Evi­tar errores

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos -

pe­día sin exi­gir­le ese es­fuer­zo al ni­ño, por­que la se­pa­ra­ción en­tre los dos le an­gus­tia­ba. Por otra par­te, el pa­dre se sus­traía de in­ter­ve­nir por­que le asus­ta­ba la an­gus­tia de su mu­jer. Ta­pa­ba con es­ta in­hi­bi­ción los con­flic­tos que ser pa­dre le ge­ne­ra­ban. Cuan­do An­drea pu­do po­ner pa­la­bras a su an­gus­tia, tam­bién pu­do ha­blar más con su hi­jo, por­que tam­bién acep­tó me­jor tan­to las li­mi­ta­cio­nes que sus pa­dres ha­bían te­ni­do co­mo las pro­pias. El pa­dre tam­bién co­men­zó a par­ti­ci­par más, por­que An­drea le pi­dió una in­ter­ven­ción ma­yor. En un año, el ni­ño pa­só a ha­blar bas­tan­te bien. Aho­ra no so­lo No hay que ago­biar­se si a los dos años di­ce po­cas pa­la­bras o a los cua­tro no pro­nun­cia bien. Es un error pen­sar que, co­mo son be­bés, no hay que ha­blar­les por­que no en­tien­den na­da. An­tes de pro­nun­ciar pa­la­bras tie­nen que ha­ber­las es­cu­cha­do. No hay que cul­par­se. To­das las ma­dres y los pa­dres in­ten­tan ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble. Con­vie­ne no co­rre­gir al ni­ño cuan­do di­ce al­go di­fe­ren­te a lo que se es­pe­ra­ba. Hay que pre­gun­tar­le pa­ra in­ves­ti­gar qué quie­re de­cir. de­pen­día de su ma­dre, pues to­do el mun­do le en­ten­día. Des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co, el de­sa­rro­llo del len­gua­je en el ni­ño tie­ne re­la­ción con la cons­truc­ción de su sub­je­ti­vi­dad. La apro­pia­ción y el do­mi­nio del len­gua­je por par­te del ni­ño es­ta­rán de­ter­mi­na­dos por el he­cho de que quie­nes le ro­dean pue­dan res­pon­der a sus de­man­das

Ode for­ma ade­cua­da. Si la ma­dre le da mar­gen pa­ra ex­pre­sar­se y no vi­ve con an­gus­tia que ella no pue­da res­pon­der rá­pi­da­men­te, le da­rá al ni­ño más mar­gen pa­ra po­der es­for­zar­se en po­ner pa­la­bras a lo que quie­re y apa­re­ce­rá el len­gua­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.