MUY

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

EOs­cri­bir so­bre la pro­pia ma­dre im­pli­ca un de­li­ca­do ejer­ci­cio de in­tros­pec­ción, sea cual sea el ni­vel de fan­ta­sía que im­preg­ne la me­mo­ria. La es­cri­to­ra ale­ma­na An­gé­li­ka Schrobs­dorff pu­bli­có Tú no eres co­mo otras ma­dre 40 años des­pués de que es­ta hu­bie­ra fa­lle­ci­do. ¿En qué era di­fe­ren­te El­se Kirsch­ner de las otras ma­dres de la bur­gue­sía ale­ma­na de los años 20? An­gé­li­ka, su hi­ja, pro­por­cio­na el pri­mer da­to: “En un mun­do de au­to­en­ga­ño, di­si­mu­lo e hi­po­cre­sía, El­se era tan au­tén­ti­ca y ele­men­tal co­mo pue­de ser­lo una cria­tu­ra de la na­tu­ra­le­za, y al mis­mo tiem­po te­nía un pen­sa­mien­to agu­do, más ágil, rá­pi­do e in­de­pen­dien­te que las mu­je­res de su épo­ca”. Sa­bre­mos de su re­bel­día y de su bo­da con Fritz, un in­te­lec­tual goy (en yid­dish, no ju­dío). El ma­tri­mo­nio es fe­liz has­ta que El­se des­cu­bre que su ma­ri­do la en­ga­ña. En lu­gar de asu­mir­lo o di­vor­ciar­se –y aquí ra­di­ca una de las cla­ves de por qué no es co­mo otras ma­dres–, El­se de­ci­de se­guir el ejem­plo de su ma­ri­do. Un ma­tri­mo­nio abier­to, con dos aman­tes su­ce­si­vos. Pri­me­ro, Hans, pa­dre de su se­gun­do hi­jo; lue­go lle­ga En­rich, el pa­dre de An­gé­li­ka, que co­men­ta: “Nun­ca sa­bré co­mo El­se lo­gró arre­glár­se­las con los tres hom­bres ni co­mo re­par­tía sus fa­vo­res en­tre ellos”. La fa­mi­lia fun­cio­na im­pe­ca­ble­men­te, por­que El­se, aun­que no es co­mo to­das las ma­dres, sí lo es en el amor que sien­te por sus hi­jos. Los her­ma­nas­tros vi­ven fe­li­ces pe­ro ig­no­ran­tes del “gran se­cre­to, del te­rri­ble se­cre­to de que eran ju­díos”. Has­ta que lle­gan el Ter­cer Reich, la hui­da a Bul­ga­ria y el des­en­cuen­tro en­tre ma­dre e hi­ja. La úl­ti­ma par­te de es­ta for­mi­da­ble no­ve­la son las car­tas que El­se es­cri­bió en Ber­lín, an­tes de mo­rir: “Ser li­bre y au­tó­no­ma son co­sas que a una no le de­cep­cio­nan nun­ca. Oja­lá lo hu­bie­ra sa­bi­do an­tes. Los ma­tri­mo­nios sue­len fra­ca­sar por al­gún mo­ti­vo, y sa­ber en­ton­ces ca­mi­nar por sus pro­pios pies es la sal­va­ción pa­ra la mu­jer”. Lú­ci­da has­ta el fi­nal.

La au­to­ra, An­gé­li­ka Schrobs­dorff, en una ima­gen de su in­fan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.