La UNIÓN EU­RO­PEA de­be­ría de­vol­ver el No­bel de LA PAZ

Gra­cias a su lu­cha, la vio­la­ción se con­si­de­ra un cri­men con­tra la hu­ma­ni­dad. Tras en­fren­tar­se a los peo­res cri­mi­na­les de gue­rra, con 75 años no se ha can­sa­do de pe­lear. Por B. Na­va­zo Fo­to: A. Ri­ve­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

NNa­ció en la Sudáfrica del apart­heid, en una fa­mi­lia sin re­cur­sos per­te­ne­cien­te a la et­nia ta­mil. Tri­ple­men­te dis­cri­mi­na­da por ser mu­jer, por ser po­bre y por el co­lor de su piel, lo­gró de­rri­bar to­dos los obs­tácu­los a fuer­za de bri­llan­tez intelectual y re­bel­día. “Los afri­ca­nos de co­lor que lle­ga­mos a al­go, tu­vi­mos que tra­ba­jar muy du­ro. Cuan­do en­tré en la uni­ver­si­dad, te­nía que es­tu­diar en un an­ti­guo al­ma­cén de pa­ta­tas. Allí con­se­guí mis di­plo­mas”, cuen­ta. To­da su co­mu­ni­dad se vol­có pa­ra fi­nan­ciar sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y Pi­llay no de­cep­cio­nó: se li­cen­ció en De­re­cho en Sudáfrica y lue­go se doc­to­ró en Har­vard (EE.UU.). Des­de en­ton­ces, ha es­ta­do siem­pre al la­do de las víc­ti­mas. Fue de­fen­so­ra de ac­ti­vis­tas an­ti apart­heid, de­nun­cian­do las tor­tu­ra y con­tri­bu­yen­do a con­se­guir que se res­pe­ta­ran los de­re­chos los pre­sos de Rob­ben Is­land, en­tre los que es­ta­ba Nel­son Man­de­la. Ade­más, pre­si­dió el Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal pa­ra Ruan­da, que juz­gó el ge­no­ci­dio de 1994. Lue­go fue jue­za de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal en La Ha­ya y tam­bién Al­ta Co­mi­sio­na­da de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, car­gos des­de los que ha de­fen­di­do los de­re­chos de mu­je­res, mi­no­rías, mi­gran­tes, in­dí­ge­nas, ho­mo­se­xua­les… Hoy, a sus 75 años, con el ac­ti­vis­mo in­crus­ta­do en el al­ma, es miem­bro del Co­mi­sio­na­do In­ter­na­cio­nal con­tra la Pe­na de Muer­te. Nos en­con­tra­mos con Na­vi, co­mo pre­fie­re que la lla­men, en el mar­co del VI En­cuen­tro Mu­je­res que Trans­for­man el Mun­do, que or­ga­ni­za el Ayun­ta­mien­to de Se­go­via des­de 2011.

Mu­jer­hoy. ¿Có­mo se lle­ga tan al­to par­tien­do des­de tan aba­jo? Na­va­net­hem Pi­llay. Mu­cha gen­te me ha di­cho que soy co­mo una de esas flo­res que cre­cen en­tre los es­com­bros, por­que na­cí y me crié, cier­ta­men­te, en una zo­na muy po­bre y en un tiem­po en el que las po­si­bi­li­da­des pa­ra una mu­jer de co­lor eran ver­da­de­ra­men­te muy es­ca­sas.

De­bió de te­ner us­ted unos pa­dres muy avanzados…

Sí. En la es­cue­la, to­das las chi­cas de 15 o 16 años eran obli­ga­das a ca­sar­se. Pe­ro yo no, y mu­cha gen­te cri­ti­có a mis pa­dres por eso, pe­ro ellos creían que chi­cos y chi­cas de­bían te­ner las mis­mas opor­tu­ni­da­des. So­mos cua­tro her­ma­nas y dos so­mos jue­ces y otras dos tra­ba­jan co­mo di­rec­to­ras de co­le­gio.

