Llu­via de dia­man­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vivir -

Aca­ba­ba de di­vor­ciar­se de su pri­mer ma­ri­do, el he­re­de­ro de los Hil­ton, Con­rad Hil­ton Jr. –tío abue­lo de Pa­ris–, tras ocho me­ses de tor­men­to­so ma­tri­mo­nio y des­can­sa­ba al bor­de de la pis­ci­na de unos ami­gos en Palm Springs (Flo­ri­da), cuan­do un he­li­cóp­te­ro ate­rri­zó en la pro­pie­dad. La som­bra de un hom­bre le hi­zo abrir los ojos. Fren­te a ella, se er­guía el mul­ti­mi­llo­na­rio Ho­ward Hug­hes, que in­ten­ta­ba abrir­se pa­so co­mo em­pre­sa­rio ci­ne­ma­to­grá­fi­co tras ha­cer for­tu­na cons­tru­yen­do avio­nes. “¡Ven­ga, vís­te­te!”, le es­pe­tó. “¡Nos ca­sa­mos!”. Pa­ra de­mos­trar­le que no bro­mea­ba, se me­tió la mano en el bol­si­llo y ex­tra­jo un pu­ña­do de dia­man­tes que es­par­ció so­bre ella. La es­tre­lla, muer­ta de ri­sa, hu­yo co­rrien­do has­ta la ca­sa, dis­per­sán­do­los por el cés­ped. Evi­den­te­men­te no hu­bo ma­tri­mo­nio. Fue la úni­ca vez que la ac­triz re­cha­zó pie­dras pre­cio­sas. El gran amor de su vi­da y dos ve­ces su ma­ri­do, Ri­chard Burton, la cu­brió

Na­bo­kov y Cha­plin fue­ron ve­ci­nos. Di­cen que él ins­pi­ró el pro­ta­go­nis­ta de Lo­li­ta.

de ellas. Cla­ro que las su­yas eran más gran­des, co­mo el dia­man­te Krupp, de 33 qui­la­tes, que or­na­ba el ani­llo de com­pro­mi­so que le re­ga­ló en 1968, tras enamo­rar­se ro­dan­do Cleo­pa­tra. Le cos­tó más de un mi­llón de dó­la­res en la jo­ye­ría Car­tier de Nue­va York. La más co­no­ci­da de cuan­tas pu­so en sus ma­nos lle­va el nom­bre de am­bos: el dia­man­te Tay­lor-burton, en for­ma de pe­ra y de ca­si 70 qui­la­tes. El ac­tor lo ad­qui­rió en una subas­ta en 1969: an­tes de la pu­ja, su pro­pie­ta­rio, el jo­ye­ro Harry Wins­ton, se lo en­vió a Tay­lor a Sui­za, pa­ra que pu­die­ra ad­mi­rar­lo. En la subas­ta, lo ad­qui­rió Car­tier por más de un mi­llón de dó­la­res. Pe­ro Burton no es­ta­ba dis­pues­to a de­jar­se ven­cer y, des­de el te­lé­fono pú­bli­co de un ho­tel in­glés, ne­go­ció con el in­ter­me­dia­rio de Car­tier, a gri­tos, has­ta que con­si­guió la pie­dra. Car­tier pu­so una con­di­ción: ex­hi­bir­la en su tien­da de Chica­go an­tes de lle­vár­se­lo. “So­mos hom­bres de ne­go­cios y am­bos es­ta­mos con­ten­tos de que la se­ño­ri­ta Tay­lor es­té con­ten­ta”, ac­ce­dió Burton. La ac­triz lu­ció la ge­ma por pri­me­ra vez en el 40 cum­plea­ños de Gra­ce de Mó­na­co, y el dia­man­te via­jó has­ta Ni­za con dos guar­dias. Cuan­do se di­vor­cia­ron por se­gun­da vez, en 1978, Tay­lor lo ven­dió por cin­co mi­llo­nes de dó­la­res y do­nó par­te del di­ne­ro pa­ra cons­truir un hos­pi­tal en Bost­wa­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.