Lo­re­lla Za­nar­do.

La co­si­fi­ca­ción fe­me­ni­na en la pe­que­ña pan­ta­lla ita­lia­na du­ran­te la era Ber­lus­co­ni ha tras­pa­sa­do fron­te­ras. La rea­li­za­do­ra, que hi­zo un do­cu­men­tal so­bre ella, ana­li­za sus con­se­cuen­cias. Por B. Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Cuan­do era di­rec­ti­va de mar­ke­ting en una im­por­tan­te mul­ti­na­cio­nal, Lo­re­lla Za­nar­do pa­só va­rios años fue­ra de Ita­lia. Fue a su re­gre­so cuan­do la te­le­vi­sión de su país la gol­peó con la fuer­za de un in­sul­to: una mu­jer es­ca­sa­men­te ves­ti­da me­ti­da ba­jo una me­sa; otras dos de ro­di­llas so­bre el es­cri­to­rio de dos pre­sen­ta­do­res hom­bres; el con­duc­tor de un pro­gra­ma re­cri­mi­nán­do­le a “su aza­fa­ta” su fal­ta de ce­re­bro (y su­gi­rién­do­le que se de­di­que al porno); una mu­jer col­ga­da, li­te­ral­men­te, en­tre de­ce­nas de ja­mo­nes... To­das esas imá­ge­nes ter­mi­na­ron en el do­cu­men­tal El cuer­po de la mu­jer, con el que Za­nar­do ha lle­ga­do a más de 10 mi­llo­nes de per­so­nas. Ha­bla­mos con la rea­li­za­do­ra du­ran­te su es­tan­cia en Se­go­via, don­de par­ti­ci­pó en el VI En­cuen­tro Mu­je­res que trans­for­man el mun­do.

“La di­ver­si­dad es re­em­pla­za­da por una úni­ca re­pre­sen­ta­ción gro­tes­ca, vul­gar y hu­mi­llan­te. Esa ima­gen se me­te en nues­tras ca­sas y se con­vier­te en el re­fe­ren­te de nues­tros hi­jos. A ve­ces el úni­co”.

Mu­je­rhoy. ¿Qué lle­va a una di­rec­ti­va a de­jar­lo to­do y em­pren­der una cru­za­da por la dig­ni­dad de la mu­jer? Lo­re­lla Za­nar­do. Fue un pro­ce­so pau­la­tino. Ca­da vez que re­gre­sa­ba a Ita­lia y me sen­ta­ba jun­to a mi ma­dre a ver la te­le no­ta­ba co­sas que no su­ce­dían en otros paí­ses: veía que las mu­je­res eran tra­ta­das co­mo ob­je­tos de­co­ra­ti­vos, no co­mo per­so­nas. Que eran los hom­bres los que te­nían el mi­cró­fono y ha­bla­ban mien­tras ellas se li­mi­ta­ban a con­to­near sus cuer­pos. El día que vi a una mu­jer ba­jo la me­sa me vol­ví y le di­je a mi ma­dre: “¿Pe­ro es­to qué es?” Me con­tes­tó: “Pues la te­le­vi­sión, hi­ja, qué va a ser”.

Le pa­re­cía nor­mal…

Exac­to. No per­ci­bía na­da ex­tra­ño. Lo mis­mo su­ce­dió otro día que en­cen­dí la te­le y vi un encuadre de cá­ma­ra ca­si gi­ne­co­ló­gi­co so­bre el cuer­po de una mu­jer. Me im­pac­tó tan­to que lla­mé a una ami­ga, pe­ro su re­pues­ta fue la mis­ma. “Es la te­le. Si no te gus­ta, apá­ga­la”.

Y us­ted no se con­for­mó…

Pri­me­ro sí, pe­ro pron­to me di cuen­ta de que lle­va­mos 35 años con es­te ti­po de con­te­ni­dos. To­das las per­so­nas que tie­nen aho­ra has­ta 40 o 45 años han cre­ci­do con es­tas imá­ge­nes y las con­si­de­ran nor­ma­les. De­ci­dí ha­cer el do­cu­men­tal pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre aque­llo que no so­lo no es nor­mal sino que tie­ne con­se­cuen­cias. En Ita­lia el 80% de las per­so­nas uti­li­zan la te­le co­mo úni­co me­dio de in­for­ma­ción. La so­lu­ción no es apa­gar­la, sino dar­le a a los cha­va­les las he­rra­mien­tas pa­ra ver­la con una mi­ra­da crí­ti­ca.

¿Cuál es el ori­gen de es­te ti­po de con­te­ni­dos?

Du­ran­te dé­ca­das en Ita­lia (y en Es­pa­ña tam­bién) el cuer­po de la mu­jer fue ocul­ta­do, por eso el re­cla­mo del des­nu­do fe­me­nino sus­ci­tó tan­to in­te­rés en la pe­que­ña pan­ta­lla: es­ta­ba li­ga­do a lo prohi­bi­do. Ber­lus­co­ni vio en ese mor­bo un gran ne­go­cio y con­vir­tió sus ca­na­les en un es­pec­tácu­lo tre­men­da­men­te ren­ta­ble. El pro­ble­ma es que hi­zo lo mis­mo con la RAI, que es pú­bli­ca.

¿Cuá­les son las con­se­cuen­cias?

