Bi­qui­nis.

Acu­sa­do de re­vo­lu­cio­na­rio, de no de­jar na­da a la ima­gi­na­ción y de ir con­tra la mo­ral y el de­co­ro, el sep­tua­ge­na­rio dos pie­zas es el ve­te­rano más sexy del ve­rano. Un sím­bo­lo de la evo­lu­ción cul­tu­ral del si­go XX y de la li­be­ra­ción de la mu­jer, que con­ser­va

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Nin­gu­na mo­de­lo qui­so po­nér­se­lo y tu­vie­ron que bus­car a una es­trí­per.

Cua­tro pe­que­ños trián­gu­los de to­dos los to­nos ima­gi­na­bles, bor­dea­dos por ti­ras de cro­chet de vi­vos co­lo­res. Así es el mo­de­lo de la firma Kii­ni que os­ten­ta el tí­tu­lo de bi­qui­ni del ve­rano 2016. Su crea­do­ra, la nor­te­ame­ri­ca­na de ori­gen tur­co Ipek Ir­git, co­men­zó ha­cién­do­los pa­ra ella mis­ma, pe­ro re­ci­bió tan­tos elo­gios por su di­se­ño que de­ci­dió fa­bri­car­los en ca­de­na y se hi­zo ri­ca. Pro­ba­ble­men­te, hoy Ir­git vi­va re­ti­ra­da en una pla­ya pa­ra­di­sia­ca, pe­ro po­ner­se un bi­qui­ni no siem­pre fue un he­cho así de plá­ci­do (aun­que afor­tu­na­de­men­te la his­to­ria ten­ga un fi­nal fe­liz): la apa­ri­ción del pri­me­ro, ha­ce aho­ra 70 años, su­pu­so un au­tén­ti­co es­cán­da­lo. Era 1946 cuan­do el di­se­ña­dor fran­cés Jac­ques Heim pre­sen­tó una pren­da de dos pie­zas bau­ti­za­da co­mo “Áto­mo: el tra­je de ba­ño más pe­que­ño del mun­do”. Pe­ro so­lo tres semanas más tar­de, su com­pa­trio­ta y ri­val Louis Réard, un in­ge­nie­ro au­to­mo­vi­lís­ti­co que ha­bía he­re­da­do de su ma­dre un ne­go­cio de len­ce­ría, fue más atre­vi­do y mos­tró un di­se­ño sen­si­ble­men­te más pe­que­ño que desafia­ba to­das las nor­mas del de­co­ro. Ape­nas unos pe­da­zos de te­la que imi­ta­ban pa­pel de pe­rió­di­co y de­ja­ban el om­bli­go al des­cu­bier­to, una osa­día pa­ra la épo­ca. Tan­to así que nin­gu­na mo­de­lo pro­fe­sio­nal se atre­vió a lu­cir­lo y Réard tu­vo que re­cu­rrir a Mi­che­li­ne Ber­nar­di­ni, es­trí­per del Ca­sino de Pa­rís, pa­ra pre­sen­tar­lo ofi­cial­men­te en la mí­ti­ca pis­ci­na Mo­li­tor de la ca­pi­tal fran­ce­sa. Ella va­ti­ci­nó que el even­to pro­vo­ca­ría “un bom­ba­zo” to­da­vía ma­yor que las prue­bas nu­clea­res que el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos ha­bía rea­li­za­do unos días an­tes en el ato­lón de Bi­ki­ni, en el Océano Pa­cí­fi­co, y su crea­dor to­mó pres­ta­do el pe­ga­di­zo nom­bre. En reali­dad, su ol­fa­to pa­ra los ne­go­cios so­lo per­mi­tió a es­te pio­ne­ro vi­vir có­mo­da­men­te de una tien­da de ba­ño que tu­vo abier­ta en Pa­rís du­ran­te 40 años. Y la trans­gre­so­ra Ber­nar­di­ni re­ci­bió 50.000 car­tas de sus fans –to­dos hom­bres, por su­pues­to–, y nun­ca más se su­po de ella. Pe­ro am­bos pa­sa­ron a for­mar par­te de la his­to­ria de la mo­da y fue­ron ve­ne­ra­dos (u odia­dos) por las mu­je­res de to­do el mun­do.