Us­ted fue la pri­me­ra mu­jer no blan­ca en con­ver­tir­se en abo­ga­da en Sudáfrica, la pri­me­ra en ser jue­za y, más tar­de, la pri­me­ra en pre­si­dir un tri­bu­nal in­ter­na­cio­nal… ¿Ha si­do du­ro ser pio­ne­ra? Sí, es muy di­fí­cil, por­que la gen­te siem­pre tra­ta de di­sua­dir­te, de des­ani­mar­te. En la es­cue­la, cuan­do de­cía que que­ría ser abo­ga­da, los pro­fe­so­res me de­cían: “Oh, de ver­dad? ¿Aca­so es rico tu pa­dre? Por­que la uni­ver­si­dad cues­ta mu­cho…”. Y to­das las mu­je­res tra­ta­ban de con­ven­cer­me de que me ca­sa­ra. Des­pués de ti­tu­lar­me co­mo abo­ga­da, na­die qui­so dar­me tra­ba­jo, así que me vi for­za­da a abrir mi pro­pio des­pa­cho, pe­ro en­ton­ces tam­bién me cri­ti­ca­ron. De­cían que era muy pre­sun­tuo­sa. Pe­ro no ha­bía otra po­si­bi­li­dad pa­ra mí por­que los bu­fe­tes de blan­cos ja­más me da­rían un em­pleo. Ale­ga­ban que las se­cre­ta­rías blan­cas no po­dían to­le­rar re­ci­bir ins­truc­cio­nes de una mu­jer ne­gra; que, ade­más, co­mo soy una mu­jer, en­se­gui­da me que­da­ría em­ba­ra­za­da y ade­más, de­cían: “¿Qué ti­po de ne­go­cio po­drías traer a la com­pa­ñía: aca­so tu pa­dre es un hom­bre de ne­go­cios, un mé­di­co, un em­pre­sa­rio…?”. No, mi pa­dre so­lo era un con­duc­tor de au­to­bús mal pa­ga­do.

Ade­más de la va­len­tía, ¿qué otras cua­li­da­des di­ría que la han lle­va­do has­ta aquí? De­ter­mi­na­ción, in­con­for­mis­mo y un es­pí­ri­tu ac­ti­vis­ta con­tra las in­jus­ti­cias.

Pre­si­dió us­ted el Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal pa­ra Ruan­da… ¿Las mu­je­res han ju­ga­do un pa­pel cru­cial en la ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das en aquel país? Ruan­da es el país con más mu­je­res en el par­la­men­to. El mo­ti­vo prin­ci­pal es que la ma­yo­ría de los hom­bres mu­rie­ron en el con­flic­to, pe­ro el se­gun­do es que fue­ron ellas las que to­ma­ron las rien­das en la re­cons­truc­ción pa­ra se­guir ade­lan­te con sus vi­das.

Son, en su ma­yo­ría, mu­je­res que arras­tran his­to­rias te­rri­bles.

Esas mu­je­res son su­per­vi­vien­tes. Fue­ron víc­ti­mas y tes­ti­gos de crímenes atro­ces, abusos sexuales y vio­la­cio­nes de to­do ti­po. Mu­chas per­so­nas nos de­cían que no po­dría­mos lle­var a ca­bo los jui­cios por­que las mu­je­res no se atre­ve­rían a ve­nir a de­cla­rar, pe­ro tu­vie­ron el co­ra­je de ha­cer­lo sin ob­te­ner na­da a cam­bio. Sa­bían que no ten­drían com­pen­sa­ción ni re­pa­ra­ción. So­lo que­rían que se hi­cie­ra jus­ti­cia.

Lo­gró us­ted ele­var las vio­la­cio­nes y agre­sio­nes sexuales a la ca­te­go­ría de ge­no­ci­dio. An­tes de Ruan­da, cuan­do for­mé par­te de tri­bu­na­les de ese ti­po, ob­ser­vé que los jue­ces so­lo es­ta­ban in­tere­sa­dos en los car­gos que se ha­bían pre­sen­ta­do y que cons­ta­ban en los pa­pe­les. Así que, si una mu­jer em­pe­za­ba a ha­blar de otro asun­to, la pa­ra­ban sin es­cu­char­la. Nor­mal­men­te, eran hom­bres que no se preo­cu­pa­ban de in­da­gar más. En­tre los mu­chos crímenes que juz­gá­ba­mos en Ruan­da, no ha­bía ni un so­lo car­go por vio­la­ción. Sin em­bar­go, nues­tra la­bor co­mo jue­ces es pro­cu­rar que se ha­ga jus­ti­cia. Así que, cuan­do una mu­jer vino y nos con­tó que vio có­mo era vio­la­da su hi­ja de seis años de­lan­te de ella y que co­no­cía a los tres hom­bres que lo ha­bían he­cho, le di­ji­mos: “Da­nos sus nom­bres”. Es­tá­ba­mos in­tere­sa­dos en ha­cer jus­ti­cia y fue a par­tir de ahí cuan­do co­men­za­ron las in­ves­ti­ga­cio­nes que re­ve­la­ron que hu­bo mi­les y mi­les de mu­je­res y ni­ñas tut­si vio­la­das, tor­tu­ra­das, mu­ti­la­das sal­va­je­men­te y la ma­yo­ría ase­si­na­das des­pués.

