Ce­jas.

En pleno boom del cui­da­do y di­se­ño de ce­jas, Be­ne­fit, de­mues­tra que aún no es­ta­ba to­do in­ven­ta­do. Es­tos son los “tru­cos” de su úl­ti­ma co­lec­ción. Dé­ja­te to­car por su va­ri­ta má­gi­ca. Por Can­tal Ce­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

EEs la fir­ma lí­der en el di­se­ño de ce­jas en to­do el mun­do des­de que, en 1976, las her­ma­nas Jean y Ja­ne Ford (fun­da­do­ras de Be­ne­fit) inau­gu­ra­ran el pri­mer brow bar en su bou­ti­que de San Fran­cis­co. Des­de en­ton­ces, cuen­tan ya con 1.700 re­par­ti­dos en 49 paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña, don­de ya su­man 80. Con 45 re­fe­ren­cias de pro­duc­tos pa­ra su di­se­ño y cui­da­do, Be­ne­fit lidera un sec­tor que, en los úl­ti­mos me­ses, ha aca­pa­ra­do los lan­za­mien­tos cos­mé­ti­cos: pin­ce­les, ce­pi­llos, co­lor, plan­ti­llas... Un ver­da­de­ro boom.

¿Son las ce­jas las nue­vas pes­ta­ñas?

“Es­toy se­gu­ra de que los pro­duc­tos pa­ra las ce­jas, en cues­tión de po­cos años, se­rán más im­por­tan­tes pa­ra las con­su­mi­do­ras que las más­ca­ras de pes­ta­ñas”, ase­gu­ra Ju­lie Be­lle, vi­ce­pre­si­den­ta mun­dial de mar­ke­ting de la fir­ma. “Al fin y al ca­bo es pe­lo y las chi­cas siem­pre he­mos es­ta­do obe­sio­na­das con el pe­lo”, apun­ta. Su opi­nión coin­ci­de con la de Shei­la Ma­lo, la ex­per­ta en ce­jas de la fir­ma en Es­pa­ña: “Las ce­jas son tan im­por­tan­tes co­mo el ca­be­llo, te dan per­so­na­li­dad y de­fi­nen tu es­ti­lo. E igual que cui­da­mos de nues­tra me­le­na y le apli­ca­mos di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos, tam­bién hay que ha­cer­lo con las ce­jas. Hay que cui­dar­las, dar­les for­ma, dar­les co­lor, re­fle­jos, fi­jar­las...”, ex­pli­ca. Y pa­ra po­der ha­cer to­das es­tas co­sas, Be­ne­fit aca­ba de lan­zar una lí­nea en­te­ra de pro­duc­tos: Brow Co­llec­tion. Nue­ve re­fe­ren­cias pa­ra re­lle­nar, fi­jar y has­ta dar­le re­fle­jos do­ra­dos a las ce­jas. El de­no­mi­na­dor co­mún de es­ta co­lec­ción es el con­cep­to de ma­gia. “Con ella va­mos a ha­cer ma­gia, li­te­ral­men­te, por­que po­de­mos trans­for­mar el es­pec­to de nues­tra ca­ra”, des­ta­ca Ju­lie Be­lle. Con uno de los car­gos más des­ta­ca­dos den­tro de la em­pre­sa a ni­vel mun­dial, Ju­lie tra­ba­jó co­do con co­do jun­to a las fun­da­do­ras, de las que, ase­gu­ra, “nun­ca de­jó de apren­der”. Aho­ra son Mag­gie y An­nie, hi­jas de Jean, las que es­tán al fren­te de to­do, pe­ro la em­pre­sa si­gue fun­cio­nan­do exac­ta­men­te igual que cuan­do es­ta­ban sus crea­do­ras. “Be­ne­fit se di­fe­ren­cia de otras em­pre­sas de cos­mé­ti­ca por su ADN. Nues­tro le­ma es “La ri­sa es el me­jor cos­mé­ti­co” –ase­gu­ra Be­lle–. Y si hay al­go que me que­dó cla­ro de Jean y Ja­ne es que no se tra­ta de tra­ba­jar du­ro, sino de ha­cer­lo de for­ma in­te­li­gen­te”. Es la ra­zón por la que ofre­cen a las con­su­mi­do­ras so­lu­cio­nes in­me­dia­tas a sus pro­ble­mas de be­lle­za: “De­trás de ca­da lan­za­mien­to, co­mo

en es­ta úl­ti­ma co­lec­ción, hay una gran la­bor de in­ves­ti­ga­ción, pe­ro la gen­te no quie­re que le ha­ble­mos de fór­mu­las, de la­bo­ra­to­rios... Lo que las con­su­mi­do­ras bus­can en Be­ne­fit es que les re­sol­va­mos su preo­cu­pa­cio­nes beauty y que les ofrez­ca­mos una for­ma de di­ver­tir­se y ju­gar con el ma­qui­lla­je”, se­ña­la la por­ta­voz de la fir­ma. Y pre­ci­sa­men­te, par­te de esa di­ver­sión es­tá en el as­pec­to de los pro­duc­tos, al­go en lo que tie­ne mu­cho que ver la di­rec­to­ra crea­ti­va de la mar­ca, Hannah Ma­llott. “No es sim­ple­men­te que que­de bo­ni­to, en Be­ne­fit que­re­mos con­tar his­to­rias, bus­ca­mos co­ne­xión con las con­su­mi- do­ras, que se di­vier­tan con nues­tros pro­duc­tos. Que­re­mos que las chi­cas di­gan: quie­ro te­ner eso tan mono en mi ne­ce­ser –ase­gu­ra–. Siem­pre he pen­sa­do que tienes que ha­cer ape­te­ci­ble un pro­duc­to, que la gen­te lo es­co­ja en­tre otros mu­chos. Y pa­ra que ocu­rra eso tie­ne que ser es­pe­cial”, con­clu­ye. “Pa­ra es­ta nue­va co­lec­ción, bus­ca­mos un leit­mo­tiv, la ma­gia. Y em­pe­za­mos a bus­car imá­ge­nes, fotos... to­do lo

