“Sin te­ner in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, es im­po­si­ble que las mu­je­res pue­dan ser li­bres”.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da a él. Pe­ro, tam­bién ten­go que de­cir que una mu­jer sol­te­ra no tie­ne por qué ser fe­mi­nis­ta. Que yo es­té sol­te­ra no es una op­ción fe­mi­nis­ta, sino sim­ple­men­te una vi­tal. Otra co­sa es es­tar muy agra­de­ci­da al fe­mi­nis­mo por ha­ber po­di­do ele­gir.

Al fin, pa­re­ce que las mu­je­res te­ne­mos una habitación pro­pia, co­mo desea­ba Vir­gi­nia Woolf, pe­ro no una vi­da pro­pia. ¿Qué ne­ce­si­ta­mos pa­ra con­se­guir­la? De en­tra­da, in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. Las mu­je­res si­guen te­nien­do tan­tas malas re­la­cio­nes e ideas so­bre sí mis­mas, por­que mu­chas si­guen de­pen­dien­do eco­nó­mi­ca­men­te de un hom­bre. Sin esa in­de­pen­den­cia es im­po­si­ble ser li­bre. Pe­ro no es so­lo eso, es tam­bién con­se­guir un equi­li­brio en­tre la vi­da per­so­nal y la la­bo­ral, có­mo em­pleas tu tiem­po, có­mo lo dis­fru­tas. Ese es un pun­to cla­ve, por­que cuan­do vi­ves so­la a ve­ces tra­ba­jas de­ma­sia­do y des­cui­das tu vi­da per­so­nal. Pe­ro hay mu­chas re­la­cio­nes al­re­de­dor que sos­tie­nen tu vi­da, a par­te de la pa­re­ja tra­di­cio­nal, que hay sa­ber cul­ti­var.

¿Son es­tas al­gu­nas cues­tio­nes que ha de­ja­do pen­dien­tes el fe­mi­nis­mo?

No voy a echar la cul­pa al fe­mi­nis­mo. Es co­mo cri­ti­car al pre­si­den­te Oba­ma por no ha­ber con­se­gui­do to­do lo que pro­me­tió y que na­die más ha he­cho. Aho­ra ne­ce­si­ta­mos re­sol­ver los pro­ble­mas de las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras: es muy di­fí­cil ser una mu­jer am­bi­cio­sa con ga­nas de desa­rro­llar tu ca­rre­ra y al tiem­po sa­car ade­lan­te una fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.