Pro­ta­go­nis­ta. Fio­na Bar­ton.

Re­por­te­ra ve­te­ra­na y es­cri­to­ra no­vel, ha con­ver­ti­do La viuda, su pri­me­ra no­ve­la (un th­ri­ller so­bre pe­dofi­lia, ma­tri­mo­nios con se­cre­tos y pe­rio­dis­tas) en un best se­ller mun­dial. Via­ja­mos al sur de Fran­cia, don­de vi­ve, pa­ra en­tre­vis­tar­la. Por Ro­sa Gil /Fo­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

SSi una no­ve­la se ha co­ci­na­do al­gu­na vez a fue­go len­to, esa ha si­do La viuda. Su au­to­ra, la pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­ca Fio­na Bar­ton, ha ver­ti­do en ella más de 30 años de ob­ser­va­ción so­bre la con­di­ción hu­ma­na en sus mo­men­tos más os­cu­ros. Eso sí, pa­ra lan­zar­se a es­cri­bir tu­vo que apear­se de la vi­da fre­né­ti­ca del re­por­te­ro y mar­char­se co­mo vo­lun­ta­ria a Sri Lan­ka. Allí el rit­mo pau­sa­do la ayu­dó a es­cri­bir una ope­ra pri­ma que se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno en 31 paí­ses (y que lle­ga el 31 de ma­yo al nues­tro, de la mano de Pla­ne­ta). La his­to­ria, se cen­tra, no en el pre­sun­to cul­pa­ble de un de­li­to te­rri­ble, sino en lo que sa­be, y lo que sos­pe­cha, la es­po­sa que con­vi­ve con él ca­da día.

Mu­jer­hoy. Se lan­za a es­cri­bir a los cin­cuen­ta y tan­tos años y le sa­le una no­ve­la del gé­ne­ro de mo­da, el do­mes­tic noir... Fio­na Bar­ton. Bueno, yo so­lía ha­cer re­por­ta­jes de in­te­rés hu­mano, que tra­ta­ban de gen­te nor­mal a la que le pa­sa­ban co­sas ex­tra­or­di­na­rias. Y en eso con­sis­te ese gé­ne­ro, ¿no? El pe­rio­dis­mo, al fi­nal, es do­mes­tic noir. Pe­ro cuan­do me sen­té a es­cri­bir, no pen­sa­ba en gé­ne­ros. Que­ría es­cri­bir una his­to­ria. Y re­sul­ta que, cuan­do iba a en­tre­vis­tar a al­guien, me fi­ja­ba siem­pre en esas per­so­nas que es­tán en los bor­des de la his­to­ria: los hi­jos, las ma­dres, las es­po­sas. Y me pre­gun­ta­ba cuán­to sa­bían de lo que yo es­ta­ba oyen­do en ese mo­men­to. En los jui­cios, es­cu­chas la his­to­ria com­ple­ta de al­go te­rri­ble, un ase­si­na­to, un se­cues­tro, no pue­des pro­te­ger­te de los de­ta­lles. Y yo mi­ra­ba a la es­po­sa del acu­sa­do y me pre­gun­ta­ba có­mo afron­tas el sa­ber eso que po­dría ha­ber he­cho tu ma­ri­do, a quién crees, de cuán­to le crees ca­paz.

Es cu­rio­so que men­cio­ne ese ni­vel de de­ta­lle, por­que su no­ve­la evi­ta los de­ta­lles mor­bo­sos. Co­mo pe­rio­dis­ta te­nía que ser muy ex­plí­ci­ta. Pe­ro no dis­fru­ta­ba le­yen­do esa in­for­ma­ción. Y creo que el efec­to es mu­cho más fuer­te si los de­ta­lles se de­jan a la ima­gi­na­ción del lec­tor. Por otra par­te, he asis­ti­do a jui­cios en los que el ase­sino di­ce que en el mo­men­to del cri­men se sin­tió co­mo en un sue­ño, co­mo si su ce­re­bro hu­bie­ra cor­ta­do el tro­zo de pe­lí­cu­la en el que co­me­tía el ase­si­na­to. Me sor­pren­dió el po­der de la men­te pa­ra re­pri­mir lo que no quie­res ad­mi­tir. Y tam­bién lo usé

Ten­go en­ten­di­do que, pa­ra crear a Jean, la es­po­sa del pre­sun­to

“En los jui­cios, mi­ra­ba a la es­po­sa del acu­sa­do y me pre­gun­ta­ba cuán­to sa­bía”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.