Irina Shayk.

De un pue­blo de los Ura­les, a Pa­rís. De es­tu­diar estética, a po­sar pa­ra los me­jo­res fo­tó­gra­fos. De ser per­se­gui­da por la pren­sa ro­sa, a aban­de­rar cau­sas so­li­da­rias. Es­ta es la his­to­ria del cis­ne ne­gro que se con­vir­tió en top. Por G. Goe­na­ga / Fo­tos: Jo­nas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Muy po­ca gen­te lo sa­be, pe­ro Ye­manz­he­linsk, el pue­blo al sur de los Ura­les don­de, en 1986, na­ció Irina Va­le­riev­na Shaij­lis­ma­lo­va –co­no­ci­da po­pu­lar­men­te con la más ar­ti­cu­la­ble con­trac­ción de Irina Shayk– lu­ce en su es­cu­do un mag­ní­fi­co cis­ne ne­gro, ese sím­bo­lo de la per­tur­ba­do­ra be­lle­za que bien po­dría de­fi­nir a la úl­ti­ma top mo­del con de­re­cho a re­pe­tir el icó­ni­co “Por­que yo lo val­go”, de L’oréal Pa­ris, el po­de­ro­so es­lo­gan de la au­to­es­ti­ma y la re­afir­ma­ción. La jo­ven que un día enamo­ró a Cris­tiano Ro­nal­do –y cin­co años des­pués rom­pió con él de for­ma ex­pe­di­ti­va– es la úl­ti­ma em­ba­ja­do­ra de una mar­ca que cuen­ta en su ali­nea­ción con ros­tros de ac­tri­ces co­mo Ja­ne Fon­da, An­die Mac­do­well, Ju­lian­ne Moo­re, Nao­mi Watts o Bla­ke Li­vely, y mo­de­los co­mo Lara Stone o Karly Kloss. “Es un ho­nor per­te­ne­cer a tan ex­tra­or­di­na­rio gru­po de mu­je­res in­te­li­gen­tes, po­de­ro­sas y tra­ba­ja­do­ras –con­fie­sa Shayk–. Per­te­ne­cer a es­ta fa­mi­lia te ha­ce que­rer me­jo­rar. Siem­pre he ad­mi­ra­do la ma­ne­ra en que L’oréal aglu­ti­na la fuer­za, la be­lle­za y la di­ver­si­dad de las mu­je­res que re­pre­sen­ta. Si hay al­go que he apren­di­do en mi ca­rre­ra co­mo mo­de­lo es que la ver­da­de­ra be­lle­za pro­vie­ne del interior. Por eso, pa­ra mí es mu­cho más que be-

lle­za: es la bús­que­da de em­po­de­ra­mien­to y con­fian­za, de sen­tir­te lo me­jor que pue­das”. Y sí, la pro­pia Irina ha lu­cha­do por es­ta con­fian­za y tie­ne al­go de ese cis­ne ne­gro: su piel os­cu­ra –he­re­da­da de los orí­ge­nes tár­ta­ros de su pa­dre, un mi­ne­ro del car­bón, y el mo­ti­vo por­que al prin­ci­pio to­do el mun­do pen­sa­ba que era una mo­de­lo bra­si­le­ña– y su ma­nía de ves­tir enor­mes la­zos cuan­do era pe­que­ña le gran­jea­ron las bur­las de sus com­pa­ñe­ros de co­le­gio. “Se reían por có­mo iba ves­ti­da, pe­ro yo me ves­tía co­mo me gus­ta­ba y no me im­por­ta­ba en ab­so­lu­to lo que los de­más opi­na­ran de mí, igual que no me im­por­ta aho­ra. A los chi­cos nun­ca les gus­té en el co­le­gio. Se bur­la­ban de mi piel os­cu­ra”, de­cla­ra­ba en 2012 a una re­vis­ta mas­cu­li­na.

