Su­per­ma­mi.

Cuan­do los con­flic­tos que no se sa­ben re­sol­ver se di­suel­ven en al­cohol, se po­ne en mar­cha un pro­ce­so de au­to­des­truc­ción que las pa­la­bras ade­cua­das de una ami­ga pue­den ayu­dar a com­ba­tir.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Eob­ser­va­ba a su ami­ga So­fía, que aca­ba­ba de pe­dir el ter­cer gin­to­nic mien­tras le con­ta­ba lo mal que se lle­va­ba con Raúl. “¿No te pa­re­ce que qui­zá be­bas de­ma­sia­do? –le pre­gun­tó Ele­na–. Cuán­do sa­lís de co­pas, si be­bes mu­cho, no te en­te­ras de lo que es­tá su­ce­dien­do, y aca­báis dis­cu­tien­do a la ma­ña­na si­guien­te, que es cuan­do es­táis so­brios. Tú an­tes no eras así. Si te vie­ra bien, no te di­ría na­da, pe­ro lle­vo tiem­po ob­ser­van­do que be­bes más de lo que era tu cos­tum­bre y que, cuan­do es­tás so­bria, pa­re­ces tris­te y es­tás de mal hu­mor. ¿Por qué no te con­ce­des la ayu­da que ne­ce­si­tas?”. Al es­cu­char esa pre­gun­ta, a So­fía se le lle­na­ron los ojos de lágrimas por­que sa­bía que al­go no iba bien. Acep­tó la re­co­men­da­ción de su ami­ga y acu­dió a una psi­co­te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca. Allí des­cu­brió que des­pués de que le cam­bia­ran de de­par­ta­men­to en el tra­ba­jo y a con­se­cuen­cia de ello le ba­ja­ran el suel­do, lo que ella sin­tió co­mo un fra­ca­so, se ha­bía iden­ti­fi­ca­do con su pa­dre, al que su ma­dre con­si­de­ra­ba un per­de­dor, y que be­bía más de la cuen­ta. La am­bi­va­len­cia de sen­ti­mien­tos ha­cia su ma­dre no le ha­bía per­mi­ti­do or­ga­ni­zar una fe­mi­ni­dad pla­cen­te­ra y aho­ra se cas­ti­ga­ba por­que se con­si­de­ra­ba un fra­ca­so, co­mo su pa­dre. En el de­seo de es­tar cer­ca de él, ha­bía ele­gi­do una pa­re­ja que be­bía, lo que ella tam­bién em­pe­zó a ha­cer. En el pro­ce­so te­ra­péu­ti­co pu­do ela­bo­rar, en­tre otros as­pec­tos, esa iden­ti­fi­ca­ción con el pa­dre y la ma­ra­ña de de­seos y afectos que no la de­ja­ban sen­tir que do­mi­na­ban su vi­da. Las pre­gun­tas cons­ti­tu­yen una for­ma res­pe­tuo­sa y efi­caz de pres­tar ayu­da a una ami­ga por­que la obli­gan a re­fle­xio­nar y le dan la po­si­bi­li­dad de que sea ella quien en­cuen­tre el cae­le­na mino de sa­li­da. Es­ta for­ma de acer­car­se a un con­flic­to evi­ta que quien ne­ce­si­ta ayu­da se sien­ta des­va­li­do an­te quien se la su­mi­nis­tra. La pre­gun­ta nos co­lo­ca en una po­si­ción ac­ti­va an­te el pro­ble­ma, ya que no nos di­ce lo que te­ne­mos que ha­cer, sino que nos ayu­da a en­con­trar la res­pues­ta. Una mu­jer que be­be de­ma­sia­do, tie­ne den­tro un enemi­go que tra­ta de eli­mi­nar dur­mién­do­lo a ba­se de al­cohol. No se pre­gun­ta, no re­fle­xio­na, in­ten­ta ador­mi­lar­se. Se sien­te a dis­gus­to en su iden­ti­dad y no vi­ve su fe­mi­ni­dad con pla­cer. En úl­ti­ma ins­tan­cia, el al­cohol la re­du­ce a un es­ta­do de pa­si­vi­dad que le im­pi­de ha­cer­se ca­go de su vi­da. La per­so­na que de­pen­de del al­cohol se atre­ve a ha­cer co­sas que sin ha­ber be­bi­do no ha­ría por­que aca­lla a su “su­per­yó”, la par­te del psi­quis­mo don­de guar­da­mos las re­glas que a lo lar­go de nues­tra edu­ca­ción he­mos in­terio­ri­za­do. Aho­ra bien, pue­de ser rí­gi­do

y cruel o to­le­ran­te y fle­xi­ble. El “su­per­yó” ha si­do de­fi­ni­do co­mo “aque­lla par­te de la psi­que que es so­lu­ble en al­cohol. Cuan­do el al­cohol atur­de, los obs­tácu­los pa­re­cen me­no­res y la sa­tis­fac­ción de los de­seos más cer­ca­na por­que dis­mi­nu­ye las in­hi­bi­cio­nes. A otras per­so­nas las ale­ja de la reali­dad sus­ti­tu­yén­do­la por pla­cen­te­ros sue­ños diur­nos. En am­bos ca­sos, el con­flic­to con el mun­do emo­cio­nal es gran­de y per­ma­ne­cen en una po­si­ción de ne­gar la reali­dad y bus­car la des­in­hi­bi­ción que pro­por­cio­na el al­cohol pa­ra ob­te­ner sa­tis­fac­cio­nes neu­ró­ti­cas. En cual­quier ca­so, la per­so­na des­tru­ye las con­quis­tas que va rea­li­zan­do en la vi­da pa­ra de­jar­se lle­var por un mun­do pul­sio­nal que no con­tro­la. En al­gu­na me­di­da, es­tá so­me­ti­da por de­seos que la co­lo­can en una po­si­ción in­fan­til, don­de una sub­je­ti­vi­dad ma­du­ra aún no ha apren­di­do a do­mi­nar­se. Las si­tua­cio­nes que ha­cen acu­dir al al­cohol tie­nen que ver en unos ca­sos con la exis­ten­cia de frus­tra­cio­nes ex­ter­nas que uno qui­sie­ra ol­vi­dar o re­em­pla­zar por fan­ta­sías pla­cen­te­ras. En otros, con in­hi­bi­cio­nes in­ter­nas, es de­cir, con es­ta­dos en que uno no se atre­ve a ac­tuar con­tra el “su­per­yó” sin ayu­da ar­ti­fi­cial. Al­gu­nos ex­per­tos atri­bu­yen la ten­den­cia a be­ber de­ma­sia­do a as­pec­tos es­pe­cí­fi­cos, ta­les co­mo cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res di­fí­ci­les que ha­brían crea­do frus­tra­cio­nes du­ran­te la in­fan­cia. Esas frus­tra­cio­nes pue­den dar ori­gen a cier­tas fi­ja­cio­nes que man­tie­nen a sus víc­ti­mas en una po­si­ción in­fan­til y de­man­dan­te que se me­ta­fo­ri­za en for­ma de en­gan­che a la be­bi­da.

Una mu­jer que be­be tie­ne den­tro un enemi­go al que in­ten­ta dor­mir con al­cohol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.