Pin­cha­zos con­tra el do­lor.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Tie­ne raí­ces asiá­ti­cas, ali­via el do­lor con agu­jas, ac­túa so­bre pun­tos cor­po­ra­les... pe­ro no es acu­pun­tu­ra. Es una téc­ni­ca te­ra­péu­ti­ca in­tra­mus­cu­lar sur­gi­da de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal que ga­na adep­tos a me­di­da que se di­fun­den sus be­ne­fi­cios. Por Pablo Fran­ces­cut­ti

Ire­ne Es­pe­jo, ma­dri­le­ña de 28 años, lle­va tres años de pa­de­ci­mien­tos. Su bru­xis­mo le cau­sa do­lo­res de man­dí­bu­la, hom­bros y cue­llo. En el am­bu­la­to­rio le re­ce­ta­ron an­ti­in­fla­ma­to­rios, sin efec­to al­guno. Los ma­sa­jes ape­nas la cal­man. Un día, un ami­go le cuen­ta su sa­tis­fac­ción con una nue­va téc­ni­ca de fi­sio­te­ra­pia, e Ire­ne de­ci­de pro­bar­la. En la con­sul­ta, el es­pe­cia­lis­ta, tras des­car­tar tras­tor­nos ar­ti­cu­la­res, bus­ca ma­nual­men­te los epi­cen­tros del su­fri­mien­to. “¡Ahí, ahí me due­le!”, ex­cla­ma ella. Él mar­ca los pun­tos se­ña­la­dos con bo­lí­gra­fo, les pa­sa al­cohol y sa­ca y me­te va­rias ve­ces la agu­ja, du­ran­te un pe­rio­do de 60 y 90 se­gun­dos. Due­le, pe­ro es so­por­ta­ble. Pro­du­cir do­lor pa­ra eli­mi­nar el do­lor, tal es el se­cre­to de es­te mé­to­do po­co co­no­ci­do en Es­pa­ña. Y se­gún Ire­ne, “la me­jo­ría es in­me­dia­ta”. En con­tra de lo que pa­re­ce, los pun­tos pin­cha­dos no guar­dan re­la­ción con los me­ri­dia­nos de la me­di­ci­na chi­na a tra­vés de esos ca­na­les cir­cu­la el Qi (pro- nún­cie­se “chi”): los flu­jos vi­ta­les de los que de­pen­den la sa­lud y la en­fer­me­dad. In­ser­tan­do sus agu­jas en el cuer­po del pa­cien­te, el acu­pun­tor in­ter­ac­túa con el Qi pa­ra re­equi­li­brar­lo y así mi­ti­gar o cu­rar las afec­cio­nes. La pun­ción se­ca, en cam­bio, tra­ba­ja con nu­dos de con­trac­ción mus­cu­lar lla­ma­dos “pun­tos-ga­ti­llo”. Des­de ellos se ex­pan­de el do­lor mio­fas­cial, que a ve­ces se ex­pre­sa co­mo un hor­mi­gueo o que­ma­zón sen­si­ble a bas­tan­te dis­tan­cia de su ori­gen. No hay en jue­go me­ri­dia­nos ni ener­gías blo­quea­das; so­lo fi­bras hí­per irri­ta­das por so­bre­car­gas, es­trés o ma­las pos­tu­ras, o sea fi­sio­lo­gía de lo más te­rre­nal. Por aña­di­du­ra, mien­tras los pun­tos acu­pun­tu­ra­les son fi­jos (en to­da con­sul­ta de acu­pun­tor cuel­ga un ma­pa anató­mi­co con su dis­tri­bu­ción), los “pun­tos-ga­ti­llo” va­rían en ca­da pa­cien­te y el fi­sio­te­ra­peu­ta de­be en­con­trar­los va­lién­do­se de su co­no­ci­mien­to de las dis­fun­cio­nes del sis­te­ma múscu­lo-es­que­lé­ti­co.

Es­ta téc­ni­ca tra­ba­ja en las con­trac­ció­nes mus­cu­la­res des­de las que se pro­pa­ga el do­lor.

