Y tú pue­des ayu­dar­las

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

14 años, su ma­ri­do la lle­vó un día a ha­cer­se un aná­li­sis de san­gre. “Al día si­guien­te me des­per­té en un hos­pi­tal –afir­ma Rad­hi­ka–. Me ha­bían ex­tir­pa­do un ri­ñón”. Su ges­to se en­du­re­ce y con­ti­núa: “Lue­go tu­ve un hi­jo y, cuan­do cum­plió los seis me­ses, mi ma­ri­do nos ven­dió a mí y a mi pe­que­ño a un bur­del de la In­dia. Allí me obli­ga­ban a pros­ti­tuir­me y, pa­ra que mi hi­jo no llo­ra­ra, le cor­ta­ron la len­gua. Me echa­ban agua hir­vien­do cuan­do no tra­ba­ja­ba bien”. El 27% de las ni­ñas son tra­fi­ca­das in­ter­na­men­te en un país o una re­gión, mien­tras que el 70% son víc­ti­mas de tra­fi­co trans­fron­te­ri­zo y son arran­ca­das de su país. La ONG es­pa­ño­la Ayu­da en Ac­ción ha pues­to es­tos días en mar­cha la cam­pa­ña Sá­ca­los del mer­ca­do ( sá­ca­los­del­mer­ca­do. org). “Co­men­za­mos a abor­dar la pro­ble­má­ti­ca de la tra­ta a par­tir de nues­tra res­pues­ta a la emer­gen­cia de los te­rre­mo­tos –afir­ma Al­ber­to Ca­sa­do, di­rec­tor de cam­pa­ñas de la ONG–. Es­ta nue­va cam­pa­ña nos ayu­da a com­ba­tir­la”. Un día, Rad­hi­ka lo­gró es­ca­par con su hi­jo. Ago­ta­da, se que­dó in­cons­cien­te en una es­ta­ción de tren y un hom­bre se apia­dó de ellos. Aho­ra vi­ven en el ho­gar de Mai­ti Ne­pal. “Gra­cias a los abo­ga­dos de la ONG, he­mos con­se­gui­do me­ter a los tra­fi­can­tes en la cár­cel –se­ña­la Rad­hi­ka–, en­tre ellos a mi ma­ri­do. Él mu­rió cuan­do la pri­sión se de­rrum­bó por el te­rre­mo­to”.

Las res­ca­ta­do­ras

La ci­fra de ni­ños que Mai­ti Ne­pal ha con­se­gui­do sal­var de las re­des de tra­ta de per­so­nas as­cien­de a 25.000. Pe­ro que­dan mu­chos más. “So­bre to­do tras el seís­mo que el país su­frió ha­ce un año, y del que mu­je­res y ni­ños fue­ron las pri­me­ras víc­ti­mas”, ase­gu­ra Anu­rad­ha Koi­ra­la, fun­da­do­ra de la or­ga­ni­za­ción. Se­gún los da­tos que ma­ne­ja la ONU, más dos mi­llo­nes de ni­ños re­sul­ta­ron afec­ta­dos por el te­rre­mo­to, de los cua­les 320.000 han que­da­do huér­fa­nos. Y mu­chos, sin un te­cho ba­jo el que

Phul­sa­ni cor­ta el pe­lo a una de sus clien­tas. Ya­so­da vi­ve aho­ra en el Cen­tro de Pre­ven­sión de Na­wal­pa­ra­si. Gya­nu es­ca­pó de una red de tra­fi­can­tes y hoy pue­de ir a la es­cue­la. Huér­fa­nos del te­rre­mo­to de Ne­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.