Scott Schu­man.

Ha pa­sa­do ya una dé­ca­da des­de que un fo­tó­gra­fo au­to­di­dac­ta lla­ma­do Scott Schu­man fun­da­ra The Sar­to­ria­list. Co­no­ce al crea­dor del blog de mo­da más in­flu­yen­te del pla­ne­ta (y prin­ci­pal res­pon­sa­ble de que el street sty­le sea hoy un fe­nó­meno mun­dial). Por G. G

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Ees, po­si­ble­men­te, el fo­tó­gra­fo de mo­da más exi­to­so de la dé­ca­da. Y ni si­quie­ra era un pro­fe­sio­nal cuan­do em­pe­zó. Au­to­di­dac­ta y tí­mi­do (se­gún él), Scott Schu­man na­ció en In­dia­na ha­ce 48 años, pe­ro vi­ve Nue­va York. Y lle­va una dé­ca­da mos­trán­do­nos a los se­res más ele­gan­tes del pla­ne­ta. Sin más pre­sun­ción que la de de­jar­se sub­yu­gar por la be­lle­za y el di­se­ño, y gra­cias a sus re­co­rri­dos por las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les del mun­do, Schu­man se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro ár­bi­tro de la mo­da, aun­que ni él mis­mo aven­tu­ra­ba el éxi­to que iba a ob­te­ner cuan­do de­ci­dió de­jar su tra­ba­jo pa­ra cui­dar a sus dos hi­jas. Scott en reali­dad no in­ven­tó na­da: su tra­ba­jo es­tá en la es­te­la de otros grandes fo­tó­gra­fos del es­ti­lo ca­lle­je­ro, co­mo el mí­ti­co y aún en ac­ti­vo Bill Cun­ning­ham, que ha cap­ta­do el es­ti­lo de la mo­da en Nue­va York en los úl­ti­mos 50 años. Ya han pa­sa­do 10 años des­de que Scott Schu­man crea­se The Sar­to­ria­list, con la in­ten­ción de co­mu­ni­car, con na­tu­ra­li­dad y ele­gan­cia, las ten­den­cias que sur­gen de la ca­lle a tra­vés de per­so­nas anó­ni­mas y sin­gu­la­res. El éxi­to del blog en sus pri­me­ros tres años de vi­da fue tan im­pre­sio­nan­te, que de re­pen­te to­das las re­vis­tas del pla­ne­ta in­cor­po­ra­ron sec­cio­nes de street sty­le y a pe­dir­le que cubriera los prin­ci­pa­les even­tos de la mo­da. Schu­man ha pu­bli­ca­do tres li­bros an­to­ló­gi­cos con sus ins­tan­tá­neas, el úl­ti­mo, The Sar­to­ria­list X (Pen­guin) fue pu­bli­ca­do a fi­na­les del año pa­sa­do pa­ra ce­le­brar su dé­ca­da al fren­te de lo que hoy es un ne­go­cio mi­llo­na­rio y un le­ga­do im­pres­cin­di­ble pa­ra co­no­cer la reali­dad es­té­ti­ca de nues­tra épo­ca.

Es­pon­ta­nei­dad y mé­to­do

Scott tam­bién ha da­do el sal­to al di­se­ño oca­sio­nal­men­te, y ac­túa co­mo so­cia­li­te de al­to ni­vel: cé­le­bres son sus Lunch for 25, reunio­nes en las que ca­da seis me­ses con­vo­ca a los 25 hom­bres que con­si­de­ra más ele­gan­tes del pla­ne­ta, des­de el ac­tor John Mal­ko­vich al sas­tre flo­ren­tino Si­mo­ne Rig­hi. “Me he pa­sa­do la dé­ca­da

“SIEM­PRE HE MI­RA­DO A LA MO­DA Y AL DI­SE­ÑO CON OJO DE CRÍ­TI­CO, MÁS QUE CO­MO UN FAN”.

