PA­LO­MA BRA­VO

ES­CRI­TO­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Pa­lo­ma Bra­vo le dio la vuel­ta al con­cep­to “ma­dras­tra” en La no­via de pa­pá y ex­plo­ró la so­le­dad adul­ta en La piel de Mi­ca. A pun­to de em­pe­zar su nue­va eta­pa co­mo co­la­bo­ra­do­ra de Mu­jer­hoy, pre­sen­ta su ter­ce­ra no­ve­la, So­los (Al­fa­bia), un ca­reo des­car­na­do en­tre cua­tro cua­ren­to­nes que re­fle­xio­nan so­bre la so­le­dad, la vi­da en pa­re­ja y los sen­de­ros pro­pios.

¿Qué la lle­vó a es­cri­bir es­te li­bro?

Des­de que es­cri­bí La no­via de pa­pá le he da­do mu­chas vuel­tas al te­ma de las fa­mi­lias en­sam­bla­das. Creo que la gen­te si­gue bus­can­do el amor co­mo so­lu­ción a to­do, que se­gui­mos pen­san­do que te­ner pa­re­ja de­be­ría re­sol­ver to­dos nues­tros pro­ble­mas y dár­nos­lo to­do. Y lo cier­to es que exis­ten mu­chos ca­mi­nos y no to­dos pa­san por la pa­re­ja. Así que que­ría ex­plo­rar el por­qué de es­ta ob­se­sión. Pa­ra mí, So­los es una pre­gun­ta que se res­pon­de en có­mo lo lee ca­da per­so­na. Dos de los per­so­na­jes tie­nen hi­jos, pe­ro es­tán au­sen­tes en el tex­to. No me gus­ta es­cri­bir so­bre ni­ños por­que no quie­ro que mi hi­ja pue­da pen­sar que la me­to en mis li­bros, quie­ro cui­dar su in­ti­mi­dad. Y, por otra par­te, me po­ne muy ner­vio­sa esa iden­ti­fi­ca­ción en­tre ma­ter­ni­dad y re­den­ción. Yo qui­se se­guir sien­do yo tras ser ma­dre, con mis in­quie­tu­des y mis ami­gos. Otra de las pro­ta­go­nis­tas de­fien­de su de­re­cho a no que­rer hi­jos. Sí, se si­gue mi­ran­do ra­ro a las mu­je­res que no desean la ma­ter­ni­dad. Pe­ro es par­te de un pro­ce­so de cam­bio. Per­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción que pue­de de­ci­dir co­sas to­dos los días y, al fin y al ca­bo, eso in­clu­ye a los hi­jos. Cla­ro que esa li­ber­tad sig­ni­fi­ca tam­bién que to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tras de­ci­sio­nes es nues­tra. No po­de­mos cul­par a na­die. Y eso, a ve­ces, es du­ro. En So­los, el amor se cues­tio­na, pe­ro la amis­tad es un va­lor fir­me. Es que es muy im­por­tan­te. En las pa­re­jas el enamo­ra­mien­to tie­ne una par­te de ilu­sión, que cuan­do se des­pe­ja pue­de de­jar me­nos de lo que es­pe­rá­ba­mos. Con los ami­gos tie­nes una re­la­ción más ho­nes­ta y con me­nos re­pro­ches, por­que, sen­ci­lla­men­te, no lo es­pe­ras to­do de ellos. Ellos te de­vuel­ven tu me­jor ca­ra. En las crí­ti­cas a So­los se men­cio­na a Woody Allen y a Yas­mi­na Re­za. Bueno, in­ten­to es­cri­bir des­de lo co­ti­diano, y es don­de es­tán ellos; y al si­tuar cua­tro per­so­na­jes ac­tua­les en un pi­so, te sale un po­co Allen y un po­co Re­za, sí.

Tam­bién hay mu­cho hu­mor.

Es que el hu­mor me sal­va la vi­da. Es al­go que te da dis­tan­cia. Cuan­do te acer­cas de­ma­sia­do a cier­tas co­sas que ha­cen mu­cho da­ño, san­gras, y con el hu­mor lle­gas a la dis­tan­cia óp­ti­ma pa­ra diag­nos­ti­car y ac­tuar.

La gen­te si­gue bus­can­do el amor co­mo so­lu­ción a to­do. Y hay otros ca­mi­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.