La alar­ga­da som­bra de Hi­llary Clin­ton

La mano de­re­cha de la can­di­da­ta es el blan­co pre­di­lec­to de sus enemi­gos. ¿Ra­zo­nes? Sus víncu­los con los sau­díes, los es­cán­da­los sexuales de su ma­ri­do, su re­li­gión mu­sul­ma­na, su mis­te­rio... Por Pe­pa Roma

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

tras ca­si 20 años en un dis­cre­to se­gun­do plano, Hu­ma Abe­din, la mu­jer sin la que di­cen que Hi­llary Clin­ton “no es ca­paz ni de cru­zar la puer­ta de su ca­sa”, se ha con­ver­ti­do en al­guien tan es­cru­ta­do por los me­dios co­mo la pro­pia as­pi­ran­te a la Ca­sa Blan­ca. Ella es la mano de­re­cha de Hi­llary y la asis­ten­te pa­ra to­do. Ado­ra­da por los Clin­ton, que con­si­de­ran a Hu­ma un miem­bro más de la fa­mi­lia, es­ta fi­gu­ra os­cu­ra y po­li­fa­cé­ti­ca se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos tiem­pos en el blan­co pre­di­lec­to de los enemi­gos de la ex­pri­me­ra da­ma, que la con­si­de­ran su flan­co dé­bil y han de­po­si­ta­do en ella sus más ca­ras es­pe­ran­zas pa­ra im­pe­dir que Hi­llary se aca­be con­vir­tien­do en la pri­me­ra mu­jer que ocu­pe la Ca­sa Blan­ca.

Las co­rre­rías de ca­rác­ter ín­ti­mo de su ma­ri­do, el ex­con­gre­sis­ta Ant­hony Wei­ner; las su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en su con­tra­ta­ción co­mo an­ti­gua con­se­je­ra del De­par­ta­men­to de Es­ta­do [equi­va­len­te a nues­tro Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res]; el pa­pel que ju­gó en la uti­li­za­ción del co­rreo pri­va­do de Hi­llary, del que la pre­can­di­da­ta de­mó­cra­ta se ser­vía pa­ra dis­pen­sar asun­tos ofi­cia­les; así co­mo las sos­pe­chas de que pu­die­ra es­tar vin­cu­la­da por la­zos fa­mi­lia­res al ra­di­ca­lis­mo is­lá­mi­co, la han co­lo­ca­do en el pun­to de mi­ra de to­das las in­te­rro­gan­tes que en­vuel­ven a la pro­pia se­ño­ra Clin­ton so­bre su ido­nei­dad pa­ra lle­gar a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos. Has­ta 2011 po­co se sa­bía de una asis­ten­te que pun­tual­men­te apa­re­cía con un chal pa­ra Hi­llary cuan­do el ai­re acon­di­cio­na­do apre­ta­ba o con do­cu­men­tos pa­ra apun­ta­lar sus in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas. La “mu­jer mis­te­rio­sa”, la “be­lle­za in­do-pa­quis­ta­ní”, la “som­bra de la pri­me­ra da­ma”, o tam­bién la “más chic del en­torno po­lí­ti­co de Was­hing­ton” eran al­gu­nas de las for­mas de re­fe­rir­se a esa eter­na acom­pa­ñan­te que apa­re­cía jun­to a su je­fa tan­to pa­ra ir de shop­ping co­mo pa­ra asis­tir a las cum­bres in­ter­na­cio­na­les. Y, co­mo co­lo­fón, Hu­ma se ha­bía con­ver­ti­do en la im­pla­ca­ble can­cer­be­ra del ac­ce­so a su je­fa. Un be­lle­zón que pa­re­ce la her­ma­na ge­me­la de Amal Ala­mud­din, la mu­jer de Geor­ge Cloo­ney, con la que se la ha com­pa­ra­do y con la que com­par­te la fe mu­sul­ma­na, así co­mo la afi­ción a la al­ta cos­tu­ra, que des­plie­ga con un guar­da­rro­pa que se ilus­tra con fir­mas co­mo Yves Saint Laurent, Pra­da, Os­car de la Ren­ta y Marc Ja­cobs. Na­da pue­de con­tras­tar más con el in­di­fe­ren­te look de la as­pi­ran­te a la Pre­si­den­cia.