es­tu­dian­do el es­ti­lo de otros y es­to me ha ayu­da­do a res­pon­der a mis pro­pias pre­gun­tas. Siem­pre he mi­ra­do a la mo­da y al di­se­ño con ojo crí­ti­co, más que co­mo un fan. Y aho­ra, des­pués de tan­ta in­ves­ti­ga­ción en las ca­lles del mun­do, me sien­to pre­pa­ra­do pa­ra dar­le un buen uso a to­do mi co­no­ci­mien­to”. Pe­ro, ¿qué tie­nen en­ton­ces las imá­ge­nes de Schu­mann pa­ra ha­ber cam­bia­do la co­mu­ni­ca­ción de la mo­da? De­trás de esa apa­rien­cia de na­tu­ra­li­dad, Schu­man es de los fo­tó­gra­fos que real­men­te ela­bo­ran so­bre la mar­cha lo que van a re­tra­tar. Él mis­mo ha con­fe­sa­do va­rias ve­ces que “la ro­pa en sí, que siem­pre ayu­da a con­tar la his­to­ria de quien la lle­va, no es su­fi­cien­te. Una bue­na fo­to ha de cap­tu­rar tres co­sas: la per­so­na, lo que lle­va pues­to y la luz del mo­men­to. Pue­do te­ner de­lan­te a una per­so­na in­tere­san­te con un look es­tu­pen­do, pe­ro si la luz no es óp­ti­ma, no dis­pa­ro”. Efec­ti­va­men­te, Schu­mann es­co­ge a sus mo­de­los con cui­da­do, les pi­de per­mi­so y en mu­chas oca­sio­nes los lle­va de la mano al lu­gar don­de hay me­jor luz: fa­mo­sa es la frase de Ca­ri­ne Rot­field, du­ran­te años edi­to­ra je­fe de Vo­gue París, di­cien­do que por el úni­co fo­tó­gra­fo que se mue­ve es por Schu­man. Una vez si­tua­do el re­tra­ta­do, el fo­tó­gra­fo acon­se­ja a su mo­de­lo de la vi­da real el me­jor mo­do de lle­var el bol­so, la­dear el pa­ñue­lo, dar un pa­so o aga­rrar un pa­ra­guas pa­ra, sin trai­cio­nar la esen­cia de la per­so­na­li­dad del que tie­ne de­lan­te, ob­te­ner la ma­yor fres­cu­ra y be­lle­za po­si­ble. “Me gus­ta man­te­ner el ojo en el mis­te­rio y mi pro­pia fan­ta­sía, y ela­bo­rar una ima­gen so­bre lo que he vis­to. Yo no soy un fo­to-re­por­te­ro, yo dis­pa­ro de cual­quier ma­ne­ra que me per­mi­ta re­tra­tar lo que he vis­to”. Pro­ba­ble­men­te, esa es la di­fe­ren­cia en­tre él y las de­ce­nas de otros fo­tó­gra­fos, pro­fe­sio­na­les o blog­gers, que se amon­to­nan a las sa­li­das de los des­fi­les de París, Mi­lán Lon­dres o Nue­va York pa­ra fo­to­gra­fiar a las fas­hio­nis­tas em­pe­der­ni­das o a las mo­de­los al fin de ca­da show. No es di­fí­cil adi­vi­nar que to­dos tra­tan de emu­lar su éxi­to, y que muy po­cos sa­ben real­men­te có­mo ha­cer­lo.

De Mi­lán a la In­dia

En los úl­ti­mos años, Schu­mann ha da­do un gi­ro a su tra­ba­jo y ha em­pe­za­do a vi­si­tar ciu­da­des que no es­tán di­rec­ta­men­te vin­cu­la­das a la mo­da. Es­te com­po­nen­te so­cial de sus fo­to­gra­fías en Áfri­ca o Asia, don­de re­tra­ta a gen­te hu­mil­de con, eso sí, looks que real­men­te re­sul­tan ins­pi­ra­do­res, le ha traí­do cier­tas crí­ti­cas. Acu­sa­do de fri­vo­li­zar, él se ha de­fen­di­do di­cien­do “que la gen­te hu­mil­de pue­de es­tar tam­bién or­gu­llo­sa de lo que vis­te, y ese or­gu­llo es pa­ra mí la esen­cia de la au­tén­ti­ca ele­gan­cia”. Y, aun­que The Sar­to­ria­list sea el epi­cen­tro de di­fu­sión de sus imá­ge­nes, no ha du­da­do en ala­bar el sur­gi­mien­to de pla­ta­for­mas co­mo Ins­ta­gram, “don­de pue­do dar rien­da suel­ta a mi in­te­rés por otras ra­mas del di­se­ño que no se com­pren­de­rían en mi blog, pe­ro sí en una cuen­ta abier­ta en la red”. Schu­man, un hom­bre no de­ma­sia­do al­to, ro­bus­to, de ma­ne­ras ex­qui­si­tas, es en su vi­da pri­va­da un pa­dre en­tre­ga­do a sus hi­jas, a las que siem­pre men­cio­na. Se le han co­no­ci­do po­cas pa­re­jas: la úl­ti­ma, la tam­bién exi­to­sa blog­ger y fo­tó­gra­fa de street sty­le Ga­ran­ce Do­ré. Pe­se a ser una es­tre­lla en el mun­do de la mo­da –mu­cha gen­te tra­ta de ser cap­ta­da por su len­te–, no se de­ja pre­sio­nar. Es él quien so­li­ci­ta y es­co­ge, el que pi­de la fo­to. “Pa­ra to­mar fotos no lle­vo las ga­fas pues­tas, así que ten­go que frun­cir el en­tre­ce­jo pa­ra en­fo­car bien… y siem­pre pa­re­ce que ten­go un en­fa­do mo­nu­men­tal. Me te­mo que eso es bas­tan­te di­sua­so­rio”.

“NO SOY UN FO­TO RE­POR­TE­RO: YO DIS­PA­RO DE CUAL­QUIER MA­NE­RA QUE ME PER­MI­TA RE­TRA­TAR ESO QUE HE VIS­TO”

FUER­TE El ar­te de cap­tar esos de­ta­lles inova­do­res –co­mo unas al­par­ga­tas ro­jas– que ter­mi­nan con­vir­tién­do­se en ten­den­cia.

EL MO­MEN­TO A me­nu­do, tras pe­dir­les per­mi­so, el fo­tó­gra­fo su­gie­re a los ele­gi­dos que re­pi­tan un ges­to pre­via­men­te ob­ser­va­do.

CA­SUAL SÍ, IM­PRO­VI­SA­DO NO Schu­mann no tie­ne re­pa­ros en ad­mi­tir que a ve­ces ha de­ja­do de ha­cer click si la luz no es la que con­si­de­ra ade­cua­da pa­ra cap­tar el mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.