Qué nos pa­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

En nues­tro mun­do ima­gi­na­rio po­de­mos rea­li­zar lo que la reali­dad ex­ter­na nos nie­ga. En la fan­ta­sía no hay lí­mi­tes, en la reali­dad ex­ter­na sí y hay que acep­tar­los. Se pue­de usar pa­ra au­men­tar el in­te­rés se­xual si la re­la­ción es po­co ex­ci­tan­te, por­que au­men­ta el de­seo. Si bien es una for­ma de eva­dir­nos, tam­bién pue­de, si sa­be­mos uti­li­zar­la, me­jo­rar la re­la­ción que te­ne­mos. La ama­da. Ima­gi­na un es­ce­na­rio don­de com­par­te con su pa­re­ja jue­gos ex­ci­tan­tes. En las fan­ta­sías no no­ve­la­das, las im­pre­sio­nes sen­so­ria­les pro­vo­can la ex­ci­ta­ción y el clí­max. Son in­fi­ni­tas y tam­bién es­con­den un men­sa­je ci­fra­do que tie­ne re­la­ción con el mun­do emo­cio­nal.

Psi­quis­mo al desnudo

Pa­tri­cia tie­ne una fan­ta­sía que la des­con­cier­ta. Se ima­gi­na des­nu­dán­do­se en un bar con va­rios hom­bres mi­rán­do­la hip­no­ti­za­dos. De ellos so­lo re­co­no­ce a su ex. Le des­con­cier­ta que apa­rez­ca él en lu­gar de su pa­re­ja ac­tual, por­que te­me te­ner con él sen­ti­mien­tos que no ha po­di­do rom­per. Pe­ro co­mo

Osu fan­ta­sía no le mo­les­ta, sino que le da más sa­tis­fac­ción, de­ja de preo­cu­par­se. Pa­tri­cia siem­pre tu­vo re­la­cio­nes dis­tan­tes con los hom­bres. Creía que te­nía que ha­cer un es­fuer­zo pa­ra man­te­ner su aten­ción. Pa­ra su pa­dre siem­pre se con­si­de­ró “in­vi­si­ble”. Es­te es el mo­tor que pro­mue­ve su fan­ta­sía, cu­yo ma­yor pla­cer se en­cuen­tra en la ex­hi­bi­ción de su cuer­po. Si con­si­gue ser mi­ra­da con de­seo, se sien­te más se­gu­ra y de­ja de te­mer un aban­dono. Cu­rio­sa­men­te, la bue­na re­la­ción que man­tie­ne con su pa­re­ja ac­tual es la que le ha he­cho po­der ex­pre­sar su de­seo de que los hom­bres la mi­ra­ran. ¿Con­vie­ne es­con­der nues­tras fan­ta­sías? ¿Son rea­li­za­bles? La res­pues­ta de­pen­de de ca­da uno, pe­ro te­ner en cuen­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas del otro es muy im­por­tan­te. Tam­bién hay que re­fle­xio­nar so­bre el he­cho de que com­par­ti­mos al­go que pro­vie­ne del in­cons­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.