De lle­var el chal a con­tro­lar su cam­pa­ña

Na­ci­da en 1976, en Mi­chi­gan, de pa­dre in­dio y ma­dre pa­quis­ta­ní –dos pro­fe­so­res de uni­ver­si­dad– pa­só su in­fan­cia en Ara­bia Sau­dí y re­gre­só con 18 años pa­ra es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton. Dos años des­pués, en­tra­ba co­mo be­ca­ria en la ofi­ci­na de la es­po­sa del pre­si­den­te Clin­ton. “En el mo­men­to en el que me pre­sen­ta­ron a Hi­llary y me es­tre­chó la mano, nues­tros ojos co­nec­ta­ron –re­cor­da­ba re­cien­te­men­te Hu­ma en unas de­cla­ra­cio­nes al New York Post–. Me im­pre­sio­nó y, me con­ver­tí en su fan”. Es­te fue el ini­cio de una me­teó­ri­ca ca­rre­ra en la que ha pa­sa­do por to­dos los car­gos ima­gi­na­bles siem­pre al la­do de Hi­llary, des­de asis­ten­te per­so­nal a sub­di­rec­to­ra de ga­bi­ne­te en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do o vi­ce­pre­si­den­ta de su ac­tual cam­pa­ña elec­to­ral. Y es que en es­tos 20 años ha con­se­gui­do que uni­ver­sal­men­te se la con­si­de­re la con­fe­so­ra, con­fi­den­te y ar­dien­te de­fen­so­ra de Hi­llary, has­ta el pun­to de que la can­di­da­ta ha lle­ga­do a afir­mar: “Ten­go una hi­ja, pe­ro si tu­vie­se otra, esa se­ría Hu­ma”. Im­per­tur­ba­ble, Hi­llary la ha man­te­ni­do a su la­do sin im­por­tar­le el cres­cen­do de vo­ces de con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos que han que­ri­do pre­sen­tar­la co­mo una “in­fil­tra­da” de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes y un pe­li­gro pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Ade­más, las dos mu­je­res, que com­par­ten más tiem­po jun­tas que con sus res­pec­ti­vos ma­ri­dos, es­tán her­ma­na­das tam­bién por ha­ber te­ni­do que pa­sar el mal tra­go de dar la ca­ra por un ma­ri­do con fal­ta de au­to­con­trol con el otro se­xo. Un es­tre­cho víncu­lo del que los me­dios más sen­sa­cio­na­lis­tas han in­ter­pre­ta­do to­do ti­po de ver­sio­nes: si goo­gleas “Hi­llary les­bia­na” el bus­ca­dor se lle­na de fo­tos de las dos mu­je­res jun­tas. Pe­ro la his­to­ria co­no­ci­da es bien dis­tin­ta. En 2010, Hu­ma se ca­sa­ba por to­do lo al­to en una ce­re­mo­nia ben­de­ci­da por el pro­pio pre­si­den­te Bill Clin­ton. El no­vio era el aho­ra ex­con­gre­sis­ta Ant­hony Wei­ner, un abo­ga­do ju­dío del círcu­lo de la fa­mi­lia pre­si­den­cial, co­no­ci­do por sus po­si­cio­nes fuer­te­men­te an­ti-is­la­mis­tas. “Vi­vi­mos en un cuen­to de ha­das”, de­cía Hu­ma po­cos días an­tes de que el es­pe­jis­mo de fe­li­ci­dad se des­mo­ro­na­ra. No ha­cía ni un año que se ha­bían ca­sa­do cuan­do, con

Im­per­tur­ba­ble, Hi­llary la ha man­te­ni­do a su la­do pe­se a las crí­ti­cas: “Es co­mo una hi­ja”.

Hu­ma em­ba­ra­za­da de su pri­mer hi­jo, el ma­ri­do tui­tea­ba una fo­to pa­ra sus 45.000 se­gui­do­res, en la que apa­re­cía lu­cien­do una erec­ción. Aun­que ini­cial­men­te Wei­mar lo ne­gó to­do, ase­gu­ran­do que se tra­ta­ba de una fal­si­fi­ca­ción de al­guien que ha­bía hac­kea­do su cuen­ta, an­te la apa­ri­ción de nue­vas prue­bas tu­vo que re­co­no­cer que no so­lo era él el au­tor y pro­ta­go­nis­ta de la gro­se­ra ima­gen des­ti­na­da a una es­tu­dian­te de 21 años –y que la ha­bía tui­tea­do a sus se­gui­do­res por error–, sino que tam­bién ha­bía man­da­do a otras seis mu­je­res sus po­de­ro­sas erec­cio­nes fo­to­grá­fi­cas.