Una en­tre un mi­llón

Aun­que aho­ra re­sul­ta una op­ción ab­so­lu­ta­men­te ob­via, al prin­ci­pio no pa­re­cía des­ti­na­da a ser mo­de­lo. Irina es hi­ja de una maes­tra de piano, que in­ten­tó que si­guie­ra sus pa­sos a par­tir de los seis años. Du­ran­te su ni­ñez es­tu­dió piano y can­to, pe­ro cuan­do su pa­dre fa­lle­ció la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de la fa­mi­lia se hun­dió. La ma­dre tu­vo que bus­car dos tra­ba­jos pa­ra sa­car ade­lan­te a Irina y a su her­ma­na ma­yor, Ta­tia­na, y fi­nal­men­te las ma­tri­cu­ló en una es­cue­la de estética. Jus­to en la puer­ta de al la­do, ha­bía una es­cue­la de mo­de­los: era el mo­men­to del boom de las jo­ven­cí­si­mas be­lle­zas ru­sas en las pa­sa­re­las, que tan­ta con­tro­ver­sia creó al mul­ti­pli­car es­te ti­po de cen­tros en el em­po­bre­ci­do país co­mo si de una in­dus­tria se tra­ta­se. Irina fue des­cu­bier­ta por un agen­te lo­cal, se pre­sen­tó al con­cur­so de be­lle­za de Chel­ya­binsk de 2004 –te­nía 16 años– y lo ga­nó. Tres años des­pués, en 2007, ya tra­ba­ja­ba en Pa­rís. “Era bas­tan­te ma­yor den­tro de los cá­no­nes del ofi­cio y fue bas­tan­te du­ro: no ha­bla­ba el idio­ma, no te­nía na­da de di­ne­ro, tam­po­co ex­pe­rien­cia y es­ta­ba obli­ga­da a apren­der a to­da ve­lo­ci­dad. Es­te es un ne­go­cio di­fí­cil. Muy com­pe­ti­ti­vo. El res­to ya es his­to­ria”. Y es que ese cis­ne, en mo­do vo­lup­tuo­so y acuá­ti­co, sus­ti­tu­yó a la bra­si­le­ña Ana Bea­triz Ba­rros co­mo ros­tro de In­ti­mis­si­mi y, a la vez, co­men­zó a apa­re­cer, de for­ma re­gu­lar y has­ta hoy, en el es­pe­cial de ba­ño de la re­vis­ta Sports Illus­tra­ted, tram­po­lín más o me­nos ob­vio pa­ra con­ver­tir­te en chi­ca Vic­to­ria’s Se­cret, a lo que Irina, es lla­ma­ti­vo, se ha ne­ga­do te­naz­men­te. Le­jos de que­rer ser un ob­je­to se­xual glo­bal, Irina ha re­cha­za­do en más de una oca­sión la des­nu­dez más o me­nos evi­den­te. A pe­sar de al­gu­na fo­to en cas­to to­pless (cu­brién­do­se los se­nos con los bra­zos), sus ne­ga­ti­vas a Play­boy son le­gen­da­rias, y tam­bién sus líos con otras pu­bli­ca­cio­nes. Si España le per­mi­tió dar el sal­to del ba­ña­dor a la cos­tu­ra, tam­bién le tra­jo al­gún que otro que­bra­de­ro de ca­be­za con los re­to­ques de Pho­tos­hop –qui­tan­do una li­ga de bra­ga aquí, un pa­sa­dor de su­je­ta­dor allá– en las que se da­ba a en­ten­der que ha­bía po­sa­do des­nu­da. Pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad: “Nun­ca ha­ré al­go ti­po Play­boy –apun­ta­ba ya en 2012–. Sí, soy una mo­de­lo que ha he­cho mu­cha len­ce­ría, pe­ro ten­go cla­se”. ¿Cuál es el au­tén­ti­co se­cre­to del éxi­to de Irina? Al­gu­nos es­ti­lis­tas que han tra­ba­ja­do con ella en España ase­gu­ran que, aún cuan­do no era mun­dial­men­te co­no­ci­da, so­bre­sa­lía por su sim­pa­tía y por su pro­fe­sio­na­li­dad a la ho­ra de tra­ba­jar. Su apa­rien­cia, con unas cur­vas vo­lup­tuo­sas es­tá co­ro­na­das por unos la­bios aún más vo­lup­tuo­sos, que ella siem­pre re­co­no­ce co­mo su “ar­ma” más pre­cia­da. ¿Que có­mo los ma­qui­lla? El pink nu­de Ero­ti­que o el ro­jo Saint Ger­main le pro­por­cio­nan ese look en­tre ru­so y la­tino, ideal pa­ra una in­dus­tria que sue­le ape­lar a lo “exó­ti­co” co­mo mo­ne­da de cam­bio.

