Vi­da ver­de, vi­da sa­na

Es la pa­la­bra de mo­da: sa­lu­da­ble. Y en torno a ella ha sur­gi­do una nue­va for­ma de en­ten­der la ali­men­ta­ción: ver­de, a ser po­si­ble or­gá­ni­ca, de pro­xi­mi­dad y, so­bre to­do, fle­xi­ble. Así son (y así co­men), los fle­xi­ve­ge­ta­ria­nos. Por E. Cas­te­lló Fo­tos: V. Gi­mén

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

To­do el mun­do sa­be que ne­ce­si­ta cui­dar­se, pe­ro dis­fru­tar es tam­bién una for­ma de ha­cer­lo”. Así ex­pli­ca Nú­ria Coll, pe­rio­dis­ta, la in­quie­tud por una vi­da más sa­na que se ha ge­ne­ra­li­za­do en los úl­ti­mos tiem­pos. Coll fun­dó, ha­ce tres años, una re­vis­ta di­gi­tal (soy­co­mo­co­mo.es) pa­ra dar res­pues­ta a es­te gus­to por la ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y los nue­vos pro­duc­tos. Pe­ro si al­go di­fe­ren­cia a es­tas ga­nas de cui­dar­se de hoy de las del pa­sa­do es la fle­xi­bi­li­dad. “Na­die pue­de

ser na­da al 100%, ni co­mer to­do eco­ló­gi­co u or­gá­ni­co”, ase­gu­ra Jor­di Ba­rri, hi­jo de la res­tau­ra­do­ra ve­ge­ta­ria­na Te­re­sa Car­les y uno de los res­pon­sa­bles de Flex&ka­le, su nue­vo es­pa­cio en Bar­ce­lo­na. Car­les es­tá con­si­de­ra­da la in­tro­duc­to­ra en Es­pa­ña del fle­xi­ve­ge­ta­ria­nis­mo, esa nue­va for­ma de cul­tu­ra healthy que pa­re­ce ade­cuar­se más a los tiem­pos que co­rren. Sin con­sig­nas, obli­ga­cio­nes ni afa­nes de or­to­do­xia. Es­te con­cep­to (mez­cla en­tre ve­ge­ta­riano y fle­xi­ble) apa­re­ció a prin­ci­pios de los 90 pa­ra de­no­mi­nar a los ve­ge­ta­ria­nos no es­tric­tos. En reali­dad, su fi­lo­so­fía es sim­ple: ¡más ve­ge­ta­les! La die­ta pue­de te­ner car­ne y pes­ca­do, pe­ro sin ser pro­ta­go­nis­tas.

Ali­men­ta­ción sos­te­ni­ble

Cru­dí­vo­ros, ve­ga­nos, ovo­lac­to­ve­ge­ta­ria­nos... to­dos par­ten de una men­ta­li­dad si­mi­lar, lo que va­ría es la can­ti­dad de ali­men­tos no ve­ge­ta­les que es­co­gen. En Ale­ma­nia o Gran Bre­ta­ña, los ve­ge­ta­ria­nos son el 10% de la población. En Es­pa­ña, no lle­ga a la mi­tad, pe­ro es­tá en as­cen­so. “La gen­te se ha he­cho más aus­te­ra –re­fle­xio­na Coll– y es­to les ha lle­va­do a pen­sar so­bre el im­pac­to que su for­ma de con­su­mir tie­ne en el me­dio am­bien­te, en có­mo se crían los ani­ma­les o se cul­ti­van los ali­men­tos y en cuán­tos en­va­ses uti­li­za­mos”. To­dos coin­ci­den: se em­pie­za po­co a po­co, co­no­cien­do, sa­bo­rean­do. Es me­jor com­prar or­gá­ni­co y de pro­xi­mi­dad, si es po­si­ble. “Re­cuer­do cuan­do ha­ce años en­tra­bas en tien­das de ali­men­ta­ción sa­na y no en­ten­días mu­chas co­sas. Pe­ro a mí me en­can­ta la re­la­ción con mis clien­tes”, co­men­ta Mai­ca Ma­la­vé, due­ña de un col­ma­do eco­ló­gi­co. “Co­mer es­tá muy re­la­cio­na­do con las emo­cio­nes –ex­pli­ca la es­cri­to­ra, nu­tri­cio­nis­ta y coach Car­la Za­pla­na–. Hay que ol­vi­dar las die­tas y pen­sar en sen­tir­se me­jor, en co­mer sano y na­tu­ral con lo que tie­nes a mano. Sin vol­ver­nos lo­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.