“La vi­da es­tá or­ga­ni­za­da en pa­re­jas. La gen­te pa­re­ce no en­ten­der que una sol­te­ra ten­ga una vi­da sa­tis­fac­to­ria”.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

Creo que hay un par de ra­zo­nes. So­lo te­ne­mos re­pre­sen­ta­cio­nes de hom­bres sol­te­ros fe­li­ces, co­mo Geor­ge Cloo­ney o Ja­mes Bond. Nues­tra cul­tu­ra con­si­de­ra gla­mu­ro­so al sol­te­ro, mien­tras que las mu­je­res tie­nen un re­loj bio­ló­gi­co con el que pe­lear y la ima­gen que se tie­ne es la de la sol­te­ro­na con una ca­sa lle­na de ga­tos.

Pa­re­ce que, tras una mu­jer que tie­ne éxi­to pro­fe­sio­nal, se es­con­de el fra­ca­so emo­cio­nal, co­mo si no pu­die­ra te­ner las dos co­sas. Sí, es una for­ma muy es­tre­cha de ver las co­sas, des­afor­tu­na­da­men­te. La vi­da es­tá or­ga­ni­za­da en pa­re­jas. La gen­te pa­re­ce in­ca­paz de en­ten­der que una sol­te­ra tam­bién tie­ne una vi­da pri­va­da sa­tis­fac­to­ria: tie­ne her­ma­nas, ami­gas, so­bri­nos... Hay de­ce­nas de for­mas de re­la­ción, pe­ro pa­re­ce que la úni­ca po­si­ble es la pa­re­ja ro­mán­ti­ca. Y, evi­den­te­men­te, no es el caso.

¿Cuál es la in­fluen­cia de las ma­dres en es­te as­pec­to de la vi­da y la men­ta­li­dad de sus hi­jas? Al­gu­nas te­men que su hi­jas se que­den sol­te­ras. ¿A us­ted le pa­só?

Tu­ve suer­te de que me de­ja­ra cla­ro, cuan­do es­ta­ba cre­cien­do, que ca­sar­me o no, y te­ner hijos o no, era una op­ción mía. Le es­toy muy agra­de­ci­da por ello. Es evi­den­te que la re­la­ción madre e hi­ja es com­pli­ca­da y que mu­chas hi­jas es­co­gen sus vi­das en opo­si­ción a lo que hi­cie­ron sus ma­dres. No sé si eso se pue­de cam­biar. Qui­zá tie­ne más que ver con un pa­trón psi­co­ló­gi­co in­na­to. Es cier­to que mu­chas mu­je­res su­fren esa pre­sión y eres afor­tu­na­da si no es así.

¿Qué son esas fi­gu­ras que us­ted lla­ma las “des­per­ta­do­ras”, esos mo­de­los de mu­je­res fuer­tes, in­te­lec­tua­les, con pro­fe­sio­nes in­tere­san­tes, que por una vez no tie­nen que ver con la mo­da o el ci­ne?

Ha­ce un tiem­po, una ni­ña me­xi­ca­na a la que co­no­cí en una con­fe­ren­cia me di­jo: “¿Sa­bes? Siem­pre he que­ri­do ser Kim Kardashian, pe­ro aho­ra quie­re pa­re­cer­me a ti tam­bién. Quie­ro pa­sar­me el día es­cri­bien­do co­sas in­tere­san­tes en el or­de­na­dor”. Las chi­cas ne­ce­si­tan esos pa­pe­les po­si­ti­vos. Pe­ro los me­dios tie­nen ob­se­sión por las ce­le­bri­ties. Es co­mo una en­fer­me­dad y no sé có­mo po­de­mos cam­biar­lo. Es­tá em­peo­ran­do y el con­su­mis­mo es­tá pu­dien­do con no­so­tros, in­ten­tan­do cal­mar con di­ne­ro nues­tras in­se­gu­ri­da­des, ofre­cién­do­nos unos sue­ños ab­sur­dos de per­fec­ción. No ten­go res­pues­tas so­bre có­mo cam­biar es­to. Y a la vez es bonito ver có­mo al­gu­nos mo­de­los se es­tán vol­vien­do más va­ria­dos; es­pe­ro que eso ayu­de.

¿Cree que hay una vuel­ta atrás en cier­tos va­lo­res re­la­cio­na­dos con las mu­je­res, sus ro­les y su in­de­pen­den­cia?

Es­toy de acuer­do. Pe­ro creo que no hay una in­vo­lu­ción exac­ta­men­te, lo que pa­sa es que es muy com­pli­ca­do na­ve­gar por esa li­ber­tad. La cul­tu­ra de las ce­le­bri­ties, cen­tra­da en sus re­la­cio­nes y pa­re­jas, y el con­su­mo de­sen­fre­na­do son for­mas de es­ca­par de la reali­dad. Es co­mo si los va­lo­res de la li­ber­tad se­xual no hu­bie­ran des­pe­ga­do.

¿Cree que la idea de “te­ner­lo to­do” in­cul­ca­da a las mu­je­res pro­fe­sio­na­les es un error?

OSí, por­que per­se­guir un sue­ño qui­ta tiem­po y fuer­zas, de­bi­li­ta y res­ta po­der. Tra­tar de ser per­fec­ta to­do el tiem­po es una qui­me­ra. Es un gra­ve signo de in­ma­du­rez. Na­die con­si­gue to­do lo que desea en la vi­da, esa es la con­di­ción hu­ma­na.

Sol­te­ro­na, de Ka­te Bo­lick. Edi­to­rial Mal­pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.