Gra­cias a la es­pal­da de Ken­nedy

Aun­que su ori­gen se dis­cu­te, to­dos coin­ci­den en que la pun­ción se­ca sal­tó a la fa­ma en Tai­wán. En esa is­la, un fi­sio­te­ra­peu­ta de nom­bre Chang-zern Hon ob­ser­vó un fe­nó­meno cu­rio­so mien­tras in­fil­tra­ba anes­té­si­cos a sus pa­cien­tes: es­tos no­ta­ban me­jo­rías que no guar­da­ban re­la­ción con el lí­qui­do in­yec­ta­do, lo que les ali­via­ba era el pin­cha­zo. Pro­ce­dió en­ton­ces a pin­char­les sin in­tro­du­cir sus­tan­cia al­gu­na (de allí el nom­bre de pun­ción se­ca) y, a ba­se de en­sa­yo y error, re­co­lec­tó las prue­bas de sus be­ne­fi­cios que pu­bli­có en 1994 en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca y sir­vie­ron a la no­ve­do­sa téc­ni­ca de ram­pa de lan­za­mien­to. Po­co tar­da­ron los es­ta­dou­ni­den­ses en per­fec­cio­nar­la. De en­tra­da, sus­ti­tu­ye­ron la agu­ja hue­ca de la hi­po­dér­mi­ca por la só­li­da de acu­pun­tu­ra, que pe­ne­tra más fá­cil­men­te el te­ji­do mus­cu­lar y es me­jor to­le­ra­da. Ade­más, echa­ron mano del co­no­ci­mien­to acu­mu­la­do so­bre los pun­tos-ga­ti­llo des­de que, en los años 60, David Sim­mons y Ja­net Tra­vell –la doc­to­ra que aten­día las mo­les­tias de es­pal­da del pre­si­den­te John F. Ken­nedy– de­tec­ta­ron zo­nas del múscu­lo acor­ta­das y ten­sas que ac­túan de dis­pa­ra­do­res del do­lor. A par­tir de ese ha­llaz­go, Tra­vell desa­rro­lló el con­cep­to de sín­dro­me del do­lor mio­fas­cial, un cua­dro de do­lor re­gio­nal de ori­gen mus­cu­lar en cu­yo seno se alo­ja un pun­to-ga­ti­llo. Hoy, la pun­ción se­ca se prac­ti­ca en di­ver­sos paí­ses. En Es­pa­ña la apli­can

los fi­sio­te­ra­peu­tas. “Es­ta téc­ni­ca con­trae el múscu­lo afec­ta­do has­ta pro­du­cir su re­la­ja­ción”, ex­pli­ca Cé­sar Fer­nán­dez de las Pe­ñas, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Fi­sio­te­ra­pia, Te­ra­pia ocupacional, Reha­bi­li­ta­ción y Me­di­ci­na Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Carlos (URJC) de Ma­drid. El bie­nes­tar al­can­za­do no se ex­pli­ca so­la­men­te por un efec­to pla­ce­bo: se ha com­pro­ba­do que la es­ti­mu­la­ción in­tra­mus­cu­lar con agu­jas pro­du­ce cam­bios ob­je­ti­vos en la zo­na tra­ta­da, pues me­jo­ra la oxi­ge­na­ción ce­lu­lar y el flu­jo san­guí­neo a la vez que re­du­ce la con­cen­tra­ción de los agen­tes quí­mi­cos im­pli­ca­dos en la res­pues­ta do­lo­ro­sa.

Ata­car o es­pe­rar

El ob­je­ti­vo es cla­ro: eli­mi­nar el su­fri­mien­to cau­sa­do por las ten­sio­nes mus­cu­la­res en las que ha­ya pun­tos-ga­ti­llo im­pli­ca­dos. “A nues­tra con­sul­ta acu­den so­bre to­do pa­cien­tes aque­ja­dos de do­lo­res de es­pal­da y de cue­llo”, de­ta­lla Jor­ge Ro­dri­go, pro­fe­sor de la Es­cue­la de Fi­sio­te­ra­pia de To­le­do ads­cri­ta a la Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla-la Man­cha. La su­ya es una clien­te­la ma­yor­men­te fe­me­ni­na, un ses­go de gé­ne­ro que atri­bu­ye a que “las mu­je­res son más cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de ata­car el do­lor, mien­tras el hom­bre pre­fie­re aguan­tar y a es­pe­rar que se le pa­se”. ¿Cuán­tos pin­cha­zos son ne­ce­sa­rios? Por lo ge­ne­ral, los sín­to­mas des­apa­re­cen tras la pri­me­ra in­ter­ven­ción, coin­ci­den los ex­per­tos. En ca­so de que las mo­les­tias reapa­rez­can, se vuel­ve a apli­car la

