CUES­TIÓN SE­MÁN­TI­CA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

Cuan­do yo me se­pa­ré la pri­me­ra vez lo lla­ma­ban “fra­ca­so”. Un día, por la ca­lle, una se­ño­ra me aga­rró del pes­cue­zo y re­co­no­cí a una co­no­ci­da de mi ma­dre. “¡Eres una ni­ña­ta! Hay que aguan­tar, ¿en­tien­des?”. Es­to, que sue­na de­ci­mo­nó­ni­co, ocu­rrió, en reali­dad, muy aca­ba­dos los 90, ya con te­lé­fo­nos mó­vi­les, le­yes de di­vor­cio y mu­je­res in­de­pen­dien­tes. Pe­ro la se­ño­ra re­ga­ño­na no sol­ta­ba la pre­sa: “Es un fra­ca­so que arras­tra­rás siem­pre”, sen­ten­ció (o mal­di­jo). Y yo, le di­je por den­tro, que a mu­cha hon­ra, por­que ya en­ton­ces sa­bía que es muy im­por­tan­te se­pa­rar­se bien (y lo ha­bía­mos he­cho es­tu­pen­da­men­te: sin ren­co­res, sin arre­pen­ti­mien­tos, sin mez­quin­da­des).

La se­gun­da vez que me se­pa­ré (yo nu­lí­pa­ra, él con dos hi­jos ex­tra­or­di­na­rios) fue un po­co más du­ro. No com­par­tía­mos bie­nes, pe­ro sí dos emo­cio­nes pe­li­rro­jas, que eran su­yas genética y le­gal­men­te. Los per­dí. Nos ha­bían lla­ma­do “nue­va fa­mi­lia”, pe­ro se la que­dó él y yo me que­dé la na­da (la so­le­dad de per­der una fa­mi­lia ha­bien­do de­ci­di­do so­lo per­der una pa­re­ja). Éra­mos una “fa­mi­lia re­com­pues­ta” que se ha­bía des­com­pues­to. Mi ami­go M. de­cía: “Tran­qui­la, es que so­mos exi­gen­tes. Los con­for­mis­tas re­nun­cian a la fe­li­ci­dad”. Pe­ro siem­pre me pa­re­ció una bou­ta­de. La fe­li­ci­dad siem­pre es que­rer. Años des­pués, co­no­cí a Pa­blo en es­ta par­ti­da de la oca a la que ju­ga­mos los que nos va­mos se­pa­ran­do. Ya ha­bía­mos

Oor su­pues­to, de­ci­di­mos no ir­nos a vivir jun­tos. Los dos te­nía­mos hi­jos en di­fe­ren­tes ti­pos de cus­to­dia y no nos sen­tía­mos ca­pa­ces de de­di­car tan­to tiem­po y es­fuer­zo a una fa­mi­lia en­sam­bla­da que en la reali­dad no siem­pre es tan graciosa co­mo en las se­ries. De­cía­mos, ade­más, que era lo ci­vi­li­za­do: dos ca­sas, dos vi­das, dos in­de­pen­den­cias. Nos ha­cía sen­tir dis­tin­tos, más li­bres, más guays, más eu­ro­peos. Pe­ro tres me­ses des­pués com­par­tía­mos un pi­so por­que lo otro era in­ma­ne­ja­ble. Sus hi­jos vi­ven aquí en se­ma­nas al­ter­nas. El mío es­tá siem­pre, sal­vo uno de ca­da dos fi­nes de se­ma­na. Al amor le an­te­po­ne­mos la lo­gís­ti­ca y en sep­tiem­bre, des­ple­ga­mos ca­len­da­rios: des­pués de mu­chas ne­go­cia­cio­nes por what­sapp, sin­cro­ni­za­mos cus­to­dias. Dos fi­nes de se­ma­na al mes no hay ni­ños. Siem­pre so­mos pa­dres, a ve­ces pa­dras­tros y, en oca­sio­nes, con­se­gui­mos ser pa­re­ja. O sea, so­mos una fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.