EL AMOR TRANS­NA­CIO­NAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

ca­paz de lo­grar, en ma­te­ria ro­mán­ti­ca, el bu­que in­sig­nia de los pro­gra­mas de in­ter­cam­bio es­tu­dian­til eu­ro­peos. ¿Por qué nos in­tere­sa tan­to Eras­mus? Hay quien pien­sa en per­fec­cio­nar otro idio­ma o vi­vir nue­vas ex­pe­rien­cias, es­tán los que es­pe­ran em­pa­par­se de otra cul­tu­ra y es­tán los que bus­can sim­ple­men­te pro­lon­gar un po­co más su es­ta­pa es­tu­dian­til pa­ra no en­fren­tar­se a la cruel­dad del mun­do la­bo­ral. Lo que la ma­yo­ría de los tres mi­llo­nes de jó­ve­nes que lo han dis­fru­ta­do no pre­vé (o sí) cuan­do so­li­ci­ta una be­ca es que Cu­pi­do se cue­la con fre­cuen­cia en las vi­das de los es­tu­dian­tes en el ex­tran­je­ro: se cal­cu­la que en Eu­ro­pa ha­bría un mi­llón me­nos de be­bés de no ser por es­tas be­cas. Esa can­ti­dad de niños es la que la Co­mi­sión Eu­ro­pea es­ti­ma que ha na­ci­do gra­cias a su pro­gra­ma de in­ter­cam­bio, una cifra que cal­cu­la ba­sán­do­se en que el 27% de los es­tu­dian­tes Eras­mus ha co­no­ci­do a su pa­re­ja es­ta­ble mien­tras es­tu­dia­ba en otro país. Si cru­za­mos ese da­to con los 29 años que lle­va el pro­gra­ma, el re­sul­ta­do es que el amor Eras­mus ha traí­do con­si­go una na­da des­de­ña­ble pro­crea­ción. Qui­zá por eso lla­man a es­ta épo­ca la del amor glo­bal. Muy elo­cuen­te es tam­bién el mo­te con el que los es­tu­dian­tes lla­man a ese pe­rio­do de su vi­da: el or­gas­mus.

En­ri­co y Laura pien­san en dis­tin­to idio­ma, co­ci­nan pla­tos di­fe­ren­tes y no se sien­ten en ca­sa en el mis­mo lu­gar. Tam­po­co vie­ron los mis­mos di­bu­ja­dos ani­ma­dos de niños o ju­ga­ron a los mis­mos jue­gos. Se co­no­cie­ron en Bo­lo­nia, don­de Laura, ma­la­gue­ña de 20 años, dis­fru­tó de su be­ca. Sus dos com­pa­ñe­ras de pi­so, una fran­ce­sa y otra bel­ga, tam­bién han en­con­tra­do el amor en Bo­lo­nia. ¿Qué es lo que pro­pi­cia es­tas re­la­cio­nes? “De en­tra­da, el es­tu­dian­te ha ele­gi­do un país, por lo que hay al­go de esa cul­tu­ra que le atrae”, ex­pli­ca Mi­la Cahué, doc­to­ra en Psi­co­lo­gía y au­to­ra de Amor del bueno. Cuan­do lo en­cuen­tres, cuí­da­lo y dis­frú­ta­lo (Jdej Edi­to­res, 2014). “Eso aña­di­do a fac­to­res co­mo ma­yor li­ber­tad y lo que apor­ta de no­ve­dad una per­so­na de esa cul­tu­ra que nos gus­ta ha­cen que pa­rez­ca que hay mu­chas co­sas po­si­ti­vas en la ba­lan­za pa­ra es­te ti­po de re­la­cio­nes”, ex­pli­ca. Es en­ton­ces cuan­do lle­ga la me­jor épo­ca: la del enamo­ra­mien­to. En ella, to­do lo que po­dían pa­re­cer obs­tácu­los se con­vier­ten en ali­cien­tes. No se com­par­ten tra­di­cio­nes pe­ro se su­man las de la pa­re­ja; las die­tas no coin­ci­den pe­ro se apren­de a dis­fru­tar de la fu­sión gas­tro­nó­mi­ca; y si el idio­ma del otro no se do­mi­na por com­ple­to, qué me­jor maes­tro que aquel con quien se com­par­ten con­fi­den­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.