Las mu­je­res ita­lia­nas so­mos mé­di­cos, in­ge­nie­ras, em­pre­sa­rias, ma­dres… Pe­ro en la pan­ta­lla so­lo se nos mues­tra co­mo ob­je­tos de de­seo. To­das las po­si­bi­li­da­des de di­ver­si­dad son re­em­pla­za­das por una úni­ca re­pre­sen­ta­ción gro­tes­ca y vul­gar que se aca­ba con­vir­tien­do en nues­tro re­fe­ren­te y el de nues­tros hi­jos, a ve­ces el úni­co. Y esa ima­gen les en­se­ña que so­lo hay un ti­po de mu­jer: sin ce­re­bro y con un cuer­po “per­fec­to”.

Y jo­ven… Por su­pues­to. No hay ni ras­tro de mu­je­res adul­tas con su ver­da­de­ro ros­tro. To­das las ma­yo­res de 40 años es­tán re­to­ca­das qui­rúr­gi­ca­men­te, son mu­je­res irrea­les con­ver­ti­das en más­ca­ras.

¿Es­tá en con­tra de la ci­ru­gía es­té­ti­ca?

En ab­so­lu­to. Ca­da uno es li­bre de ha­cer con su ca­ra y con su cuer­po lo que desee. La mía es una crí­ti­ca al sis­te­ma de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que no da op­cio­nes sino que obli­ga: o te ope­ras pa­ra se­guir si­mu­lan­do una ju­ven­tud im­po­si­ble o no hay es­pa­cio pa­ra ti.

¿To­das las ni­ñas quieren ser “ve­li­nas”?

No to­das, cla­ro, pe­ro mu­chas sí, y es com­pren­si­ble: es­tán vien­do que el mo­de­lo tie­ne “éxi­to”, es gla­mu­ro­so, fuer­te, fas­ci­nan­te. Mu­chas ni­ñas en los co­le­gios e ins­ti­tu­tos que vi­si­to me di­cen: “Es co­mo tienes que ser si quie­res ser una pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión o dar las no­ti­cias o in­clu­so en­trar en po­lí­ti­ca”. Y no es un pro­ble­ma so­lo ita­liano sino mun­dial: las estrellas me­diá­ti­cas ha­cen ex­hi­bi­ción del cuer­po co­mo ins­tru­men­to. Es un men­sa­je te­rri­ble: que el ca­mino ha­cia el éxi­to es­tá en el cuer­po, no en el ce­re­bro.

¿Ha te­ni­do im­pac­to su do­cu­men­tal y sus pro­gra­mas de con­cien­cia­ción?

Sí, al­go ha cam­bia­do. Ya no hay tan­tos pla­nos de aque­llos gi­ne­co­ló­gi­cos, por ejem­plo. El do­cu­men­tal ha te­ni­do un im­pac­to tam­bién en la pu­bli­ci­dad, pe­ro lo más im­por­tan­te es que mu­chos de los que no eran cons­cien­tes, em­pie­zan a ser­lo.

¿Cree que hay re­la­ción en­tre la ima­gen que se ofre­ce de la mu­jer y el pro­ble­ma de la vio­len­cia de gé­ne­ro?

No po­de­mos de­cir que sea res­pon­sa­ble di­rec­ta del mal­tra­to y el fe­mi­ni­ci­dio, no. Pe­ro sí con­tri­bu­ye a crear una idea de la mu­jer so­me­ti­da, de la mu­jer co­mo ob­je­to. Por ejem­plo: mu­chas imá­ge­nes de la te­le­vi­sión y de la pu­bli­ci­dad usan el cuer­po de la mu­jer sin el ros­tro. Y es­to es gra­ví­si­mo. Pri­var­te de la ca­ra sig­ni­fi­ca un pro­ce­so de co­si­fi­ca­ción. El si­guien­te pa­so es la des­hu­ma­ni­za­ción y eso sí es­tá muy li­ga­do a la vio­len­cia: si yo le doy una pa­ta­da a una per­so­na, es gra­ve, pe­ro si gol­peo a una “co­sa” no lo es tan­to. El pro­ce­so de co­si­fi­ca­ción y des­hu­ma­ni­za­ción es lo que uti­li­za­ron los na­zis con­tra los ju­díos. An­tes de los cam­pos de con­cen­tra­ción hu­bo años y años de pu­bli­ci­dad en la que los ju­díos eran pre­sen­ta­dos co­mo se­me­jan­tes a las ra­tas. Así que cuan­do lle­ga­ba el mo­men­to de de­nun­ciar­los, acu­sar­los o en­tre­gar­los no era tan im­por­tan­te, por­que al fin y al ca­bo no eran per­so­nas.

¿Qué per­ci­be en los cha­va­les de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes?

Ten­go mu­cha fe en los chi­cos jó­ve­nes. He­mos re­ci­bi­do el feed­back de mu­chos de ellos ase­gu­ran­do que tam­bién se sien­ten ofen­di­dos, que di­cen que “no so­lo es de­ni­gran­te pa­ra las mu­je­res”, por­que la te­le­vi­sión asu­me que los hom­bres son per­so­nas con un úni­co in­te­rés: el se­xo. Y ellos tam­bién quieren ser de otra ma­ne­ra. Pe­ro lo im­por­tan­te es tra­ba­jar en el empoderamiento de las mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.