ESA HU­MI­LLAN­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

sen­sa­ción de ser una es­pe­cie de Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja, yo mis­ma la vi­ví en mis pro­pias car­nes, y qui­zá de for­ma más agu­da que la me­dia, cuan­do te­nía unos 15 años. Fue a esa edad cuan­do em­pe­cé a dar­me cuen­ta de que po­co te­nía que ha­cer en el te­rreno de las pug­nas amo­ro­sas con mis com­pa­ñe­ras si me se­guía vis­tien­do co­mo un miem­bro de la po­li­cía mon­ta­da de Ca­na­dá en día de per­mi­so. Es­ta­ba lo­ca por un chi­co al que veía gua­pí­si­mo, y eso me hacía sen­tir tre­men­da­men­te dis­cor­dan­te a su la­do. ¿Ha­bía al­gu­na ma­ne­ra de con­se­guir que se fi­ja­se en mí? Un día, pues, de­ci­dí echar mano de una fal­da va­que­ra que lle­va­ba una eter­ni­dad acu­mu­lan­do pol­vo en el ar­ma­rio y, a la ma­ña­na si­guien­te, de una ma­ne­ra fría y cal­cu­la­do­ra, me ves­tí co­mo una chi­ca nor­mal. El cálcu­lo frío du­ró has­ta que sa­lí de ca­sa. Todavía re­cuer­do el so­ni­do que ha­cían las per­sia­nas echa­das de las tien­das cuan­do las ro­za­ba con la ye­ma de los de­dos con la es­pe­ran­za de que me en­gu­lle­ran. En el co­le­gio, no lle­gué a le­van­tar­me ni una so­la vez de mi si­tio y, du­ran­te cin­co ho­ras, no lo­gré que las me­ji­llas de­ja­sen de lu­cir ro­jas de la ver­güen­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.