pun­ción se­ca las ve­ces que ha­ga fal­ta es­pa­cian­do las se­sio­nes. La pun­ción se­ca re­sul­ta efi­caz en do­lo­res cró­ni­cos muscu­lo-es­que­lé­ti­cos: con­trac­tu­ras, fi­bro­mial­gia y pa­to­lo­gías de ti­po pos­tu­ral y la­bo­ral. “Tam­bién da muy buen re­sul­ta­do en do­lo­res gi­ne­co­ló­gi­cos, mi­gra­ñas y ce­fa­leas”, pre­ci­sa Fer­nán­dez de las Pe­ñas. Pe­ro que na­die pien­se que se tra­ta de una pa­na­cea: la du­ra­ción del efec­to to­ni­fi­can­te de­pen­de mu­cho de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca del pa­cien­te. Ad­vier­ten los fi­sio­te­ra­peu­tas que una per­so­na se­den­ta­ria ne­ce­si­ta­rá, al ca­bo de una se­ma­na o un mes, re­pe­tir se­sio­nes o com­ple­tar­las con otros tra­ta­mien­tos. Y des­de lue­go, no se re­co­mien­da es­te sis­te­ma a quie­nes tie­nen pá­ni­co a las agu­jas. Tam­po­co le con­vie­ne a las em­ba­ra­za­das con tras­tor­nos de­ri­va­dos de pun­tos-ga­ti­llo lo­ca­li­za­dos en las re­gio­nes pél­vi­ca y ab­do­mi­nal. En cuan­to a reacciones ad­ver­sas, “ra­ra vez se pro­du­ce san­gra­do. Lo más co­mún es sen­tir agu­je­tas que a las 48 ho­ras des­apa­re­cen”, ase­gu­ra Cé­sar Fer­nán­dez de las Pe­ñas. ¿Aca­ba­rá la pun­ción se­ca por re­em­pla­zar a la acu­pun­tu­ra? Los es­pe­cia­lis­tas se nie­gan a opo­ner am­bas mo­da­li­da­des. “Las dos son vá­li­das, una lle­ga adon­de la otra no”, afir­ma Fer­nán­dez de las Pe­ñas. Y Jor­ge Ro­dri­go des­ta­ca su fun­ción com­ple­men­ta­ria: “Si el pa­cien­te vie­ne muy do­lo­ri­do y de­man­da un ali­vio rá­pi­do, se acon­se­ja la pun­ción se­ca, que se pue­de si­mul­ta­near con pin­cha­zos en cier­tos pun­tos acu­pun­tu­ra­les”, pre­ci­sa. La di­fe­ren­cia en­tre am­bas ra­di­ca en­tre el en­fo­que pun­tual de la pun­ción se­ca, cen­tra­da en el tra­ta­mien­to de do­len­cias con­cre­tas, y la vi­sión ho­lís­ti­ca de la me­di­ci­na chi­na, que no tra­ta en­fer­me­da­des sino en­fer­mos. La acu­pun­tu­ra tie­ne efec­tos me­nos in­ten­sos y más len­tos, pe­ro con­du­ce a un es­ta­do de equi­li­brio más du­ra­de­ro. Por otra par­te, “no es del to­do cier­to que el con­cep­to de pun­to-ga­ti­llo sea ajeno al ba­ga­je de la acu­pun­tu­ra”, se­ña­la Jor­ge Ro­dri­go. Se­gún es­te es­pe­cia­lis­ta se co­no­cen 1.400 y 1.600 pun­tos acu­pun­tu­ra­les, de los cua­les so­lo 365 co­rres­pon­den a los me­ri­dia­nos. En­tre los de­más fi­gu­ran los pun­tos ah shi, des­de los cua­les se irra­dia el do­lor, y por lo tan­to equi­va­len a los pun­tos-ga­ti­llo. No sor­pren­de que al­gu­nos con­si­de­ren a la pun­ción se­ca una acu­pun­tu­ra al es­ti­lo ah shi de cu­ño oc­ci­den­tal. Pe­ro co­mo di­cen en Chi­na, “no im­por­ta que el ga­to sea ne­gro o blan­co, lo im­por­tan­te es que ca­ce ra­to­nes”. Y a la vis­ta de los re­sul­ta­dos, la pun­ción se­ca ca­za mu­chos ra­to­nes.

Fun­cio­na con fi­bro­mial­gia, pa­to­lo­gías pos­tu­ra­les-la­bo­ra­les y do­lor gi­ne­co­ló­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.