Di­vi­ni­dad glo­bal

Irina siem­pre ha si­do muy crí­ti­ca con las die­tas y re­co­no­ce su pa­sión por la bue­na me­sa: “Mi abue­la co­ci­na­ba los me­jo­res pas­te­les del mun­do. Amo co­mer, pe­ro es ver­dad que ha­go boxeo, un po­co de jiu­jit­su... Y tra­to de com­pen­sar”. La be­lle­za es im­por­tan­te pa­ra Irina, pe­ro tien­de a ha­blar de ella en tér­mi­nos, cuan­to me­nos, abs­trac­tos: “ama­bi­li­dad”, “in­te­li­gen­cia”, “sen­ti­do del hu­mor”, “con­fian­za” y “man­te­ner­te po­si­ti­va y no ren­dir­te nun­ca” son las pa­la­bras que uti­li­za cuan­do otras po­drían ha­blar de cur­vas, son­ri­sas, más­ca­ras de ojos y cos­mé­ti­cos (que, ojo, tam­bién uti­li­za y sa­be co­lo­car en su lu­gar). “La cos­mé­ti­ca sir­ve pa­ra dar­te con­fian­za, y por su­pues­to tie­ne un es­pa­cio sig­ni­fi­ca­ti­vo en mi vi­da –afir­ma Irina–. Sé lo im­por­tan­te que es lle­var un cui­da­do ade­cua­do pa­ra

