La im­per­fec­ta.

Vi­ta­mi­na D.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - POR LUCÍA TA­BOA­DA GUIÓN Y RA­QUEL CÓR­CO­LES ILUS­TRA­CIO­NES Pa­raim­per­fec­tas.com

Bien­ve­ni­do, en­tre­tiem­po. Bien­ve­ni­das, se­ma­nas en las que mez­cla­mos abri­gos con san­da­lias y es­ti­ra­mos las me­dias fi­nas has­ta que la si­tua­ción no se pue­de re­con­du­cir. El pri­mer día en el que sa­les de casa sin nin­gu­na ca­pa en tus pier­nas sien­tes una vul­ne­ra­bi­li­dad ab­so­lu­ta, co­mo si aca­ba­ses de rom­per un ca­pa­ra­zón. Ca­da vez que sa­le el sol, nues­tras pier­nas vuel­ven a na­cer. Lle­van me­ses ocul­tas ba­jo pantalones y me­dias, con de­pi­la­ción va­ria­ble. Has­ta que un día las li­be­ras. Ahí es­tán tus dos ex­tre­mi­da­des, ní­veas co­mo un edi­fi­cio de Ca­la­tra­va. Tan blan­cas que si les hi­cie­ses un aná­li­sis en ese ins­tan­te te sal­dría al­te­ra­do el ni­vel de vi­ta­mi­na D. Sien­tes que con su so­la pre­sen­cia po­drías ilu­mi­nar la pe­ri­fe­ria de la ciu­dad de Los Án­ge­les. Pero tú tran­qui­la, por­que, por si no lo ha­bías no­ta­do, to­dos los años ya se en­car­ga alguien de re­cor­dar­te lo blan­ca que es­tás. Es ad­mi­ra­ble la ta­rea de­sin­te­re­sa­da de es­tas per­so­nas. Son vo­lun­ta­rios de la ONG “Ob­vie­da­des”. Tú les res­pon­des: “Gra­cias por el co­men­ta­rio, lle­vo con­vi­vien­do con mi cuer­po va­rias dé­ca­das y to­da­vía no me ha­bía da­do cuen­ta del co­lor de mi piel. Por cier­to, tú tie­nes los ojos ma­rro­nes, tu pe­lo na­tu­ral es cas­ta­ño y mi­des más de 1,60”.

En los años 20 emer­gió qui­zá la pri­me­ra di­va mo­der­na. Jo­sep­hi­ne Ba­ker era, a fi­na­les de esa dé­ca­da, la ar­tis­ta me­jor pa­ga­da de Eu­ro­pa. La dio­sa de ébano, la ve­nus ne­gra, era tan po­pu­lar en­tre la cla­se me­dia-alta eu­ro­pea que mu­chas de sus es­pec­ta­do­ras se apli­ca­ban cre­mas pa­ra os­cu­re­cer su piel e imi­tar­la. To­das que­rían ser co­mo la os­cu­ra y so­fis­ti­ca­da estrella. A la po­pu­la­ri­za­ción del bron­cea­do con­tri­bu­yó tam­bién Co­co Cha­nel en un mo­men­to en el que el tos­ta­do se re­la­cio­na­ba con las cla­ses so­cia­les más ba­jas, que te­nían tra­ba­jos al ai­re li­bre. Des­de en­ton­ce pa­re­ce­mos vi­vir una com­pe­ti­ción por “te­ner buen co­lor”, una ex­pre­sión car­ga­da de con­no­ta­cio­nes po­si­ti­vas. To­mar el sol compu­ta. En­se­ñar la mar­ca. Com­pa­rar el moreno. Pero la mo­da co­mien­za a cam­biar. Y pa­ra cuan­do vuel­va el blan­co cris­ta­lino ahí es­ta­re­mos las de piel blan­que­ci­na es­pe­ran­do con ges­to re­na­cen­tis­ta.

Mis pier­nas en pri­ma­ve­ra sí que pa­san el desafío blan­co pu­ro del de­ter­gen­te que anun­cian en la te­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.