EL FAC­TOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

OUn em­ba­ra­zo es co­sa de dos. “En oca­sio­nes, la pa­cien­te lle­ga a la con­sul­ta con una car­pe­ta de prue­bas y el ma­ri­do, co­mo mu­cho, se ha he­cho un es­cue­to se­mi­no­gra­ma. Eso no de­be­ría su­ce­der, ya que el es­tu­dio del fac­tor mas­cu­lino es fá­cil, la ma­yo­ría de las ve­ces po­co in­va­si­vo y sus cau­sas, nor­mal­men­te, fá­ci­les de tra­tar”, ex­pli­ca la dra. Ló­pez. Cuan­do el pro­ble­ma que ha lle­va­do a la pa­re­ja has­ta el es­pe­cia­lis­ta son los abor­tos de re­pe­ti­ción, una de la prue­bas a te­ner en cuen­ta es el test de frag­men­ta­ción del ADN es­per­má­ti­co. “Si el hom­bre man­tie­ne há­bi­tos tó­xi­cos (si fu­ma, por ejem­plo), pue­de que au­men­te la frag­men­ta­ción de los es­per­ma­to­zoi­des, que es un fac­tor de ries­go”, acla­ra la dra. Gai­te­ro. Si los va­lo­res so­lo sa­len al­te­ra­dos, se rea­li­za un tra­ta­mien­to “pre­ven­ti­vo”, que con­sis­te en adi­mi­nis­trar an­ti­oxi­dan­tes y rea­li­zar un cul­ti­vo pa­ra vi­gi­lar la evo­lu­ción. “Pe­ro si es un pro­ble­ma pa­to­ló­gi­co, ad­mi­nis­tra­mos an­ti­bió­ti­cos en pau­tas lar­gas y re­pe­ti­mos la frag­men­ta­ción ”, con­clu­ye la dra. Ló­pez. El fac­tor ute­ri­no su­po­ne en­tre un 10 y un 15% de es­tos ca­sos. “Un ta­bi­que den­tro del úte­ro, te­ner ad­he­ren­cias de in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas anteriores... Hay va­rios fac­to­res anató­mi­cos que pue­den cau­sar es­te pro­ble­ma, aun­que las mal­for­ma­cio­nes del úte­ro son las más co­mu­nes y, nor­mal­men­te, tie­nen so­lu­ción”, ase­gu­ra la dra. Gai­te­ro. La ca­pa­ci­dad del úte­ro de dis­ten­der­se, cre­cer y de ce­rrar el cér­vix, los mio­mas y las en­do­me­tri­tis (una in­fec­ción del en­do­me­trio) tam­bién son cau­sas pro­ba­bles. Den­tro de la mal­for­ma­cio­nes ute­ri­nas, el úte­ro sep­to (te­ner un ta­bi­que den­tro del úte­ro) es la mal­for­ma­ción más fre­cuen­te y se re­la­cio­na con has­ta un 60% de los ca­sos. El tra­ta­mien­to más ha­bi­tual es pa­sar por el qui­ró­fano. “Rea­li­zar una his­te­ros­co­pia qui­rúr­gi­ca pa­ra eli­mi­nar­lo dis­mi­nu­ye el ries­go en un 60% a un 20%”, se­gún ex­pli­ca la doc­to­ra Lo­re­to Ló­pez.

OSon des­ór­de­nes de la coa­gu­la­ción de la san­gre que pro­du­cen un in­cre­men­to del ries­go de desa­rro­llar coá­gu­los (trom­bo­sis). Es­tos des­equi­li­brios de la coa­gu­la­ción, que tie­nen una pre­va­len­cia es­ti­ma­da en la po­bla­ción de en­tre un 10 y un 15%, pue­den apa­re­cer es­pon­tá­nea­men­te en un mo­men­to de la vi­da y/o ser he­re­di­ta­rios. Lo peor es que mu­chos de los afec­ta­dos no sa­ben que pa­de­cen es­te pro­ble­ma y las em­ba­ra­za­das por­ta­do­ras de una trom­bo­fi­lia tie­nen ma­yor ries­go de que su em­ba­ra­zo no pros­pe­re. El sín­dro­me an­ti­fos­fo­li­pí­di­co es la prin­ci­pal trom­bo­fi­lia no he­re­di­ta­ria. En él, el or­ga­nis­mo desa­rro­lla unos an­ti­cuer­pos que se unen a cier­tas par­tes gra­sas de las cé­lu­las lla­ma­das fos­fo­lí­pi­dos. Por sí so­lo, es­te sín­dro­me ex­pli­ca­ría el 15% de los diag­nós­ti­cos de abor­to re­cu­rren­te y las pa­cien­tes que no re­ci­ben tra­ta­mien­to tie­nen un ries­go de un 90%. Pa­ra de­tec­tar­lo se de­ben se­guir cri­te­rios clí­ni­cos (ha­ber su­fri­do tres o más pér­di­das por de­ba­jo de las 10 se­ma­nas) y dar po­si­ti­vo en an­ti­cuer­pos an­ti­fos­fo­li­pí­di­cos en san­gre en dos oca­sio­nes, con un in­ter­va­lo de 12 se­ma­nas. Se tra­ta con as­pi­ri­na y he­pa­ri­na de ba­jo pe­so mo­le­cu­lar. Gra­cias a es­te tra­ta­mien­to, el ries­go pue­de des­cen­der has­ta un 15%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.