Sa­lud. Pér­di­das ges­ta­cio­na­les.

Que­dar­se pe­ro no lo­grar ser ma­dre, es una a la que se en­fren­tan al­gu­nas mu­je­res una y otra vez. Aho­ra la cien­cia in­ten­ta en­ten­der qué es­tá y có­mo so­lu­cio­nar­lo. S. Vi­vas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Eem­ba­ra­za­da, ntre un 10 y un 20% de los em­ba­ra­zos no lle­gan a un fi­nal fe­liz. Pa­ra el 2,5% de las mu­je­res, es­ta pér­di­da se re­pi­te una se­gun­da vez. Y pa­ra un 1% la pe­sa­di­lla vuel­ve una ter­ce­ra e in­clu­so una cuar­ta, una quinta... Un 1% no pa­re­ce de­ma­sia­do, pe­ro sí lo es. De he­cho, los es­pe­cia­lis­tas acos­tum­bra­dos a des­en­tra­ñar los mis­te­rios de nues­tra fer­ti­li­dad (gi­ne­có­lo­gos, he­ma­tó­lo­gos...), ase­gu­ran que esas pér­di­das re­cu­rren­tes tie­nen una in­ci­den­cia su­pe­rior a lo que ca­bría es­pe­rar si en ellas so­lo in­ter­vi­nie­ra el azar (en ese ca­so, se re­du­ci­rían a un 0,3%). O lo que es lo mis­mo, de­trás de ca­da una se es­con­de un mo­ti­vo. La­men­ta­ble­men­te, esos mis­mos es­pe­cia­lis­tas aún no son ca­pa­ces de po­ner nom­bre a to­das las cau­sas que pue­den dar al tras­te con un em­ba­ra­zo. De he­cho, en la mi­tad de los ca­sos, los mé­di­cos es­tán tan per­di­dos co­mo las mu­je­res que los su­fren, por­que to­do pa­re­cía ir bien, pe­ro al fi­nal sa­le mal. Sin em­bar­go, hay ra­zo­nes pa­ra con­tem­plar el va­so me­dio lleno, por­que pa­ra en el otro 50% de los ca­sos em­pie­za a ha­ber una ex­pli­ca­ción. Y en al­gu­nos ca­sos, so­lu­ción, si se pi­de ayu­da a tiem­po. “Tras su­frir un abor­to, el ries­go de pa­de­cer otro es de un 16% y, tras dos, de un 25%. Aun­que al­gu­nas guías mé­di­cas si­guen in­di­can­do que hay que ini­ciar las ex­plo­ra­cio­nes tras una ter­ce­ra pér­di­da, la evi­den­cia de­mues­tra que eso no au­men­ta la po­si­bi­li­dad de en­con­trar la cau­sa, por lo que aho­ra re­co­men­da­mos ha­cer un es­tu­dio tras su­frir so­lo dos abor­tos”, ex­pli­ca la dra. Lo­re­to Ló­pez, gi­ne­có­lo­ga de la clí­ni­ca Gi­ne­fiv. Y no es el úni­co ba­re­mo que es­tá cam­bian­do a la ho­ra de afron­tar es­tas pér­di­das. Clá­si­ca­men­te, el abor­to de fa­llan­do Por re­pe­ti­ción se ha­bía de­fi­ni­do co­mo su­frir tres o más pér­di­das ges­ta­cio­na­les anteriores a la se­ma­na 20 del em­ba­ra­zo. “Pe­ro en la ac­tua­li­dad el tér­mino que ga­na más adep­tos es el de pér­di­da ges­ta­cio­nal re­pe­ti­da, en el cual in­clui­ría­mos par­tos in­ma­du­ros, em­ba­ra­zos que no lle­gan a tér­mino, abor­tos bio­quí­mi­cos y pér­di­das del se­gun­do tri­mes­tre”, enu­me­ra la dra. Ló­pez. La edad es un ries­go por sí mis­mo. Y, en Es­pa­ña, ca­da vez te­ne­mos hi­jos más tar­de. Cuan­do la ma­dre lle­ga a los 40 años, la po­si­bi­li­dad de que el em­ba­ra­zo se pier­da de for­ma es­pon­tá­nea sube has­ta un 40%, y en­tre los 43 y los 44 años lle­ga al 60%. Pe­ro es­te es un pro­ble­ma com­ple­jo, que ca­si nun­ca obe­de­ce a una úni­ca cau­sa. Es­tos son los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les. pe­sa­di­lla Se cal­cu­la que en­tre el 60 y el 70% de las pér­di­das que se pro­du­cen du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre es­tán re­la­cio­na­das con que el em­brión su­fría al­gu­na al­te­ra­ción en sus cro­mo­so­mas. “Exis­te una re­la­ción en­tre la edad ma­ter­na y la cau­sa ge­né­ti­ca. En mu­je­res por en­ci­ma de los 40 años nos en­con­tra­mos con em­brio­nes anó­ma­los en más de un 60% de los ca­sos”, ase­gu­ra la dra. Lo­re­to Ló­pez. “Si en el es­tu­dio no se en­cuen­tra otra cau­sa po­si­ble, so­le­mos re­cu­rrir a un diag­nós­ti­co ge­né­ti­co preim­plan­ta­cio­nal pa­ra es­co­ger em­brio­nes sin pro­ble­mas”, ex­pli­ca la dra. Ana Gai­te­ro, je­fa de Ser­vi­cio Uni­dad de Re­pro­duc­ción Asis­ti­da de Sa­ni­tas Hos­pi­ta­les. Es­ta téc­ni­ca tam­bién es­tá in­di­ca­da en ca­so de edad ma­ter­na avan­za­da y cuan­do hay al­gu­na pér­di­da pre­via o hi­jos na­ci­dos con mal­for­ma­cio­nes. Usan­do el diag­nós­ti­co ge­né­ti­co preim­plan­ta­cio­nal se in­cre­men­tan las ta­sas de im­plan­ta­ción y de que el em­ba­ra­zo sal­ga ade­lan­te sin pro­ble­mas.

Tras un pri­mer ca­so, el ries­go de su­frir el se­gun­do es del 16%. Tras dos, de un 25%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.