¿Cuál es la tras­cen­den­cia de es­te pa­so?

Al con­se­guir que la vio­la­ción fue­ra con­si­de­ra­da un ar­ma de gue­rra, un cri­men con­tra

“He si­do muy fe­liz con ca­da pe­que­ña vic­to­ria, por­que con­du­ce al si­guien­te cam­bio”.

la Hu­ma­ni­dad, se es­ta­ble­ció un pre­ce­den­te ju­rí­di­co que se apli­ca­ría des­pués en la ex Yu­gos­la­via. Eso no ha­bría si­do po­si­ble sin el jui­cio que lle­va­mos a ca­bo en Ruan­da y, a su vez, ese jui­cio no hu­bie­ra si­do po­si­ble si las mu­je­res no hu­bie­ran te­ni­do la va­len­tía de pres­tar sus tes­ti­mo­nios. Ade­más, mo­di­fi­ca­mos la de­fi­ni­ción de vio­la­ción pa­ra que in­clu­ye­ra a cual­quier per­so­na (an­tes so­lo se re­fe­ría a las mu­je­res, pe­ro en Yu­gos­la­via, por ejemplo, tam­bién hu­bo ca­sos de ni­ños y chi­cos) y pa­ra que in­clu­ye­ra cual­quier in­va­sión fí­si­ca de na­tu­ra­le­za se­xual con uso de la fuer­za.

En to­dos los con­flic­tos, las mu­je­res han si­do tra­ta­das co­mo ob­je­tos. ¿Es­tá de acuer­do? His­tó­ri­ca­men­te, las mu­je­res siem­pre han si­do tra­ta­das co­mo tro­feos de gue­rra. Los sol­da­dos po­dían lle­gar a un te­rri­to­rio y to­mar­las, ha­cer de ellas lo que les die­ra la ga­na. Hay do­cu­men­tos que prue­ban que a los sol­da­dos ame­ri­ca­nos se les de­cía que si iban a Viet­nam po­drían te­ner tan­tas “mu­je­res ama­ri­llas” co­mo qui­sie­ran.

Us­ted, que ha vis­to tan­tas tra­ge­dias y tan­ta cruel­dad, ¿cree en la bon­dad del ser hu­mano? En las úl­ti­mas dé­ca­das ha ha­bi­do un gran avan­ce en las le­yes in­ter­na­cio­na­les: des­de Nu­rem­berg has­ta 1993 no ha­bía ha­bi­do nin­gún tri­bu­nal in­ter­na­cio­nal de jus­ti­cia ni in­ves­ti­ga­ción de crímenes con­tra los De­re­chos Hu­ma­nos. Así que es­toy con­ven­ci­da de que la cruel­dad con­ti­nua­rá, pe­ro los cri­mi­na­les no ten­drán es­ca­pa­to­ria. Mi­ra Ra­do­van Ka­rad­zic y Rat­ko Mla­dic, res­pon­sa­bles de la ma­sa­cre de Sre­bre­ni­ca. Lo in­ten­ta­ron, pe­ro no han po­di­do huir y es­con­der­se eter­na­men­te, fue­ron arres­ta­dos 10 años des­pués y lle­va­dos a los tri­bu­na­les. ¿Cuál es su opi­nión so­bre el acuer­do de la Unión Eu­ro­pea pa­ra ex­pul­sar a los re­fu­gia­dos de nues­tro te­rri­to­rio? Es muy tris­te, por­que te­ne­mos un buen sis­te­ma de le­yes in­ter­na­cio­na­les so­bre los re­fu­gia­dos, desa­rro­lla­do a lo lar­go de 60 años, y Eu­ro­pa con­tri­bu­yó en su ela­bo­ra­ción e ins­tó a to­dos los paí­ses a que las ob­ser­va­ran. Pe­ro aho­ra que ha lle­ga­do el mo­men­to de de­mos­trar que res­pe­tan sus va­lo­res y sus prin­ci­pios, que con­sis­ten en pro­te­ger a los re­fu­gia­dos y no ex­pul­sar­los a la fuer­za, no lo es­tán ha­cien­do. Arres­tar­los y de­vol­ver­los for­zo­sa­men­te su­po­ne una vio­la­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos. ¿Al­gu­na su­ge­ren­cia? Otros paí­ses han afron­ta­do el re­to de los re­fu­gia­dos ha­ce mu­chos, mu­chos años. Mi país, Sudáfrica, y otros co­mo Lí­bano o Jor­da­nia han te­ni­do du­ran­te años más re­fu­gia­dos que su pro­pia población y no han ce­rra­do las puer­tas.

