Psi­coac­tua­li­dad.

El se­cre­to a vo­ces de Ma­ri­sa Bru­ni.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

LLa ma­dre de Car­la Bru­ni, Ma­ri­sa Bru­ni Te­des­chi, ha des­ve­la­do en su re­cien­te au­to­bio­gra­fía la iden­ti­dad del pa­dre bio­ló­gi­co de la can­tan­te. Car­la ya lo sa­bía, se en­te­ró de ese se­cre­to fa­mi­liar a los 28 años. El em­pre­sa­rio y com­po­si­tor de mú­si­ca clá­si­ca Al­ber­to Bru­ni, al que ella creía su pa­dre, se lo di­jo an­tes de mo­rir. Y aho­ra su ma­dre lo cuen­ta en un li­bro. ¿Por qué ca­lló tan­to tiem­po? ¿Se tra­ta de un ac­to de nar­ci­sis­mo, de ge­ne­ro­si­dad o de am­bas co­sas a la vez? Ella mis­ma lo ex­pli­ca: “Que­ría con­tar mi vi­da a mis hi­jas. Na­tu­ral­men­te, hay algunos pa­sa­jes que pue­den sor­pren­der, pero me da igual. A los 86 años pue­do de­cir lo que quie­ra”. Qui­zá Ma­ri­sa Bru­ni quie­re arre­glar cuen­tas con su pa­sa­do, po­ner pa­la­bras a epi­so­dios de su vi­da que per­ma­ne­cían en la som­bra. Es­cri­bir una au­to­bio­gra­fía no es so­lo un mo­do de ma­te­ria­li­zar al­go pre­via­men­te exis­ten­te co­mo re­cuer­do, se tra­ta tam­bién de cons­truir una nueva sub­je­ti­vi­dad por me­dio de la pa­la­bra es­cri­ta y de di­ri­gir­se a otro que habrá de leer­la. So­mos, en al­gu­na me­di­da, lo que nos con­ta­mos. En una en­tre­vis­ta ra­dio­fó­ni­ca, Ma­ri­sa ase­gu­ra­ba, re­fi­rién­do­se a su hi­ja Car­la: “El he­cho de que la hu­bie­ra te­ni­do con otro hom­bre no le sor­pren­dió na­da. Sin em­bar­go, me re­pro­chó que le hu­bie­ra ocul­ta­do la ver­dad du­ran­te tan­to tiem­po. Y te­nía ra­zón. Me arre­pien­to de no ha­bér­se­lo con­ta­do an­tes, pero en es­tas fa­mi­lias es­te ti­po de co­sas no se ha­bla­ban”. La que­ja de Car­la Bru­ni era lí­ci­ta, se tra­ta­ba de su ori­gen y era su ma­dre quien ha­bía te­ni­do que in­for­mar­la de quién era su pa­dre bio­ló­gi­co. Las ra­zo­nes pa­ra ese si­len­cio las re­fie­re a una prohi­bi­ción fa­mi­liar. En las fa­mi­lias de cla­se alta ita­lia­na pa­re­ce­ría que ha­bía una re­gla no es­cri­ta se­gún la cual te­nían que guar­dar las apa­rien­cias y ca­llar las ver­da­des, si es­tas se re­fe­rían a sal­tar­se lo es­ta­ble­ci­do. Ma­ri­sa ha que­ri­do trans­gre­dir la prohi­bi­ción fa­mi­liar y po­ner pa­la­bras a su vi­da, es­cri­bir sus re­glas. Se­gu­ro que se ha que­da­do a gus­to, no so­lo con ella mis­ma, sino tam­bién con sus hi­jas, a las que dio el li­bro an­tes de pu­bli­car­lo y que, se­gún afir­ma, am­bas apro­ba­ron. Ma­ri­sa Bru­ni Te­des­chi ase­gu­ra que su ma­ri­do y ella es­ta­ban pro­fun­da­men­te enamo­ra­dos y se per­do­na­ban to­das sus in­fi­de­li­da­des. Cuan­do Ma­ri­sa te­nía 35, co­men­zó una re­la­ción con el em­pre­sa­rio Gior­gio Rem­mert y, a la vez, otra con el hi­jo de es­te, Mau­ri­cio Rem­mert, de 19 años. De esa re­la­ción na­ció Car­la. Al­ber­to Bru­ni le dio sus ape­lli­dos, aun­que sa­bía que era hi­ja de Mau­ri­cio, cu­yo ro­man­ce con su mu­jer du­ró seis años. Por su par­te, el jo­ven pa­dre tam­bién sa­bía sobre su pa­ter­ni­dad. Po­co tiem­po des­pués de en­te­rar­se de que su pa­dre bio-

Los se­cre­tos sobre el ori­gen com­pli­can la po­si­bi­li­dad de ser uno mis­mo.

ló­gi­co era Mau­ri­cio Rem­mert, un hom­bre mu­cho más jo­ven que su ma­dre, Car­la tu­vo un hi­jo con Rap­hael Ent­ho­ven, ocho años más jo­ven que ella e hi­jo de Jean Paul Ent­ho­ven, con quien ha­bía te­ni­do an­tes un ro­man­ce. Y cer­ca de cum­plir los 40 años, Car­la se ca­só con Ni­co­lás Sar­kozy, un hom­bre 12 años ma­yor que ella, una di­fe­ren­cia de edad pa­re­ci­da a la que te­nían su ma­dre y Al­ber­to Bru­ni. Por su par­te, Va­le­ria, su her­ma­na ma­yor, se ca­só con el ac­tor Louis Ga­rrel, 19 años más jo­ven que ella y con el que tie­ne un hi­jo. Ma­ri­sa pro­por­cio­na un da­to de su vi­da con el que sus dos hi­jas pa­re­cen iden­ti­fi­car­se. Des­pués de co­no­cer la re­la­ción de su ma­dre con Mau­ri­cio Remm­bert, man­tie­nen re­la­cio­nes con hom­bres más jó­ve­nes con los que tam­bién tie­nen un hi­jo. Los se­cre­tos sobre el ori­gen alie­nan la iden­ti­dad y ade­más de pro­mo­ver sín­to­mas en las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras com­pli­can la po­si­bi­li­dad de ser uno mis­mo. To­da hi­ja se iden­ti­fi­ca con su ma­dre, otra co­sa es alie­nar­se en una iden­ti­fi­ca­ción ma­si­va, por­que la fal­ta de pa­la­bras por par­te de la ma­dre ha­ya pro­vo­ca­do re­pe­tir la mis­ma his­to­ria. Los se­cre­tos fa­mi­lia­res pro­vo­can sín­to­mas, por­que, cuan­do los pa­dres no han po­di­do ela­bo­rar psí­qui­ca­men­te su his­to­ria, trans­mi­ten con­flic­tos a sus hi­jos. Los efec­tos in­cons­cien­tes afec­tan a más de una ge­ne­ra­ción. Ha­blar de ello, rom­pe la ca­de­na de efec­tos en las ge­ne­ra­cio­nes si­guien­tes.

O

Ma­ri­sa Bru­ni, con sus hi­jas Car­la y Va­le­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.