Qué nos pa­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

Se pue­de vi­vir el he­cho de pe­dir per­dón co­mo al­go que nos ha­ce sen­tir frá­gi­les y evi­tar­lo por ese mo­ti­vo. Si el otro no re­ci­be bien las dis­cul­pas, es pro­ba­ble que se evi­te dar­las. En­ton­ces ha­brá que pre­gun­tar­se por qué se es­tá con al­guien que nie­ga los sen­ti­mien­tos. Cuan­do se nie­ga lo que ha­ce­mos con­tra la pa­re­ja y no se re­co­no­ce la ca­pa­ci­dad pa­ra da­ñar, es po­si­ble que tam­bién se nie­gue que el otro nos pue­de he­rir y aguan­tar más de la cuen­ta por no sa­ber de­fen­der­nos. lo hi­zo, por­que ha­bía po­di­do ela­bo­rar en el tra­ta­mien­to su am­bi­va­len­cia ha­cia Ele­na. En su re­la­ción, re­pe­tía el víncu­lo afec­ti­vo que man­te­nía con su pa­dre, un hom­bre al que Raúl ad­mi­ra­ba, pe­ro al que veía co­mo un ri­val. La ca­pa­ci­dad pa­ra he­rir a la pa­re­ja es ele­va­da, ya que los afec­tos y la fra­gi­li­dad son más in­ten­sos que en otras re­la­cio­nes. Si la co­mu­ni­ca­ción fa­mi­liar se ba­sa en la con­fian­za, en la bús­que­da de la ver­dad an­te los con­flic­tos y en el re­co­no­ci­mien­to de los erro­res y el per­dón sin re­pro­ches, es por­que se ha re­ci­bi­do una edu­ca­ción emo­cio­nal que per­mi­ti­rá ex­cu­sar­se con otro y dis­cul­par­se a uno mis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.