que nos pu­die­ra ins­pi­rar. No es fá­cil, por­que los pro­duc­tos pa­ra ce­jas sue­len ser lá­pi­ces con for­mas sen­ci­llas en los que, mu­chas ve­ces, ni si­quie­ra ca­be el nom­bre que le que­re­mos po­ner. Pe­ro di­mos con la cla­ve de la va­ri­ta má­gi­ca, era per­fec­ta”, ce­le­bra Hannah. Pe­ro ade­más de vis­to­sos, la ba­se del éxi­to de sus pro­duc­tos tam­bién es­tá en su fa­ci­li­dad. “Que­re­mos que na­da más ver los pro­duc­tos, las mu­je­res se den cuen­ta de que son fá­ci­les de usar –pro­si­gue Ju­lie Be­lle–. No­so­tros tra­ba­ja­mos ex­clu­si­va­men­te pa­ra la con­su­mi­do­ra, la es­cu­cha­mos pa­ra sa­ber lo que quie­re y lo que ne­ce­si­ta. Creo que ahí re­si­de nues­tra fa­ma”, con­fir­ma.

Una mi­ra­da al fu­tu­ro

Las res­pon­sa­bles de Be­ne­fit in­sis­ten que el éxi­to de unas bue­nas ce­jas es­tá en su di­se­ño. “En tér­mi­nos de la es­truc­tu­ra de la ca­ra, las ce­jas en­mar­can el ros­tro. Ade­más, los ojos son la par­te más im­por­tan­te de la ca­ra por­que con ellos ex­pre­sas, co­mu­ni­cas sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes”, ex­pli­ca Hannah. Shei­la aña­de: “Las ce­jas apor­tan si­me­tría y ar­mo­nía al ros­tro, ade­más de per­so­na­li­dad. In­clu­so se­gún la for­ma que ten­gan, una per­so­na pue­de pa­re­cer más jo­ven o más ma­yor. Por eso es tan im­por­tan­te acu­dir a un ex­per­to que nos acon­se­je y nos ha­ga un es­tu­dio del ros­tro. Con­ta­mos con pro­duc­tos pa­ra man­te­ner­las en ca­sa (re­ti­ran­do al­gún pe­li­to con pin­zas, ma­qui­llan­do y re­lle­nan­do la si­lue­ta...), pe­ro hay que ir al es­pe­cia­lis­ta pa­ra pu­lir la for­ma ca­da mes, pa­ra no equi­vo­car­nos ni es­tro­pear el di­se­ño que ya te­ne­mos”, con­clu­ye. El mer­ca­do de las ce­jas pa­re­ce es­tar vi­vien­do un au­tén­ti­co boom. Pe­ro, ¿se­rá una mo­da pa­sa­je­ra? “El di­se­ño de ce­jas es­tá so­me­ti­do a las ten­den­cias, es cier­to. Las ce­jas en sí son una mo­da aho­ra mis­mo –ase­gu­ra Hannah–. Pe­ro no creo que sea al­go efí­me­ro, es­toy con­ven­ci­da. Yo lo com­pa­ro con la ma­ni­cu­ra, tu­vo tam­bién su au­ge ha­ce unos años y se ha man­te­ni­do en lo más al­to. En lo que res­pec­ta a las ce­jas, es­to es so­lo el prin­ci­pio”. Shei­la se mues­tra de acuer­do: “El di­se­ño de ce­jas es un ser­vi­cio que en­gan­cha por­que, una vez que lo prue­bas, ya no pue­des vi­vir sin vér­te­las per­fec­tas”.

Jean y Ja­ne Ford fun­da­ron Be­ne­fit en 1976 y tam­bién su pri­mer bar de ce­jas en San Fran­cis­co.

De izq. a dcha., ce­pi­llo to­do en uno Gim­me Brow (26,50 €); re­lle­na­dor Ka-brow (26,50 €); pa­le­ta Brow Zings (35 €); pre­pa­ra­dor Brow­vo! Con­di­tio­ning Pri­mer (30,50 €); lá­piz pa­ra re­lle­nar Goof Proof Brow (26,50 €); lá­piz ul­tra pre­ci­so Pre­ci­sely, my brow pen­cil (26,50 €); lá­pi­ces ilu­mi­na­do­res High Brow Glow y High Brow (24 €); ce­pi­llo de re­fle­jos 3D Brow To­nes (26,50 €); y fi­ja­dor Ready, Set, Brow (26,50 €).

JU­LIE BE­LLE Vi­ce­pre­si­den­ta de mar­ke­ting Los pro­duc­tos pa­ra ce­jas aca­ba­rán sien­do más fa­mo­sos que las más­ca­ras de pes­ta­ñas”

No es una mo­da pa­sa­je­ra. Es­ta lo­cu­ra por las ce­jas es so­lo el prin­ci­pio” HANNAH MALOTT Di­rec­to­ra crea­ti­va

SHEI­LA MA­LO Ex­per­ta en ce­jas “Las ce­jas son tan im­por­tan­tes co­mo el ca­be­llo. Dan per­so­na­li­dad y de­fi­nen tu es­ti­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.