¿In­ca­paz de guar­dar un se­cre­to?

Trai­cio­nar la con­fian­za de una ami­ga re­ve­la mu­cho más so­bre el psi­quis­mo pro­pio de lo que ima­gi­na­mos. So­lo una per­so­na ma­du­ra y con una iden­ti­dad só­li­da es ca­paz de res­pe­tar la in­ti­mi­dad aje­na.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

QQui­zá al­gu­na vez te has sen­ti­do trai­cio­na­da por­que al­guien a quien con­fias­te un se­cre­to y no fue ca­paz de guar­dar­lo. La ca­pa­ci­dad pa­ra con­te­ner se­cre­tos aje­nos o pa­ra sa­ber bus­car a la per­so­na ade­cua­da que es­cu­che los pro­pios, pro­vie­ne de un tra­ba­jo psi­co­ló­gi­co que co­mien­za en los pri­me­ros años de vi­da. Ese tra­ba­jo desem­bo­ca en una sub­je­ti­vi­dad adul­ta y ma­du­ra, que no con­fun­de lo pro­pio con lo ajeno y que ha in­cor­po­ra­do una éti­ca que no per­mi­te ata­car al otro en su in­ti­mi­dad, ni usar lo que sa­be de él. Al­guien in­ca­paz de guar­dar un se­cre­to es una per­so­na in­ma­du­ra, que tam­po­co sa­brá pro­te­ger su in­ti­mi­dad; ca­re­ce del po­der psí­qui­co que im­pli­ca una con­ten­ción ade­cua­da de pen­sa­mien­tos y de sen­ti­mien­tos. Quien no res­pe­ta la vi­da del otro tam­po­co sien­te res­pe­to por la su­ya, aun­que no sea cons­cien­te de ello. La re­la­ción que man­te­ne­mos con los de­más tie­ne mu­cho que ver con el víncu­lo que he­mos or­ga­ni­za­do con no­so­tros mis­mos. Apren­de­mos a te­ner se­cre­tos cuan­do de­ja­mos de de­pen­der en ex­ce­so de al­guien (la ma­dre, el pa­dre, los her­ma­nos). La de­ci­sión de no com­par­tir­lo to­do es el pri­mer ras­go de in­de­pen­den­cia de ni­ños y ado­les­cen­tes. Esos se­cre­tos pue­den ser una car­ga y tam­bién un te­so­ro, que cuen­tan a sus ami­gos o es­cri­ben en un dia­rio, ca­si siem­pre so­bre sus des­cu­bri­mien­tos se­xua­les y su re­la­cio­nes afec­ti­vas. Hay per­so­nas que son in­ca­pa­ces de guar­dar una con­fi­den­cia. Se apro­pian de la vi­da de los de­más por­que la su­ya se en­cuen­tra va­cía. Ca­re­cen de un psi­quis­mo ma­du­ro y de una iden­ti­dad fir­me. Cuan­do al­guien te cuen­ta un se­cre­to, com­par­te contigo una in­ti­mi­dad que no te per­te­ne­ce, que si­gue sien­do de él. A me­nu­do, las in­ti­mi­da­des se cuen­tan pa­ra des­car­gar­se de un pe­so que no sa­be­mos có­mo lle­var so­los. Cuan­do una ami­ga no guar­da un se­cre­to que le he­mos con­fia­do pa­ra li­be­rar esa pre­sión, pue­de que ten­ga con no­so­tras una ri­va­li­dad ocul­ta. Una for­ma de da­ñar­nos se­ría mos­trar lo que le he­mos con­ta­do.

