En­ric Mar­tín

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

es que ten­go mu­cha ilu­sión por ga­nar esa me­da­lla y que es­toy dis­fru­tan­do del ca­mino”. En­ric la apo­ya al 100%. “Le di­je que, si real­men­te le ape­te­cía, yo es­ta­ba to­tal­men­te de acuer­do –cuen­ta su pa­re­ja–. Es di­fí­cil or­ga­ni­zar­se, pe­ro al fi­nal el es­fuer­zo se ha­ce sin pro­ble­mas. Ahí te­ne­mos que es­tar to­dos”. En­ric y Gem­ma se co­no­cie­ron cuan­do ella ya era una de­por­tis­ta de eli­te, por lo que los ho­ra­rios de en­tre­na­mien­to y el po­co tiem­po de ocio no le pi­lla­ron por sor­pre­sa. Ade­más, co­no­cía el de­por­te de cer­ca: “Lo vi­ví des­de pe­que­ño con un ín­ti­mo ami­go que era te­nis­ta. A mí me pa­re­ce bru­tal el es­fuer­zo. Pa­ra los que quie­ren es­tar arri­ba no hay des­can­so y eso lo pue­den ha­cer muy po­cos”, ase­gu­ra. Él no lle­va bien el pa­pel de su­fri­dor: “Es­to no se lo he di­cho nun­ca a ella, pe­ro lo pa­so fa­tal. Des­de ca­sa se vi­ve muy mal, so­bre to­do si no co­no­ces el de­por­te a ni­vel téc­ni­co. Se me ha­cen eter­nos esos tres mi­nu­tos en que se lo jue­gan to­do”, cuen­ta Mar­tín, que pro­cu­ra trans­mi­tir­le que es­tá or­gu­llo­sí­si­mo de ella. “Soy el pri­me­ro en de­cír­se­lo: si no se gana, no pa­sa na­da. Lo im­por­tan­te es el es­fuer­zo que es­tás ha­cien­do. Pa­ra mí es un or­gu­llo te­ner co­mo pa­re­ja a una per­so­na que ha he­cho tan­to por el de­por­te”, ase­gu­ra. Tam­bién sus hijos em­pie­zan a en­ten­der que su madre es es­pe­cial. “Cuan­do Nil me vio en una com­pe­ti­ción, di­jo: “¡Ma­mi sal­ta mu­chí­si­mo, qué pa­sa­da!”. Em­pie­za a sa­ber que su madre tra­ba­ja en una pis­ci­na... El día de la madre, de­cía que era el día de la madre sú­per na­da­do­ra”. Una sú­per na­da­do­ra que pue­de con­se­guir su ter­ce­ra me­da­lla olím­pi­ca.

“Nun­ca se lo he di­cho a ella, pe­ro lo pa­so fa­tal. Se ha­cen eter­nos esos mi­nu­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.