On­da ex­pan­si­va

Tu­vo que pa­sar ca­si una dé­ca­da pa­ra que el bi­qui­ni em­pe­za­ra a ver­se con otros ojos. De he­cho, en 1951, la ga­na­do­ra de la pri­me­ra edición del cer­ta­men de Miss Mun­do, la sue­ca Ki­ki Ha­kans­son, se co­ro­nó lu­cien­do un bi­qui­ni y pro­vo­có un gra­ve con­flic­to di­plo­má­ti­co. Los paí­ses más con­ser­va­do­res ame­na­za­ron con re­ti­rar a sus re­pre­sen­tan­tes y el Pa­pa Pío XII lo con­de­nó pú­bli­ca­men­te. Has­ta que lle­gó el Fes­ti­val de Can­nes de 1953 y una en­ton­ces se­mi­des­co­no­ci­da Brig­git­te Bar­dott se atre­vió a pa­sear sus ge­ne­ro­sas cur­vas por las pla­yas de Saint Tro­pez con un co­que­to dos pie­zas flo­rea­do. A par­tir de en­ton­ces, ella se con­vir­tió en un icono se­xual y la Cos­ta Azul en lo más pa­re­ci­do a So­do­ma y Go­mo­rra. Ade­másm abrió la ve­da pa­ra que otras ac­tri­ces del “club de las ma­las”, co­mo Ma­rilyn Mon­roe, Ava Gard­ner o Ri­ta Hay­worth, si­guie­ran sus pa­sos. En la dé­ca­da de los 60 la pe­ga­di­za can­ción de Brian Hy­land Itsy Bitsy Tee­nie Wee­nie Ye­low Pol­ka Dot Bi­ki­ni, que con­ta­ba la his­to­ria de una chi­ca que se aver­gon­za­ba de mos­trar­se li­ge­ra de ro­pa, arra­sa­ba en las lis­tas de éxi­tos de to­do el pla­ne­ta; Ur­su­la An­dress emer­gía de las aguas, ata­via­da con un su­ge­ren­te bi­qui­ni y un cu­chi­llo, en 007 con­tra el Doc­tor No; y la re­vis­ta Sports Illus­tra­ted lan­za­ba su pri­me­ra por­ta­da con una mo­de­lo en bi­qui­ni, la ale­ma­na Ba­bet­te March.

No so­mos sue­cas... ¿o sí?

Mien­tras me­dio mun­do asis­tía a es­ta re­vo­lu­ción, en España se vi­vía una reali­dad pa­ra­le­la. Im­pe­ra­ba la cen­su­ra y la Guar­dia Ci­vil pa­tru­lla­ba nues­tras cos­tas en bus­ca de “des­ver­gon­za­das” que aten­ta­ban con­tra la mo­ral… Pe­ro he­cha la ley, he­cha la tram­pa. Y tres ciu­da­des es­pa­ño­las se dispu­tan el ho­nor de ser la pri­me­ra en per­mi­tir –o, al me­nos, to­le­rar– el uso del bi­qui­ni: Be­ni­dorm, San­tan­der y Mar­be­lla. Be­ni­dorm ape­nas era un pue­blo, pe­ro ya em­pe­za­ban a lle­gar las pri­me­ras ex­tran­je­ras y su vi­sio­na­rio al­cal­de, Pe­dro Za­ra­go­za, no du­dó en ir en Ves­pa has­ta Ma­drid pa­ra con­ven­cer en per­so­na a Fran­co de que el fu­tu­ro tu­rís­ti­co de la Cos­ta Blan­ca pa­sa­ba por abrir la mano. En San­tan­der, los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros que iban a los cur­sos de ve­rano de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal Me­nén­dez Pe­la­yo re­bau­ti­za­ron la pe­nín­su­la de la Mag­da­le­na co­mo Bi­ki­ni beach. Ni los car­te­les di­sua­so­rios ni las pro­tes­tas sur­tie­ron efec­to. Mien­tras, en Mar­be­lla la vi­da so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca era con­tro­la­da por un sa­cer­do­te aper­tu­ris­ta, que, si bien no fir­mó nin­gu­na or­de­nan­za, ha­cía la vis­ta gor­da. Con la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia, el pa­no­ra­ma en nues­tro país cam­bió de la no­che a la ma­ña­na. A la in­va­sión de sue­cas se su­mó el ci­ne del des­ta­pe y el mo­vi­mien­to hippy. Se pa­só de los ba­ña­do­res co­mo ar­ma­du­ras a di­mi­nu­tos bi­qui­nis que po­pu­la­ri­za­ron jó­ve­nes co­mo la mo­de­lo Twiggy. El bi­qui­ni sim­bo­li­za­ba la li­be­ra­ción de la mu­jer y la apa­ri­ción de un te­ji­do co­mo la ly­cra, mul­ti­pli­ca­ba sus po­si­bi­li­da­des. In­clu­so las