El pe­so de un se­cre­to

Blan­ca le con­tó a su ami­ga Cris­ti­na que lle­va­ba me­ses es­cri­bién­do­se on li­ne con un hom­bre. Al igual que su ami­ga, Blan­ca es­ta­ba ca­sa­da y te­nía un hi­jo ado­les­cen­te. Tra­ba­ja­ba co­mo au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­va y su ma­ri­do via­ja­ba mu­cho. Se sen­tía so­la y se abu­rría. Ha­bía co­no­ci­do en un chat a al­guien que le ha­bía pa­re­ci­do es­pe­cial y ha­bía em­pe­za­do a es­cri­bir­se con él a dia­rio. Pe­ro un día, al abrir el co­rreo, no vio nin­gún men­sa­je y Blan­ca em­pe­zó a in­quie­tar­se. ¿Qué le es­ta­ba pa­san­do? ¿Em­pe­za­ba a ne­ce­si­tar de­ma­sia­do a ese ami­go, que has­ta cier­to pun­to era un des­co­no­ci­do? Por eso le con­tó a su ami­ga lo que le ocu­rría. Cris­ti­na es­cu­chó per­ple­ja. No le pa­re­cía bien. Le di­jo a su ami­ga que no se preo­cu­pa­ra y que qui­zá se­ría me­jor que aquel hom­bre no vol­vie­ra a es­cri­bir­le. Blan­ca se sin­tió in­có­mo­da. No ima­gi­na­ba que su ami­ga la re­ga­ña­ría. En cuan­to lle­gó a su ca­sa, Cris­ti­na se lo con­tó to­do a su ma­ri­do. Cris­ti­na no era una bue­na ami­ga, en­vi­dia­ba a Blan­ca y tam­bién te­nía un se­cre­to: le gus­ta­ba mu­cho su ma­ri­do. Cuan­do se des­cu­brió que el ami­go se­cre­to de Blan­ca era su pro­pio ma­ri­do, que ha­bía or­ga­ni­za­do una ar­gu­cia pa­ra re­cu­pe­rar a su mu­jer por­que pen­sa­ba que es­ta­ba per­dien­do su amor, Cris­ti­na ca­yó en­fer­ma. La aven­tu­ra de su ami­ga la ha­bía li­be­ra­do de la cul­pa por sen­tir­se atraí­da por su pa­re­ja. No es ra­ro que al­guien in­ca­paz de guar­dar un se­cre­to

Quien des­ve­la nues­tra in­ti­mi­dad pue­de sen­tir una ri­va­li­dad ocul­ta.

ten­ga al­guno pro­pio que, al no po­der nom­brar ni ges­tio­nar bien, le ha­ga su­frir. Quie­nes son in­ca­pa­ces de guar­dar un se­cre­to su­fren una im­po­ten­cia psí­qui­ca que no les per­mi­te sen­tir­se bien con lo que les es pro­pio y por ello se des­em­ba­ra­zan de lo que otro les cuen­ta. Tam­bién pue­den uti­li­zar la in­for­ma­ción re­ci­bi­da co­mo una ma­ne­ra de ejer­cer po­der so­bre el con­fi­den­te. No hay que con­fiar en ellos, ni en los que en­se­gui­da em­pie­zan a juz­gar lo que di­ces o se im­pli­can de­ma­sia­do. Des­bor­da­dos por sus con­flic­tos, con­fun­den lo que les pa­sa a ellos con lo que te pa­sa a ti. Tam­po­co son ca­pa­ces de guar­dar un se­cre­to. Sin em­bar­go, hay se­cre­tos fa­mi­lia­res que se man­tie­nen pa­ra no re­sol­ver una pa­to­lo­gía fa­mi­liar. Sir­ven pa­ra cohe­sio­nar el gru­po, pe­ro en una si­tua­ción neu­ró­ti­ca

Fa­mi­lias tó­xi­cas

En ta­les ca­sos, se ha­ce un vo­to de si­len­cio acer­ca de un acon­te­ci­mien­to. Sue­len ser fa­mi­lias muy en­do­gá­mi­cas que se nie­gan a re­co­no­cer sus di­fi­cul­ta­des. Los he­chos que se ocul­tan guar­dan re­la­ción con lo que so­cial­men­te se con­si­de­ra ver­gon­zo­so (lo­cu­ra, se­xua­li­dad). Cuan­do uno de los miem­bros de la fa­mi­lia –sue­le ser el más sano– ha­bla, el se­cre­to se rom­pe y es po­si­ble sa­lir de ese círcu­lo pa­to­ló­gi­co. En es­te ca­so, con­tar­lo en el si­tio ade­cua­do es fun­da­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.