En 2012 la Unión Eu­ro­pea re­ci­bió el No­bel de la Paz “por su con­tri­bu­ción al avan­ce de la paz, la re­con­ci­lia­ción, la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos en Eu­ro­pa”... Es un pre­mio que de­be­ría de­vol­ver.

Da la sen­sa­ción de que las ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les y su­pra­na­cio­na­les no es­tán a la al­tu­ra. Creo que los eu­ro­peos no quie­ren per­der la hu­ma­ni­dad ni los va­lo­res. He vis­to mu­chas imá­ge­nes de per­so­nas nor­ma­les –ale­ma­nes, grie­gos, ita­lia­nos– brin­dan­do su ayu­da, ce­dien­do ali­men­tos, alo­ja­mien­to… Los go­bier­nos de­ben es­cu­char a las vo­ces de la ca­lle y no lo ha­cen. Y no so­lo en es­te ca­so, tam­po­co lo han he­cho en la si­tua­ción de­ri­va­da de la cri­sis fi­nan­cie­ra, por ejemplo, y se han mos­tra­do in­sen­si­bles a los pro­ble­mas de la gen­te. Los go­bier­nos no de­be­rían peo­cu­par­se so­lo por las pró­xi­mas elec­cio­nes, de­be­rían, an­te to­do, res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos. ¿Es im­por­tan­te aca­bar con la im­pu­ni­dad de los po­de­ro­sos? Sin du­da. Ha si­do la im­pu­ni­dad la que ha per­mi­ti­do co­me­ter las ma­yo­res atro­ci­da­des.la jus­ti­cia es esen­cial pa­ra la paz y la es­ta­bi­li­dad.

Na­ció us­ted ba­jo el apart­heid y ha si­do tes­ti­go de la po­bre­za, la dis­cri­mi­na­ción, la ex­clu­sión y los crímenes más atro­ces… ¿Có­mo con­si­gue ser una mu­jer fe­liz? He pa­sa­do más de 30 años lu­chan­do por los más desfavorecidos y he si­do muy fe­liz cuan­do he con­se­gui­do ca­da pe­que­ña vic­to­ria, por­que ese pa­so di­mi­nu­to con­du­ce al si­guien­te cam­bio. Mu­chos de mis ami­gos, com­pa­ñe­ros abo­ga­dos y mi pro­pio ma­ri­do han si­do de­te­ni­dos y tor­tu­ra­dos. Ha ha­bi­do mu­cho por lo que llo­rar, pe­ro to­dos han si­do muy va­lien­tes, han de­mos­tra­do su co­ra­je y nun­ca les he vis­to au­to­com­pa­de­cer­se. A ve­ces me gus­ta­ría ju­bi­lar­me y des­co­nec­tar de to­do, pe­ro es­toy aquí, ha­blan­do so­bre es­tos te­mas, por­que ne­ce­si­ta­mos a to­do el mun­do ha­cien­do lo que pue­da. Aun­que so­lo sea ha­blar y de­ba­tir.

La ju­ris­ta es op­ti­mis­ta a pe­sar de to­do: “La cruel­dad con­ti­nua­rá, pe­ro los cri­mi­na­les no ten­drán es­ca­pa­to­ria. Mi­ra Ka­rad­zic”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.