“As­pi­ra­mos a ser po­li­va­len­tes sin per­der la esen­cia”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

de la Fundación Pi­cas­so Mu­seo Ca­sa Na­tal de Má­la­ga du­ran­te cin­co años –de los 20 en los que tra­ba­jó allí– se in­cor­po­ró al Mu­seo Car­men Thys­sen en un mo­men­to de­li­ca­do, en­tre acu­sa­cio­nes de in­je­ren­cia por par­te de la ba­ro­ne­sa y el al­cal­de de la ciu­dad. Aje­na a to­do es­to –“Car­men Thys­sen tie­ne su pro­pia opi­nión, es la pre­si­den­ta del Pa­tro­na­to de la Fundación y se ha im­pli­ca­do mu­cho en la crea­ción del mu­seo, co­mo es nor­mal: la co­lec­ción es su­ya”, zan­ja Lour­des Mo­reno (Má­la­ga, 1966). De per­fil in­ter­me­dio en­tre gestora y co­mi­sa­ria, co­men­ta en­tre ri­sas que su evo­lu­ción ha si­do “ha­cia atrás”: de ser una ex­per­ta en las pri­me­ras van­guar­dias a ha­cer­se car­go de una co­lec­ción “muy cen­tra­da en la pin­tu­ra de gus­to bur­gués del si­glo XIX, que no ha­bía es­tu­dia­do en pro­fun­di­dad. Es una de las ven­ta­jas de es­te tra­ba­jo: es­tás siem­pre po­nién­do­te al día”. ¿Per­mi­te la co­lec­ción co­no­cer al­go del gus­to de su pro­pie­ta­ria? “Evi­den­te­men­te. A ella le en­can­ta la pin­tu­ra es­pa­ño­la cos­tum­bris­ta, sen­ci­lla, na­da gran­di­lo­cuen­te”. Con una plan­ti­lla de 24 per­so­nas, ase­gu­ra que su equi­po le da “mu­chas sa­tis­fac­cio­nes, in­clui­do el per­so­nal de sa­la y los vi­gi­lan­tes. A ca­da ex­po­si­ción, les ha­go una vi­si­ta guia­da con el mu­seo ce­rra­do y nos reuni­mos pa­ra ex­pli­car al res­to qué es­ta­mos ha­cien­do. To­dos sa­be­mos lo cru­cial que es el tra­ba­jo de ca­da uno pa­ra el con­jun­to”. Más in­fo.: car­menthys­sen­ma­la­ga.org “A Car­men Thys­sen le gus­ta el ar­te es­pa­ñol cos­tum­bris­ta y na­da gran­di­lo­cuen­te”. “El mu­seo pa­sa­ba por mo­men­tos de­li­ca­dos y tuve que asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad”. ha de te­ner una per­so­na­li­dad de­fi­ni­da. Y hoy un mu­seo de­be as­pi­rar a la po­li­va­len­cia sin per­der su esen­cia. El equi­li­brio no es sen­ci­llo: la ame­na­za de la ba­na­li­za­ción, de la co­mer­cia­li­za­ción ex­ce­si­va, de la in­ter­ven­ción po­lí­ti­ca, de la in­com­pren­sión y la es­ca­sez de re­cur­sos es­tán siem­pre ahí”. Con es­ta re­fle­xión, Cris­ti­na Fon­ta­ne­da (Pa­len­cia, 1970) apun­ta los pros y con­tras de un tra­ba­jo al que ac­ce­dió por pro­mo­ción in­ter­na. Li­cen­cia­da en Geo­gra­fía e His­to­ria (con un más­ter en Ges­tión Cul­tu­ral), ha­bía desem­pe­ña­do di­ver­sas fun­cio­nes en el mu­seo, des­de ca­ta­lo­ga­ción a con­ser­va­ción y coor­di­na­ción de ex­po­si­cio­nes. “Pe­se a lo que se cree, el tra­ba­jo en un mu­seo es ver­ti­gi­no­so”. Fon­ta­ne­da no te­nía por ob­je­ti­vo con­ver­tir­se en directora, ex­pli­ca. “Pe­ro al fi­nal se hi­zo ne­ce­sa­rio que asu­mie­se la res­pon­sa­bi­li­dad por­que la ins­ti­tu­ción pa­sa­ba por mo­men­tos de­li­ca­dos. Dos di­rec­to­ras ha­bían pa­sa­do en me­nos de cua­tro años. Se ha­cía im­pres­cin­di­ble cier­ta es­ta­bi­li­dad”. Con un per­fil más cu­ra­to­rial que téc­ni­co –“aun­que a efec­tos de co­mi­sa­ria­do, lo más in­te­li­gen­te es re­cu­rrir a la gen­te que más sa­be en ca­da ám­bi­to”– y un equi­po de nue­ve per­so­nas, es­tá or­gu­llo­sa de que el Pa­tio He­rre­riano sea “un ejem­plo de co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, pio­ne­ro en me­ce­naz­go. Nues­tra Co­lec­ción Ar­te Con­tem­po­rá­neo se for­mó a tra­vés de las apor­ta­cio­nes de em­pre­sas na­cio­na­les y es in­elu­di­ble pa­ra el es­tu­dio del ar­te es­pa­ñol des­de 1916 has­ta hoy”. Más in­fo.:mu­seo­pa­tiohe­rre­riano.org.

LA QUE FUE­RA CA­BE­ZA

“CA­DA INS­TI­TU­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.