Sin SUS­TOS des­pués de los 40

Pue­de que a par­tir de cier­ta edad sea di­fí­cil que­dar­se em­ba­ra­za­da, pe­ro no es im­po­si­ble y las “sor­pre­sas” no son ex­clu­si­vas de la alo­ca­da ju­ven­tud. No des­cui­des las pre­cau­cio­nes y eli­ge el mé­to­do que me­jor le va a tu sa­lud y a tu es­ti­lo de vi­da. Por Beatr

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

CCuan­do se ha­bla de em­ba­ra­zos no desea­dos, la ma­yo­ría ten­de­mos a pen­sar en ado­les­cen­tes ex­pe­ri­men­tan­do sin me­dir las con­se­cuen­cias. Sin em­bar­go, exis­te otra fran­ja de edad de al­to ries­go: la de las mu­je­res de más de 40 años. El úl­ti­mo es­tu­dio so­bre an­ti­con­cep­ción en España, ela­bo­ra­do por Ba­yer, en­con­tró que una de ca­da cua­tro mu­je­res de en­tre 40 y 44 años no uti­li­za nin­gún mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo (y una de ca­da tres, en­tre las ma­yo­res de 44). ¿La ra­zón? Ten­de­mos a pen­sar erró­nea­men­te que esa edad ya no so­mos fér­ti­les, o que la po­si­bi­li­dad de con­cep­ción son mí­ni­mas. Nos re­la­ja­mos, y ¡zas! Sor­pre­sa. A pe­sar de que en la pe­ri­me­no­pau­sia o pe­rio­do pre­vio a la me­no­pau­sia dis­mi­nu­ye de for­ma con­si­de­ra­ble la fe­cun­di­dad de la mu­jer, hay que te­ner muy cla­ro que el ries­go de em­ba­ra­zo si­gue exis­tien­do. La po­si­bi­li­dad de que­dar en­cin­ta en­tre los 40 y los 44 años es de un 10% y dis­mi­nu­ye a un 3% en­tre las mu­je­res de 45 a 49 años. Pe­ro ni si­quie­ra des­pués de los 50 la po­si­bi­li­dad de em­ba­ra­zo es igual a ce­ro, con el ries­go pa­ra la pro­pia sa­lud y la del fe­to. Pa­ra evi­tar es­tas si­tua­cio­nes es ne­ce­sa­rio sa­ber que la an­ti­con­cep­ción de­be con­ti­nuar has­ta un año des­pués de la úl­ti­ma mens­trua­ción, que es lo que de­fi­ne a la me­no­pau­sia, o has­ta que un aná­li­sis hor­mo­nal la con­fir­me. Por mu­cho que tus re­glas sean irre­gu­la­res, que apa­rez­can y des­apa­rez­can sin or­den ni con­cier­to, y que trans­cu­rran va­rios me­ses sin que ten­gas se­ña­les de su exis­ten­cia... No te con­fíes.

¿Hay mé­to­do ideal a par­tir de cier­ta edad?

La res­pues­ta es no y, a la vez, sí. “La edad no es un con­di­cio­nan­te en sí mis­ma –ex­pli­ca Mo­des­to Rey No­voa, es­pe­cia­lis­ta en Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co­lo­gía, y miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Con­tra­cep­ción (SEC)–. Por lo tan­to no po­de­mos ha­blar, en ge­ne­ral, de me­jo­res o peo­res mé­to­dos por la edad de la mu­jer. Su elec­ción de­pen­de­rá de sus cir­cuns­tan­cia clí­ni­cas (en­fer­me­da­des, pa­trón mens­trual, de­seo ges­ta­cio­nal cum­pli­do o no…) y sus pre­fe­ren­cias fa­ci­li­ta­rán la elec­ción del mé­to­do”. Ade­más, al­can­za­da cier­ta edad, exis­te ma­yor fre­cuen­cia de apa­ri­ción de en­fer­me­da­des que pue­den em­peo­rar con cier­tos an­ti­con­cep­ti­vos: la hi­per­ten­sión ar­te­rial, la dia­be­tes, las hi­per­co­les­te­ro­le­mia y el ta­ba­quis­mo, por ejem­plo, con­tra­in­di­can

el uso de fór­mu­las hor­mo­na­les com­bi­na­das. En es­ta eta­pa se pro­du­cen tam­bién al­gu­nos cam­bios en la fi­sio­lo­gía se­xual y re­pro­duc­ti­va, con la apa­ri­ción de al­te­ra­cio­nes mens­trua­les, con pa­tro­nes que pue­den ir des­de san­gra­dos abun­dan­tes y fre­cuen­tes a ci­clos lar­gos o com­ple­ta­men­te irre­gu­la­res. “A par­tir de los 40 exis­ten cam­bios de­ri­va­dos de la dis­mi­nu­ción de pro­duc­ción de hor­mo­nas por par­te de los ova­rios y cam­bios en el ci­clo mens­trual. Es­tos cam­bios se han de te­ner en cuen­ta a la ho­ra de adop­tar un mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo”, acla­ra el dr. Ser­gio Hai­mo­vich, gi­ne­có­lo­go y obs­te­tra del Hos­pi­tal del Mar de Bar­ce­lo­na. Y por su­pues­to, tam­bién las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tra vi­da se­xual. No es lo mis­mo una vi­da de pa­re­ja plá­ci­da y es­ta­ble o ser la reina de Tin­der y vi­vir la vi­da lo­ca. Ge­ne­ral­men­te, si ya se han cum­pli­do nues­tros de­seos re­pro­duc­ti­vos, lo más ade­cua­do, efi­caz y có­mo­do es re­cu­rrir a mé­to­dos a lar­go pla­zo por­que nos per­mi­te des­preo­cu­par­nos y evi­tar ries­gos. Si tie­nes cla­rí­si­mo que no quie­res te­ner más hi­jos, pue­des con­sul­tar­le a tu gi­ne­có­lo­go por los mé­to­dos irre­ver­si­bles, que son la li­ga­du­ra de trom­pas y la oclu­sión de trom­pas con im­plan­tes. Si no quie­res re­cu­rrir a una me­di­da tan drás­ti­ca, pue­des con­si­de­rar to­das es­tas op­cio­nes:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.