Psi­coac­tua­li­dad.

El ge­nial pia­nis­ta por pri­me­ra vez en un li­bro la des­ga­rra­do­ra his­to­ria de se­xua­les que su­frió por par­te de un pro­fe­sor.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

La mú­si­ca co­mo sal­va­ción.

abu­sos ¿qué tipo de pa­dres no se dan cuen­ta de que a su hi­jo de cin­co años le pa­sa al­go? Y cuan­do una pro­fe­so­ra in­ten­ta ayu­dar al ni­ño, ¿qué cla­se de sis­te­ma ha­ce ca­so omi­so pe­se a los res­tos de san­gre en sus pier­nas? ¿Por qué se ocul­ta el abu­so in­fan­til?

La au­sen­cia del pa­dre

cuen­ta En un ejer­ci­cio de ge­ne­ro­si­dad, Rod­hes in­ten­ta sal­var a su ma­dre: “No se dio cuen­ta o no qui­so dar­se cuen­ta de que al­go fa­lla­ba. No la cul­po. Era jo­ven e in­ge­nua, e in­ten­ta­ba no ve­nir­se aba­jo pe­se a pa­de­cer in­som­nio, ser re­sis­ten­te al Va­lium y te­ner una fa­mi­lia a la que cui­dar”. Al pa­dre so­lo se le nom­bra una vez pa­ra de­cir que no que­ría que es­tu­dia­ra mú­si­ca. La mis­ma mú­si­ca que, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, “le sal­vó la vi­da”. La au­sen­cia del pa­dre es muy sig­ni­fi­ca­ti­va. El pia­nis­ta de­di­ca el li­bro a su hi­jo. No so­por­ta pen­sar que un día pue­da de­cir­le: “Pa­pá, me aban­la do­nas­te”. En una en­tre­vis­ta, le pre­gun­tan si te­me no ser un buen pa­dre, a lo que con­tes­ta ci­tan­do al psi­coa­na­lis­ta Win­ni­cot, au­tor del con­cep­to “pa­dre su­fi­cien­te­men­te bueno”. “Na­die lo­gra ser el pa­dre per­fec­to, “su­fi­cien­te­men­te bueno” es to­do a lo que pue­des as­pi­rar”, se­ña­la. En el li­bro, lle­ga a afir­mar: “Yo soy mu­chas co­sas. Mú­si­co, hom­bre, pa­dre, gi­li­po­llas, men­ti­ro­so y fal­so. Pe­ro sí, lo que más me de­fi­ne es el sen­ti­mien­to de ver­güen­za”. Y aña­de: “Pa­ra la per­so­na que pa­de­ce una en­fer­me­dad men­tal, no hay na­da más ate­rra­dor que un sen­ti­mien­to”. El na­ci­mien­to de su hi­jo le ex­pu­so a to­do tipo de sen­ti­mien­tos. La ter­nu­ra que el ni­ño le pro­du­jo le con­mo­vió. “Es muy fre­cuen­te –di­ce– que se te cai­ga el mun­do en­ci­ma cuan­do tu hi­jo se acer­ca a la edad en la que em­pe­za­ron a abu­sar de ti” […]. “Ha­bía al­go en mi in­te­rior que me da­ba zar­pa­zos y que no po­día con-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.