que la piel si­ga ra­dian­te y jo­ven. Tam­bién me gus­ta que el ma­qui­lla­je me ayu­de a ex­te­rio­ri­zar mi fe­mi­ni­dad, y que me per­mi­ta ju­gar en fun­ción de mi estado de áni­mo o mis ga­nas”, ase­gu­ra. Y ya sa­be­mos que grie­ga no es, pe­ro en sus ras­gos tár­ta­ros, al­gu­nos in­sis­ten en ver a una di­vi­ni­dad he­lé­ni­ca. En el ví­deo de Po­wer (2010), de Kan­ye West –que lue­go la men­cio­na­ría di­rec­ta­men­te en la le­tra de otra can­ción, Ch­ris­tian Dior de­nim flow– apa­re­cía co­mo una se­mi­dio­sa ala­da, ro­dea­da de co­lum­nas dó­ri­cas. Y en 2014 in­ter­pre­tó a Me­ga­ra, la mu­jer de Hér­cu­les, en la su­per­pro­duc­ción ame­ri­ca­na di­ri­gi­da por Brett Rat­ner. “Me­ga­ra fue mi pri­mer pa­pel en el ci­ne, ¡y es­pe­ro que no sea el úl­ti­mo! Ac­tuar su­po­ne ser real, creí­ble, y eso es muy dis­tin­to a ser mo­de­lo. Tie­nes que creer­te tu per­so­na­je de ver­dad. Amo la mo­da y ser una mo­de­lo, pe­ro me di­ver­tí mu­cho ha­cien­do es­ta pe­lí­cu­la y me gus­ta­ría vol­ver ac­tuar. Es­ta ca­rre­ra te abre mu­chas puer­tas: di­se­ñar, pre­sen­tar pro­gra­mas de te­le­vi­sión, ac­tuar...”. Pe­ro por aho­ra es la mo­da y la be­lle­za lo que se­gui­rá dan­do for­ma al mi­to. Tras ser fo­to­gra­fia­da por Ma­rio Tes­tino, Bru­ce We­ber, Ma­riano Vi­van­co o Giam­pao­lo Sgu­ra, o ves­ti­da por es­ti­lis­tas co­mo Ca­ri­ne Roit­feld, es di­fí­cil re­ti­rar­se. Más aún cuan­do aca­ba de cum­plir los 30 años. Su­pe­ra­do su ro­man­ce con Cris­tiano Ro­nal­do, con el que ter­mi­nó no to­do lo bien que se pen­sa­ba –al pa­re­cer, por desave­nen­cias con la ma­dre del fut­bo­lis­ta por­tu­gués, aun­que la mo­de­lo fi­nal­men­te con­fe­só que se ha­bía sen­ti­do en­ga­ña­da y que es­ta­ba har­ta de hom­bres que pa­re­cían ni­ños y que le ha­cían sen­tir in­se­gu­ra–, ase­gu­ran las re­vis­tas del co­ra­zón que con el ac­tor Brad­ley Coo­per ha te­ni­do (o es­tá te­nien­do) el mis­mo ti­po de pro­ble­mas. Re­cien­te­men­te se la ha re­la­cio­na­do con el mo­de­lo bri­tá­ni­co Step­hen Ja­mes, pe­ro ca­da vez que se pu­bli­ca que ha ro­to con Brad­ley Coo­per, ellos lo des­mien­ten sa­lien­do a la ca­lle co­gi­dos de la mano.

Pies en la tie­rra

Afor­tu­na­da­men­te, hay co­sas más im­por­tan­tes en la vi­da de Irina Shayk, esa jo­ven ru­sa or­gu­llo­sa de una cul­tu­ra que de­fien­de en sus es­cri­to­res fa­vo­ri­tos (el me­jor pa­ra ella si­gue sien­do Dos­toievsky), en los pas­te­les de su abue­la ma­ter­na o en al­guno de sus rin­co­nes pre­fe­ri­dos en el mun­do, co­mo el Her­mi­ta­ge de San Pe­ters­bur­go. Co­sas tan sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra ella co­mo su pro­fun­do com­pro­mi­so con la cau­sa de los ni­ños ru­sos en­fer­mos, pa­ra los que creó un hos­pi­tal de ma­ter­ni­dad in­fan­til en su pro­pia ciu­dad na­tal y a los que siem­pre ha in­ten­ta­do ayu­dar: “Creo que es vi­tal pa­ra to­dos el com­par­tir y ayu­dar a aque­llos que lo ne­ce­si­tan. Tra­ba­jo muy es­tre­cha­men­te con la or­ga­ni­za­ción ru­sa Po­mo­gi, ayu­dán­do­les a con­se­guir fon­dos pa­ra su­fra­gar ope­ra­cio­nes a ni­ños que no pue­den per­mi­tír­se­las”. En tiem­pos de ído­los de ba­rro es de agra­de­cer una di­vi­ni­dad te­rre­na, co­mo Irina.

4

1. Jun­to a su ex Cris­tiano Ro­nal­do. 2. Tras de­jar al fut­bo­lis­ta, ini­ció una re­la­ción con el ac­tor Brad­ley Coo­per. A pe­sar de los ru­mo­res de rup­tu­ra, pa­re­ce que si­guen. 3. Des­fi­lan­do pa­ra Givenchy. 4. En el úl­ti­mo des­fi­le de Pro­no­vias. 5. En un cen­tro de adop­ción de ani­ma­les, una de sus cau­sas. 3

2

5

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.