Mi ami­ga be­be.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

EEs un clá­si­co de las odio­sas reunio­nes de pa­dres y ma­dres: uno se que­ja de que su hi­jo tie­ne de­ma­sia­dos de­be­res. A su la­do, otro con­si­de­ra que la su­ya lle­va po­co tra­ba­jo a ca­sa. Los maes­tros me­dian y acla­ran su pos­tu­ra: es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar un po­co ca­da día en ho­ra­rio ex­tra­es­co­lar, afir­man. La nor­ma uni­ver­sal vie­ne a ser más o me­nos és­ta: 10 mi­nu­tos en pri­me­ro de pri­ma­ria, y 10 mi­nu­tos más ca­da cur­so, has­ta lle­gar a los 60 de sex­to. Los pa­dres re­fun­fu­ñan, pe­ro ter­mi­nan por acep­tar las nor­mas.

Cuan­do he aquí que sur­gen los datos co­mu­ni­ta­rios y re­sul­ta que los niños y ni­ñas españoles son los que más ho­ras em­plean en ha­cer los de­be­res de to­da la Unión Eu­ro­pea. Ob­sér­ve­se que de­be­res y bue­nos re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos no van de la mano. En­ton­ces los de­trac­to­res del tra­ba­jo ex­tra­es­co­lar se aga­rran al ar­gu­men­to y lo blan­den allá don­de sea me­nes­ter. Eu­ro­pa y las evi­den­cias les dan la ra­zón. En in­ter­net una ma­dre com­pro­me­ti­da lan­za una pe­ti­ción en Chan­ge.org: “Por la ra­cio­na­li­za­ción de los de­be­res”. En el mo­men­to de es­cri­bir es­tas lí­neas con­ta­ba ya con más de 200.000 ad­he­sio­nes.

Yno son los úni­cos. En Francia, pa­dres y ma­dres co­mo ella ini­cia­ron en 2012 una cam­pa­ña si­mi­lar. El ob­je­ti­vo: sen­si­bi­li­zar a los po­lí­ti­cos, lo­grar que le­gis­len so­bre es­tas ta­reas. ¿Se ima­gi­nan? He aquí el sue­ño de nues­tros hi­jos (y de no po­cos pa­dres): “Los pro­fe­so­res no po­drán san­cio­nar a los alum­nos que no ha­gan los de­be­res”. Y yo, que siem­pre an­do pre­gun­tán­do­me lo que no de­bo, pien­so: ¿has­ta qué pun­to esos pa­dres que quieren la abo­li­ción de los de­be­res no lu­chan en reali­dad por su pro­pio tiem­po li­bre? ¿O aca­so un mun­do sin de­be­res no se­ría más có­mo­do pa­ra no­so­tros, los po­bre­ci­tos pa­dres y ma­dres que des­pués de una jor­na­da de tra­ba­jo com­ple­ta nos po­ne­mos a li­diar con frac­cio­nes, ad­ver­bios, ver­bos irre­gu­la­res, dip­ton­gos y has­ta con la lis­ta de la flo­ra y la fau­na ha­bi­tual en el Del­ta del Ebro? ¡Ay!, sí, sus­pi­ro y asien­to: ¡cuán­to me­jo­ra­ría mi vi­da si mis hi­jos no tu­vie­ran de­be­res!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.