más atre­vi­das, co­mo mues­tra de re­bel­día, se qui­ta­ban la par­te de arri­ba y na­cía el desafian­te to­pless. A par­tir de en­ton­ces, el bi­qui­ni ad­qui­rió in­fi­ni­dad de es­ti­los y for­mas, y fue ga­nan­do te­rreno al ba­ña­dor. De po­co sir­vió que el siem­pre más ele­gan­te tra­je de ba­ño se con­vir­tie­ra tam­bién en al­go sexy gra­cias a Bo De­rek. La ado­ra­ción al dios Sol era la nue­va re­li­gión y el pri­mer man­da­mien­to or­de­na­ba “cuan­ta más piel, me­jor”.

Sin com­ple­jos

Tras una épo­ca ho­rri­bi­lis en la que la bra­gui­ta subía has­ta la cin­tu­ra, las mí­ti­cas tops de los 90 pu­sie­ron al bi­qui­ni en el lu­gar que le co­rres­pon­día. Im­po­si­ble ol­vi­dar a Clau­dia Schif­fer con­to­neán­do­se por la pa­sa­re­la con las “ces” en­tre­la­za­das de Cha­nel; a Elle Macp­her­son de­mos­tran­do por qué le apo­da­ban el cuer­po; o a la es­tre­lla del vo­lei­bol es­ta­dou­ni­den­se Ga­brie­lle Ree­ce lu­cien­do los pri­me­ros mo­de­los de cor­te de­por­ti­vo. Des­de en­ton­ces, han apa­re­ci­do nue­vos te­ji­dos co­mo el neo­preno y se han re­in­ter­pre­ta­do los clá­si­cos. Los sel­fies en bi­qui­ni in­va­den las re­des y se ha po­pu­la­ri­za­do el tan­ga. No hay mie­do a los co­lo­res flúor y se com­bi­nan ale­gre­men­te las par­tes de arri­ba y de aba­jo. Sin du­da, el pa­so del tiem­po le ha sen­ta­do de ma­ra­vi­lla al dos pie­zas. Y aun­que du­ran­te es­tas dé­ca­das se ha con­ver­ti­do en una pren­da odia­da y ado­ra­da a la vez –sí, na­die se ima­gi­na un ve­rano sin ella, pe­ro tam­po­co hay na­da más te­mi­do que ese “mo­men­to bi­qui­ni”, en el que lo lu­ci­mos an­te el es­pe­jo por pri­me­ra vez en la tem­po­ra­da y... ¡ho­rror!–, ¿quién no fir­ma­ría por cum­plir 70 años con se­me­jan­te vi­ta­li­dad?

35 años se­pa­ran es­tas fo­tos: Ma­rilyn Mon­roe, en 1960 y Ka­te Moss, en 1995.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.