na­do: “Cuan­do tra­ba­jas pa­ra Ar­ma­ni sa­bes que to­do tiene que evo­car com­ple­ji­dad, mis­te­rio, re­fi­na­mien­to y lu­jo. Un con­cep­to que no tiene que ver con la ex­tra­va­gan­cia, sino con el ras­tro que de­jas, con ser re­cor­da­do. No hay na­da peor que no ser ca­paz de re­cor­dar una fra­gan­cia. La ver­dad, no me im­por­ta si la gen­te

“En Pri­vé to­do tiene que evo­car com­ple­ji­dad, mis­te­rio y lu­jo”.

ama u odia mi per­fu­me, pe­ro no so­por­to de­jar in­di­fe­ren­te”. ¿Y qué es el lu­jo pa­ra él? “No tiene que ver con el di­ne­ro sino con al­go di­fí­cil de con­se­guir, con lo que an­he­las. Hay al­go ex­tra­ma­da­men­te pu­ro en to­dos los per­fu­mes de la co­lec­ción Pri­vé. Y hay tam­bién al­go con lo que no pue­des men­tir: el tiem­po in­ver­ti­do en ha­cer­los. Pa­ra mí, crear una fra­gan­cia es crear una adic­ción. De eso va mi tra­ba­jo. Yo te doy un po­co, pe­ro tú siem­pre quie­res más”. Fa­bri­ce Pe­lle­grin, más tí­mi­do, es el re­ver­so de Pas­cal Gau­rin, co­mo su Vert Ma­la­qui­te lo es de la ver­sión ro­ja. Si se­gui­mos la es­te­la ru­sa, uno se­ría un Push­kin y el otro, el más me­lan­có­li­co, un Che­jov. Ori­gi­na­rio de Gras­se, la ca­pi­tal mun­dial del per­fu­me, el pa­dre de Pe­lle­grin era na­riz y su abue­la te­nía cam­pos de ro­sas y jaz­mi­nes que él re­co­lec­ta­ba de ni­ño. “Pa­ra mí, Ar­ma­ni es au­tén­ti­co, ele­gan­te, no os­ten­ta, es un lu­jo que es­tá en los de­ta­lles, en la fi­nez­za, y en la pre­ci­sión”. Así es co­mo ha que­ri­do ha­cer su fra­gan­cia: “Igual que la na­tu­ra­le­za ha­ce muy bien las co­sas –una flor be­lla y un ár­bol be­llo–, el per­fu­mis­ta, con su sen­si­bi­li­dad, de­be cap­tu­rar quí­mi­ca­men­te esa per­fec­ción. El nues­tro es un pro­ce­so de ex­trac­ción en el que con­vier­tes lo que te da la na­tu­ra­le­za, la materia pri­ma, en mo­lé­cu­las”. ¿Y qué Ru­sia le ha ins­pi­ra­do? “No la histórica, sino la de la in­men­si­dad, la luz y, so­bre to­do, el con­tras­te”.

So­bre es­tas lí­neas y a la de­re­cha, mo­de­los de la co­lec­ción de Ar­ma­ni Pri­vé 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.