Nos ve­mos en el in­fierno

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo - JOR­GE CA­RRIÓN* *Jor­ge Ca­rrión es au­tor de Te­les­ha­kes­pea­re (Erra­ta Na­tu­rae).

Amo las tor­men­tas”

Con­fie­so que me enamo­ré de Isa­be­lle: esa chi­ca enig­má­ti­ca que Ber­nar­do Ber­to­luc­ci en­claus­tró en un pi­so de los 60, en So­ña­do­res. Con­fie­so que me enamo­ré de su bai­le des­nu­da, de sus 20 ve­ra­nos en lla­mas, de la ac­triz que la en­car­na­ba: Eva Green. Con­fie­so que nun­ca más la vi, pe­se a to­das la pe­lí­cu­las en que par­ti­ci­pó, has­ta que me en­con­tré en 2014 con la ado­les­cen­te trans­for­ma­da en mu­jer, con los ras­gos de Isa­be­lle afi­la­dos por el tiem­po, con ese otro per­so­na­je mag­né­ti­co, mu­chí­si­mo más com­ple­jo, lla­ma­do Va­nes­sa Ives. De és­ta con­fie­so que es im­po­si­ble enamo­rar­se. En un ca­pí­tu­lo de Penny Dread­ful se re­la­ta esa trans­for­ma­ción. Va­nes­sa era una ni­ña cán­di­da has­ta el día en que des­cu­brió que su ma­dre se acos­ta­ba con su ve­cino, el ex­plo­ra­dor sir Mal­colm Mu­rray. Ese trau­ma os­cu­re­ció su psi­que e hi­zo que años más tar­de, al des­cu­brir su pro­pia se­xua­li­dad, se­du­je­ra al pro­me­ti­do de su me­jor ami­ga, Mi­na Mu­rray, la vís­pe­ra del ma­tri­mo­nio. A par­tir de en­ton­ces los des­ajus­tes psi­co­ló­gi­cos de Va­nes­sa, sus in­ter­na­mien­tos en sa­na­to­rios, em­pe­za­ron a con­tra­pun­tear­se con posesiones dia­bó­li­cas y en­se­ñan­zas de bruja. Cuan­do Mi­na sea es­cla­vi­za­da por un vam­pi­ro, su vie­ja ami­ga se alia­rá con sir Mal­colm pa­ra in­ten­tar sal­var­la. Y em­pe­za­rá la se­rie. Mé­dium, des­te­rra­da, bruja, aven­tu­re­ra, Va­nes­sa es­tá con­de­na­da, por tan­to, a la os­cu­ri­dad. Cuan­do esos ami­gos im­pro­ba­bles que la ayu­dan en su mi­sión, co­mo el hom­bre-lobo Et­han o el doc­tor Fran­kens­tein, la ro­dean en es­pa­cios ase­dia­dos por enemi­gos so­bre­na­tu­ra­les, ve­mos que es el cen­tro del re­la­to. Un cen­tro fe­me­nino ro­dea­do de mas­cu­li­ni­dad. Penny Dread­ful cuen­ta la his­to­ria de dos ami­gas ra­ras, la pre­sen­te y la au­sen­te. Dos ami­gas so­las se­pa­ra­das por de­ma­sia­dos hom­bres. Con­fie­so que deseé a Eva Green con su más­ca­ra de Isa­be­lle; pe­ro que la ad­mi­ro en su dis­fraz de Va­nes­sa Ives. En las es­ce­nas más ex­tre­mas, cuan­do es po­seí­da y sus miem­bros se des­en­ca­jan, cuan­do es ate­mo­ri­za­da y su ca­ra se li­cua has­ta ser un ga­ra­ba­to o un gri­to, la ac­triz se reivin­di­ca en su aba­ni­co de re­gis­tros dra­má­ti­cos. Es im­po­si­ble enamo­rar­se de su per­so­na­je, ni si­quie­ra cuan­do bai­la ele­gan­tí­si­ma con Do­rian Grey, por­que su so­le­dad y su os­cu­ri­dad no tien­den puen­tes. Pe­ro que mi amor y mi de­seo se ha­yan trans­for­ma­do en ad­mi­ra­ción so­lo pue­de ser una bue­na se­ñal. ¿De qué? Pre­fie­ro no sa­ber­lo.

Eva Green ca­rac­te­ri­za­da co­mo Va­nes­sa Ives en Penny Dread­ful.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.