Conexiones pe­li­gro­sas

A pe­sar de to­do (a pe­sar de la ver­güen­za) Hu­ma tu­vo la pre­sen­cia de áni­mo de apa­re­cer en rue­da de pren­sa jun­to a su ma­ri­do y per­do­nar­le en pú­bli­co. En 2013, Wei­mar vol­vía a la po­lí­ti­ca pa­ra op­tar a la al­cal­día de Nue­va York, opor­tu­ni­dad que se ce­rró con otra so­no­ra re­nun­cia tras des­ve­lar­se que se­guía en­vian­do fo­tos y men­sa­jes sexuales por la red a cuan­ta se­ño­ra se le an­to­ja­ba, con el seu­dó­ni­mo de Car­los Dan­ger. Y en­ton­ces si que em­pe­za­ron de ver­dad los pro­ble­mas pa­ra Hu­ma. An­te el nue­vo es­cán­da­lo, se sin­tió obli­ga­da a re­nun­ciar a su pues­to de je­fa de ga­bi­ne­te del De­par­ta­men­to de Es­ta­do. Pe­ro co­mo Hi­llary no po­día vi­vir sin ella, ideó una for­ma de con­tra­ta­ción ex­ter­na que le per­mi­tía com­par­tir su tra­ba­jo de ase­so­ra en la ad­mi­nis­tra­ción con otros dos, en la Fun­da­ción Clin­ton y la ban­ca Te­neo, lo que le re­por­ta­ba unos ingresos tan al­tos que fue­ron ca­ta­lo­ga­dos co­mo “éti­ca­men­te re­pro­ba­bles” por sus crí­ti­cos en el Con­gre­so. Ade­más, le acu­sa­ron no so­lo de ha­ber te­ni­do to­das las fa­ci­li­da­des pa­ra lo­grar el em­pleo, sino de fil­tra­cio­nes de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da. Al mis­mo tiem­po, cin­co con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos pe­dían ex­pli­ca­cio­nes al De­par­ta­men­to de Es­ta­do so­bre la con­tra­ta­ción de la ase­so­ra por las su­pues­tas vin­cu­la­cio­nes de su fa­mi­lia con el is­la­mis­mo ra­di­cal. ¿El mo­ti­vo? El pa­dre de Hu­ma se tras­la­dó con la fa­mi­lia a Ara­bia Sau­dí en 1978, don­de fue di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Asun­tos Is­lá­mi­cos y de su pu­bli­ca­ción, el Jour­nal of Mus­lim Mi­no­rity Af­fairs, ba­jo el pa­tro­ci­nio de Ab­du­llah Omar Nas­sef, des­ta­ca­do di­ri­gen­te de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes. En es­te pe­rió­di­co, de­di­ca­do a “ilu­mi­nar con la fe” a las mi­no­rías mu­sul­ma­nas en la diás­po­ra, es don­de se for­mó Hu­ma co­mo pe­rio­dis­ta y don­de ejer­ció co­mo sub­di­rec­to­ra en­tre 1996 y 2008, cuan­do for­ma­ba ya par­te de la cor­te de Hi­llary. Ade­más, allí si­guen tra­ba­jan­do sus her­ma­nos y su ma­dre, quien se hi­zo car­go de la di­rec­ción tras la muer­te de su ma­ri­do en 1993. ¿Mo­ti­vos pa­ra sos­pe­char o más car­na­za pa­ra los enemi­gos de la pro­ba­ble pre­si­den­ta de Es­ta­dos Uni­dos? Con la cam­pa­ña de Clin­ton pa­ra la no­mi­na­ción de­mó­cra­ta, ese ven­da­val de acu­sa­cio­nes ha co­bra­do nue­va ac­tua­li­dad. So­bre to­do, por­que a día de hoy el Con­gre­so tie­ne so­me­ti­da a Hi­llary a una in­ves­ti­ga­ción por el con­tro­ver­ti­do uso de su co­rreo per­so­nal. Hu­ma ha si­do lla­ma­da a de­cla­rar de nue­vo an­te la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so, con el fin de que res­pon­da so­bre los más de 45.000 mails del co­rreo pri­va­do de Hi­llary, en los que el que su nom­bre fi­gu­ra muy a me­nu­do. Y el he­cho de que gran par­te fue­ran bo­rra­dos so­lo ha ser­vi­do pa­ra aña­dir con­tro­ver­sia al asun­to. Los ace­ros ape­nas es­tán des­en­vai­na­dos en una cam­pa­ña pre­si­den­cial que, con Hu­ma de por me­dio, pro­me­te ser una de las más des­pia­da­das.

Pe­se a los es­cán­da­los sexuales de su ma­ri­do, Hu­ma le apo­yó. Co­mo Hi­llary.

Hu­ma Abe­din ha se­gui­do el ejemplo de su je­fa tam­bién en su vi­da pri­va­da: tras des­cu­brir­se (en dos oca­sio­nes) que su ma­ri­do, el con­gre­sis­ta Ant­hony Wei­ner, in­ter­cam­bia­ba fo­tos eró­ti­cas en la red con otras mu­je­res, ella le apo­yó pú­bli­ca­men­te. A la dcha., jun­to a él en el re­cien­te bai­le del MET.

A la iz­quier­da, de com­pras por los Ham­ptons y con un look ca­si cló­ni­co en 2012. Unos pa­sos por de­trás, la hi­ja de Hi­llary, Chel­sea Clin­ton. So­bre es­tas lí­neas, en una re­cep­ción ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.